Un paseo por la playa de La Fossa en Calpe

La playa de La Fossa, en Calpe (Alicante) es una de las más visitadas del Levante mediterráneo. Son muchas las razones por las que cada año miles de turistas eligen esta playa para pasar sus vacaciones, pero probablemente la mayor es el distintivo de “Bandera Azul” que posee, convirtiéndola en uno de los arenales de mayor calidad de nuestro país.

La Fossa, un pequeño paraíso

Playa de La Fossa en Calpe
Playa de La Fossa – Jeremy Page / Flickr.com

Las aguas de la playa de La Fossa son cristalinas y la arena muy fina, por lo que podemos transportarnos a una playa paradisíaca en plena Comunidad Valenciana. Además, es bastante grande, por lo que a pesar de haber mucha gente en verano, no se hace una odisea el disfrutar de un día de arena y sol. Otro punto a destacar de la playa, en el que coinciden muchos usuarios, es el alto grado de limpieza.

En cuanto a los servicios que ofrece la playa de La Fossa, como la gran mayoría de arenales, tiene decenas de restaurantes a pie de playa en los que se puede disfrutar de la comida típica por un precio para nada elevado. Hay que destacar los restaurantes de la zona del puerto de Calpe, donde se come muy bien por muy poco.

Perfecta para disfrutar

Playa de la Fossa en Calpe
Playa de La Fossa – picsfrombkk / Flickr.com

Como hemos comentado, durante el verano la playa se masifica bastante, aunque no se hace pesada esa aglomeración. Aun así, la mejor época para disfrutarla es octubre, ya que sigue haciendo muy buen tiempo pero la concentración de turistas es mucho menor.

Es una playa ideal para visitar con niños, ya que es muy amplia en la zona de la arena, pero también en el agua. Se puede disfrutar sin ningún tipo de peligro en la orilla, ya que apenas cubre y casi no hay oleaje.

Otras atracciones que ofrece la playa de La Fossa es la posibilidad de practicar snorkel en las piedras y rocas que hay. Allí se pueden observar decenas de peces diferentes, convirtiéndose en un espectáculo para grandes y pequeños. Además, en el centro de la playa hay algunas atracciones acuáticas, como una plataforma hinchable donde disfrutar del agua del Mediterráneo.

Después de disfrutar de un día de playa, la mejor opción es tomar un refresco o un helado por el paseo marítimo que la recorre, o disfrutar de la vida nocturna de la zona, especialmente de las decenas de hoteles que hay en Calpe.

“Los ratos de ocio, son la mejor de todas las adquisiciones.”

-Sócrates-

Otros atractivos de Calpe

Peñón de Ifach en Calpe
Peñón de Ifach – Volker Davids / Flickr.com

La playa de La Fossa no es el único atractivo de la ciudad de Calpe. Hay otras playas para nada desdeñables, como la del Arenal-Bol, la más grande de la localidad y la más accesible desde el pueblo, o numerosas calas, como la de El Racó, ubicada en la parte posterior del peñón de Ifach, símbolo de la ciudad.

Pero no solo de playas vive Calpe. Una parada prácticamente obligatoria en la ciudad son Las Salinas. Es una zona húmeda creada por la influencia del peñón, con gran concentración de sales que ha sido explotada desde la época de los romanos. Desde el propio peñón se tiene una vista privilegiada de la zona y de Calpe en general.

Otra parada que todo visitante debe realizar en Calpe es en el castillo del Mascarat. Se sitúa en el cerro del mismo nombre y es una edificación del siglo XVI, construida para defender Calpe de los ataques de los piratas berberiscos. De la construcción original apenas quedan restos, pero son bastante significativos. Además, las vistas desde el cerro son privilegiadas.

Fiestas en Calpe

Moros y cristianos
Moros y Cristianos – Nacho Arenas / Flickr.com

La ciudad es visitada principalmente durante el verano debido al buen tiempo, pero a lo largo del año tiene numerosas festividades que también la hacen muy interesante. La cultura de la ciudad se enmarca en la tradición de los Moros y Cristianos valenciana, pero la gran cantidad de habitantes extranjeros han hecho que se adopten otras fiestas, como el Oktoberfest alemán.

La primera fiesta destacable es el día de San Juan, el 23 de junio. En todas las playas de la ciudad, y en la de La Fossa en particular, se realizan hogueras con sillas, mesas y otros objetos en desuso a los que se les prende fuego, y otros rituales enraizados en costumbres ancestrales.

Pero la fiesta valenciana por excelencia, como decíamos, es la de Moros y Cristianos, en octubre. Se conmemoran las batallas libradas durante la Reconquista, mediante las cuales los reinos cristianos recuperaron los dominios musulmanes. Durante dos días se realizan desfiles y otras conmemoraciones festivas, que se convierten en un atractivo turístico más. Por ello fueron declaradas Bien de Interés Turístico Provincial.

Fotografía de portada: picsfrombkk

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar