4 souvenirs que no debes comprar nunca

· 6 febrero, 2019
Llevarse un recuerdo de un viaje, para nosotros o para un ser querido, es habitual. A veces elegir es complicado, pero, sobre todo, hay que evitar errores que pueden salir muy caros.

Forman parte de cada viaje que se realiza, y a veces resulta complicado elegir. Hablamos de esos recuerdos que compramos, para nosotros o para regalar. Y a la hora de pensar en ellos, debes tener en cuenta que hay souvenirs que no debes comprar nunca, por cuestiones muy diversas.

¿Qué souvenirs no debes comprar nunca?

A la vuelta de un viaje, todos queremos traer un recuerdo ideal de nuestra experiencia, o un pequeño obsequio para nuestros amigos o familiares. Evidentemente, siempre los compramos con la mayor ilusión, pero, como en todo, hay que tener cuidado.

A veces, sencillamente, no se acierta con el regalo y su destinatario no lo aprecia como debería. Pero en ocasiones, el error va mucho más allá que una mala elección. A continuación, te dejamos una serie de souvenirs que nunca debes comprar por ser ilegales, poco útiles o fraudulentos.

1. Artículos de coral

Collares de coral

Comenzamos por uno de los souvenirs que no debes comprar porque su fabricación puede ser ilegal. Algunos corales están inscritos en la lista de la CITES, la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres.

En muchos países, la extracción y comercio de coral están prohibidos. No hay que olvidar que los arrecifes de coral están experimentando un dramático retroceso a causa de la sobreexplotación y los cambios en el clima.

La recomendación es evitar adquirir productos con coral o asegurarse muy bien de su procedencia, aunque se trate de un país en el que no existen prohibiciones. En cualquier caso, estarás ayudando a proteger el medio ambiente de una forma sencilla.

2. Marfil y productos procedentes de animales en peligro de extinción

Elefantes en su hábitat

El marfil es uno de los productos ilegales más reconocibles. A pesar de ello, miles de elefantes son abatidos al año para usar el marfil de sus colmillos en la fabricación de todo tipo de objetos y productos.

Si compras objetos hechos con marfil debes saber que estarás fomentando una práctica salvaje y que, además, puedes tener problemas legales.

Y lo mismo que con el marfil ocurre con los cuernos de rinoceronte, las plumas de ciertas aves tropicales y otros productos elaborados con partes de animales como pueden ser garras o piel. Si se trata de especies en peligro de extinción, están sujetas a la normativa de la CITES.

3. Llaveros

Llaveros de la Torre Eiffel

Evidentemente, no se trata de un producto ilegal ni tiene ninguna prohibición, como en los anteriores casos. Entonces, ¿por qué es uno souvenirs que no debes comprar nunca? Muy sencillo, es un regalo totalmente impersonal, un “no sabía qué traer y te compré lo primero que vi en la tienda”.

Este es uno de esos regalos típicos para “salir del paso”. Generalmente, no lo compramos pensando en los gustos de la otra persona, ni en si puede serle útil o no. Y, del mismo modo que hablamos de los llaveros, podemos hablar de imanes o de tazas.

Sin embargo, esto no significa que no te pueda gustar alguno de estos objetos porque lleve algo especial. O que los compres porque el destinatario los colecciona. Al fin y al cabo, cada país, incluso cada ciudad, tiene souvenirs típicos específicos. Investiga sobre ellos y los gustos de tus familiares o amigos para elegir el detalle ideal.

4. Artesanía falsa

Objetos de cerámica

Como su propio nombre indica, se trata de productos de artesanía que realmente no están hechos a mano. No llevan el trabajo del hombre y el tiempo o el coste de fabricación son ínfimos. Podrás encontrarlos en muchas tiendas de souvenirs.

Si eres consciente de ello, o se muestra como imitación en la tienda, no hay inconveniente. El problema viene cuando el producto se vende como si fuera artesanal y, lo que es más grave todavía, al mismo precio que si realmente se hubiera hecho a mano.

Para que no caigas en la trampa, sobre todo en países o ciudades donde veas que la práctica artesanal está visible en las calles, compra únicamente en tiendas donde realmente se muestre que lo trabajan al momento.