Una ruta cultural por la República Checa

· 18 mayo, 2016

La República Checa es uno de esos destinos ideales para los amantes de la historia y la cultura. De hecho, muchos de sus monumentos han sido reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Acompáñanos y descubre junto a nosotros esta magnífica ruta cultural por la República Checa.

República Checa: un país cultural

La ruta cultural por la República Checa comienza en Ceský Krumlov y termina en Praga, cuyos cascos históricos fueron reconocidos por la Unesco en el año 1992.

1. Cesky Krumlov

Cesky Krumlov

Cesky Krumlov, también conocida como la “Perla de Bohemia”, es una espectacular ciudad que parece detenida en el tiempo. Esta impactante ciudad medieval presenta una mezcla de diferentes estilos perfectamente conservados, desde el gótico hasta el renacentista y barroco.

Cada calle y edificación es una auténtica obra de arte, aunque hay algunas que se destacan más que las demás, como es el caso de la Iglesia de San Vito, cuya historia se remonta al siglo XIV, o el impresionante castillo, el segundo más grande de la República Checa.

2. Brno

Brno en la República Checa
Brno – Roxana Bashyrova

Después de visitar Cesky Krumlov debes tomar la carretera y recorrer unos 200 kilómetros hasta llegar a Brno. Se trata de la segunda ciudad más grande de la República Checa y cuya historia se remonta al año 1243, cuando fue formalmente fundada.

Los monumentos y antiguas edificaciones de Brno también se encuentran perfectamente conservados. Algunos de los más importantes y visitados por los turistas son la fortaleza de Špilberk, la Catedral de San Pedro y San Pablo y el imponente castillo.

Otro de los principales atractivos turísticos de la ciudad es la conocida Villa Tugendhat, que representa un estilo de la arquitectura moderna que se desarrolló en Europa durante la década de los años 20.

3. El palacio de Kromeriz

Palacio de Kromeriz en la República Checa
Palacio de Kromeriz – graphia

A unos 70 kilómetros de la Villa Tugendhat nos encontramos con el espectacular palacio de Kromeriz. Junto a sus jardines, fue reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en el año 1998. Esta imponente edificación de estilo gótico tardío fue fundada por el obispo Stanislas Thurzo en 1497 y posteriormente pasó a ser residencia principal de los obispos y arzobispos de Olomouc.

El palacio es un maravilloso ejemplo del tipo de residencia aristocrática que predomina en gran parte de la arquitectura europea. Sin embargo, los jardines sí son un caso excepcional de estilo barroco. Toda una obra de arte que bien vale la pena conocer.

4. Olomouc

olomouc en la República Checa
Olomouc – Igor Plotnikov

Esta increíble ciudad está considerada como la más bella de Moravia, y es que Olomouc fue durante siglos el centro administrativo de la región. Son muchos los monumentos que podrás visitar, pero los más importantes son la Catedral de San Wenceslao y el Palacio Episcopal, finalizado en el siglo XV. La torre del Ayuntamiento tiene una altura de casi 100 metros y posee un reloj del año 1420.

Otro de los grandes atractivos de Olomouc son sus plazas, especialmente la que destaca por estar decorada con la columna de la Santísima Trinidad. Esta obra de arte, construida entre los años 1716 y 1754, es una maravillosa representación del estilo barroco. No en vano fue declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

5. Praga

Centro histórico de Praga
Praga – kps1664

No hay muchas palabras que puedan describir lo asombrosa que es la ciudad de Praga. Su gran belleza y su perfectamente conservado casco histórico la hacen una de las ciudades más visitadas del mundo.

Deléitate recorriendo el distrito del castillo, el más antiguo de la ciudad. En este barrio podrás encontrar el castillo de Praga, considerado como la mayor fortaleza medieval del mundo. También, la Catedral de San Vito, el antiguo Palacio Real, el Callejón del Oro y la Alquimia y muchísimos monumentos y edificaciones más.

“El antiguo esplendor y la belleza de Praga, una ciudad incomparable, dejó una impresión imborrable en mi imaginación.”

-Richard Wagner-

El viaje cultural por la República Checa puede extenderse tanto como puedas y quieras, y es que este país se lleva el reconocimiento de ser el que más monumentos han sido declarados Patrimonio de la Humanidad en relación a la extensión de su territorio. Es un lugar maravilloso para empaparse de la más rica y apasionante historia.