Cosas que necesitas saber para viajar con un recién nacido

· 22 septiembre, 2018
Los niños pueden viajar desde muy poco después de su nacimiento. Pero hay que tener en cuenta unos consejos para evitar problemas e incomodidades.

¿Puedo viajar con un recién nacido? Tal vez te hagas esa pregunta si pronto vas a ser madre o padre. La respuesta es rotunda. Sí. Sin ningún problema, salvo los lógicos de la infraestructura necesaria para hacerlo. Pero desde un punto de vista físico, puedes viajar con un recién nacido perfectamente, hasta puedes tomar un avión cuando tu bebé tenga tan solo dos días de vida.

Viajar con un recién nacido en cualquier medio de transporte

Cuna en un avión

Puedes subir con total tranquilidad a un avión con tu bebé, a un barco, al tren, a un autobús y, por supuesto, en tu propio coche. Eso sí, todos esos medios de transporte tienen ciertas normas propias respecto a la edad permitida para viajar y sus tarifas.

Así que en el caso de ser necesario hacer un viaje, sobre todo en avión o barco, infórmate sobre las condiciones de la compañía con la que tienes que contratar tu viaje.

Trámites administrativos

Recién nacido en un avión

¿Sabías que a un bebé puedes hacerle el DNI? Sí, por supuesto. Y no solo eso. A la hora de tomar un vuelo con él hasta puede ser necesario con ciertas compañías para volar en territorio español. Algo que también es obligado cumplimiento para volar dentro de la UE.

Mientras tanto, en el caso de viajar a territorios extracomunitarios, tu hijo tendrá que disponer de pasaporte. Respecto a estos desplazamientos, también deberás enterarte si es necesario pagar algún visado por entrar a esos países.

En el caso de destinos exóticos, hay que informarse sobre asuntos de salud, como la necesidad o no de recibir vacunas o los protocolos en materia de asistencia sanitaria.

No obstante, a la hora de viajar con un recién nacido, además de llevar siempre un botiquín con todo lo que se pueda necesitar, lo más recomendable es contratar un seguro de viaje. Es el mejor modo de garantizar la asistencia para nuestro pequeño y para nosotros mismos, que somos su auténtico sostén vital.

Cosas que nos deben acompañar durante el viaje

Independientemente del medio de transporte elegido para viajar con un recién nacido, hay una serie de elementos, objetos y enseres que siempre nos han de acompañar:

Pañales

Viajar con un recién nacido

De acuerdo a la duración del viaje, hemos de calcular cuántos pañales vamos a necesitar para el bebé. Y cuándo decimos pañales nos referimos a todo lo que lleva a aparejada la limpieza de la criatura. Es decir, toallitas, cremas, pomadas, bolsas…

Ropa

Siempre hay que llevar ropa de recambio por si hiciera falta porque se ha manchado. O bien por las condiciones de temperatura durante el transporte. Vaya, que entre las cosas han de llevar todos los que van a viajar con un recién nacido está la ropa, de abrigo por si hace frío y más fresca por si hace demasiado calor.

Su querida manta

Dentro del apartado ropa, también deberíamos incluir una prenda que no se viste, pero que es imprescindible para el confort del bebé. Es su manta, la que le acompaña allá donde vaya y que desde luego también ha de emprender este primer viaje.

La alimentación

Madre haciendo una bolsa de viaje

Para seguir cubriendo todas las necesidades de tu hijo, hay que pensar que el bebé debe estar perfectamente hidratado. Al igual que a la hora de viajar con un recién nacido hay que llevarse su comida.

No pueden faltar los biberones o la alimentación que reciba. Y cuando hablamos de bibes, esto se debe acompañar de tetinas, calentador y todo lo necesario para su esterilización. ¡Imprescindible!

Entretenimiento

Lo ideal sería lograr que el niño duerma lo más posible durante el desplazamiento. Eso sería una bendición, aunque en el caso de los aviones se dice que es mejor que estén despiertos durante la fase de despegue y aterrizaje. Pero como decimos, cuanto más duerma mucho mejor para todos.

Pero eso a veces no es fácil, y viajar con un recién nacido puede ser una aventura en la que hay que procurar entretenerlo para que no se aburra de estar tanto rato en una misma postura y viendo las mismas cosas, por ejemplo yendo en un coche.

Para eso lo mejor es que un adulto esté pendiente de él en todo momento, y que disponga de alguno de sus juguetes o sonajeros más habituales. Será algo que le calmará en esos momentos en el que el niño se canse del viaje.

En fin, seguid estos consejos si vais a viajar con un recién nacido y ya nos contaréis si os han sido útiles.