Realiza un largo viaje a Cabo Norte y Finlandia

20 diciembre, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Una forma de admirar toda la belleza del norte del continente europeo es combinar la visita a Cabo Norte con un pequeño recorrido por Laponia.

Cabo Norte es un lugar mítico. Uno de esos sitios que cualquier viajero quiere conocer en persona. Es el sitio donde se unen las aguas del océano Atlántico con las del Ártico. Un punto del planeta mágico, donde durante más de dos meses, entre mayo y julio, no se pone el sol. La meta de cualquier viaje por Noruega y que nosotros os proponemos completar visitando Finlandia.

Qué nos espera en Cabo Norte

Como ya hemos dicho, Cabo Norte, o Nordkapp, está en Noruega. Se trata de una amplia meseta elevada sobre unos acantilados y que se orienta hacia el Polo Norte, del cual solo nos separa agua y hielo.

Hoy en día el acceso es bastante fácil, pero no siempre fue así. De hecho, fue un hito la llegada del primer viajero a este punto, algo que ocurrió en el siglo XVII.

Hoy el lugar, al recibir un alto número de turistas, tiene hasta un centro de visitantes con exposiciones temporales. Y no solo eso, aquí hay una capilla en la que podrás casarte, presumiendo así de que has contraído matrimonio en el templo más septentrional de todo el planeta.

Cómo llegar a Cabo Norte

Sol de medianoche en Cabo Norte
Sol de medianoche en Cabo Norte

El modo más habitual de llegar a Cabo Norte es partiendo desde la ciudad noruega de Tromsø. El viaje, como ya hemos dicho, es sencillo. Sin embargo, es largo, ya que nos separan casi 500 kilómetros de nuestro destino.

A pesar de ello, el recorrido se hace ameno. Hay que combinar los trayectos por carretera con tramos en ferry, atravesando los maravillosos fiordos noruegos, como el de Lyngen o el de Ullsfjord.

Además, podemos hacer paradas en lugares interesantes, como Lyngseidet. Esta es una bella población a orillas del mar donde está el enano de jardín más grande del mundo, que alcanza los 9 metros de altura. Y también se puede visitar Alta, con su interesante museo o el observatorio del fenómeno de las auroras boreales.

Una vez en Cabo Norte

Cuando se llega a este punto del planeta, lo primero que hay que hacer es respirar y sentirse un privilegiado. Pero tras eso hay que disfrutar de las vistas. Por ejemplo, se ve la isla Magerøya y se escucha a miles de pájaros que viven en el acantilado de Gjesværstappan.

Y también os recomendamos dar un paseo hasta el arco de Kirkeporten. En ese punto os podréis sacar algunas de las mejores fotos del viaje.

Rumbo a Laponia

Excursión por Laponia
Excursión por Laponia

Para redondear una experiencia viajera única y envidiable, os proponemos volver por otro camino tras la visita a Cabo Norte. La idea es regresar por Laponia y Finlandia. Una experiencia de la que, sin duda, no os vais a arrepentir.

Para ello, la primera etapa nos ha de llevar a Karasjok, todavía en Noruega. Se halla a unos 260 kilómetros, y para llegar hasta allí hay que bordear el fiordo de Porsangerfjorden. Una maravilla natural cuyas vistas os impactarán.

Y también os impactará hacer un tramo por un enorme túnel submarino que se sumerge a más de 200 metros de profundidad. El objetivo es llegar a la acogedora ciudad de Karasjok, una de las principales de la Laponia noruega.

De hecho, es aquí donde está el Parlamento Sami y dos museos para conocer mejor a este pueblo. Son el Museo de la Cultura Sami y el Centro de Arte Contemporáneo Sami.

Entramos a Finlandia

Santa Claus Village en Rovaniemi
Santa Claus Village en Rovaniemi

Muy cerca de Karasjok se encuentra el río Inorijoki, que actúa como frontera entre Noruega y Finlandia. Desde ahí nos esperan más de 400 kilómetros para llegar a Rovaniemi, la gran ciudad de la Laponia finlandesa.

Nuestro consejo es tomarlo con calma para disfrutar de una naturaleza salvaje espectacular y, de paso, hacer alguna parada de interés. Por ejemplo en Sodankylä, acostumbrada a recibir a los turistas más aventureros y a amantes del cine, ya que aquí se celebra el Festival de Cine del Sol de Medianoche.

Así, casi sin darnos cuenta, llegaremos a Rovaniemi, la ciudad donde nos aguarda Santa Claus. Allí está cualquier mes del año, recibiendo las peticiones de niños de todo el mundo.

Como os podéis imaginar, este lugar está envuelto de una atmósfera mágica especial. Sin duda, es un broche de oro ideal para finalizar un viaje a Cabo Norte, la tierra firme más septentrional del mundo.