Historia de los túneles de Cù Chi en Vietnam

Patricia Hernández · 22 febrero, 2019
Durante la guerra de Vietnam llegó a haber 200 kilómetros de túneles, que se convirtieron en auténticas ciudades.

Los túneles de Cù Chi son un extenso sistema de galerías interconectadas. Se encuentran en el distrito del mismo nombre, en la ciudad de Ho Chi Minh, en Vietnam, y es posible visitarlos. A continuación, te contamos todo sobre su historia, así como lo que tienes que saber si tienes pensado visitarlos. ¿Nos acompañas en este recorrido?

¿Cómo surgieron los túneles de Cù Chi?

Los primeros 48 kilómetros de túneles se construyeron en el año 1945, durante la invasión francesa. Otros 200 kilómetros más se hicieron a lo largo de la guerra de Vietnam. Y es que estos túneles fueron utilizados por las guerrillas del Viet Cong como escondrijos en lo que duró la contienda.

Interior de los túneles de Cú Chi
Interior de los túneles

Los que comenzaron siendo túneles excavados a mano por los soldados, con el tiempo se convirtieron en villas subterráneas. En ellos había zonas de viviendas, hospitales, refugios antiaéreos, fábricas de armas y un largo etcétera.

De hecho, en los túneles llegaron a vivir nada menos que ¡unas 10 000 personas! Y es que los bombardeos áereos masivos de los estadounidenses hacían difícil sobrevivir en el exterior.

Pero, ¿cómo combatían los soldados del Viet Cong desde los túneles? Pues los recorrían al acecho de sus enemigos americanos y de Vietnam del Sur para atacarlos por sorpresa, emergiendo rápidamente de las entradas a ras de la superficie para disparar.

Uno de los momentos clave de la guerra de Vietnam se produjo a finales de los años 60. Los bombardeos de los aviones B-52 de los estadounidenses, que se hundían varios metros bajo tierra antes de hacer explosión, destruyeron la mayor parte de los túneles de Cù Chi.

A pesar de todo, el conflicto se resolvió con la victoria de los norvietnamitas y la derrota de Estados Unidos.

Visita de los túneles de Cù Chi

Trampilla en los túneles de Cú Chi
Trampilla de salida

Tras conocer la historia de los túneles de Cù Chi es hora de visitarlos. Para ello, debemos alejarnos unos 27 kilómetros del centro de Ho Chi Minh. Se pueden visitar durante cualquier día de la semana de siete de la mañana a cinco de la tarde. El precio de la entrada es de 90 000 VND, lo que equivale a unos 3 euros.

Eso sí, antes de dar el paso y adentrarse en la visita de los túneles de Cù Chi, es necesario saber que, pese a que han sido agrandados para facilitar el paso de los turistas, hay tramos en los que hay que gatear o ir en cuclillas a oscuras debido a su baja altura.

A esto se le suma la gran concentración de humedad del lugar. Sin embargo, si dejas fuera tus miedos, disfrutarás de una experiencia única.

Itinerario de la visita de los túneles de Cù Chi

El inicio de la visita a los túneles de Cù Chi comienza en un búnker acondicionado. En él se proyecta un vídeo documental acerca de la guerra de Vietnam. Tras el visionado podemos ver a través de maquetas y recreaciones cómo era la vida las galerías y comprobar la complejidad de la construcción.

Trampa en los túneles de Cú Chi
Trampa – Cyril Doussin / Flickr.com

En el exterior, en la jungla vietnamita, tendremos la posibilidad de observar los cráteres formados por los impactos de las bombas estadounidenses.

También pueden verse las pequeñas trampillas de acceso, prácticamente invisibles entre la maleza. Y hay ejemplos de trampas utilizadas por el Viet Cong, como agujeros en la selva repletos en su interior de estacas de bambú afiladas.

Llegamos al momento cumbre de la visita, el de adentrarse en el interior de los túneles. Se vistan tres pequeños túneles: el de cinco metros, el de quince y el de veinticinco metros. Lo ideal es empezar por el primero para ir haciéndose al lugar.

El itinerario concluye en unas trincheras. Allí es posible ver restos del armamento protagonista de la guerra de Vietnam, como las bombas de racimo o los lanzacohetes.

Por si fuera poco, se puede disparar munición real usando un AK-47, el arma del Viet Cong; o una ametralladora M-16, la de los soldados estadounidenses. El precio por un cargador de cinco balas es de cinco dólares.