El sorprendente Copper Canyon en México

· 31 diciembre, 2016

El Cañón del Cobre en español es un lugar realmente impresionante, formado por siete barrancas al noroeste de México. Copper Canyon es más grande en extensión y profundidad que su par del Colorado, pero menos conocido. Por ello te queremos hablar de él ¡Te vas a sorprender!

Copper Canyon: las Barrancas de Cobre mexicanas

En el Estado de Chihuahua, más exactamente en la Sierra Tarahumara, encontramos este conjunto de siete barrancas que es cuatro veces más grande y dos veces más profundo que el Gran Cañón del Colorado, el más famoso de toda la región. Copper Canyon, de 60.000 km², es el hogar de una tribu nativa llamada Rarámuris.

Las barrancas son atravesadas por la ruta de un tren, el Chihuahua al Pacífico, o “El Chepe” para los locales. En uno de los tramos del trayecto (Divisadero-Los Mochis), el tren se introduce literalmente en la montaña para cruzar esta geografía tan agreste.

Copper Canyon
Tren en el Copper Canyon – Bruce Raynor

Además, pasa por acantilados más que impresionantes (no aptos para miedosos), por casi 40 puentes encima de caudalosos ríos y cerca de 90 túneles de diferentes extensiones. Sin duda, un medio de transporte único que llama mucho la atención de los turistas.

Otra experiencia inolvidable es sobrevolar la zona en helicóptero. Hay quienes se animan a alquilar un coche e ir por carretera desde la ciudad de Chihuahua (el trayecto es de unas 5 horas) penetrando las barrancas por diversos caminos rurales.

Copper Canyon: lugar de leyendas

La tribu de los Rarámuris (o Tarahumaras) cuentan una historia sobre la formación de las Barrancas del Cobre. Se dice que cuando el mundo se estaba creando las piedras eran maleables y no cuajaban. Por ello ahora se ven con estas formas. Con el paso de los años esta región fue testigo de muchas batallas, de guerreros caídos, de jesuitas martirizados y de las huestes de Pancho Villa.

Cooper Canyon
Cooper Canyon – Bruce Raynor / Flickr.com

Otra de las leyendas de la zona está relacionada a la hija de un rey aborigen llamada Basaseachi que vivían en la Alta Sierra Tarahumara. Ella era muy hermosa y muchos hombres la pretendían para casarse. Su padre, el cacique Candameña, exigía pruebas muy difíciles a los que deseaban desposarla. Como ninguno de ellos tuvo éxito, la muchacha, desconsolada, se arrojó al vacío. Un brujo la transformó en agua y desde entonces vemos una bonita cascada cayendo sin cesar.

El sistema fue bautizado de esta manera porque en una de sus cañadas existen minas de cobre de una extensión de 600 kilómetros. Los ríos que nacen en los bosques a gran altura han ido esculpiendo una especie de laberinto de desfiladeros de roca volcánica. Entre pinos y robles se pueden observar espectaculares cañones a 1500 metros de profundidad.

Copper Canyon
Copper Canyon – jejim

Entre las principales barrancas de Copper Canyon destaca la de Urique, la más profunda de México con casi 1900 metros. Son también importantes La Sinforosa (de cuyas laderas caen las cascadas de San Ignacio y Rosalinda), Batopilas (conocido como “Pueblo Mágico”, donde viven las comunidades tarahumaras más tradicionales) o Candameña (con las dos cascadas más altas del país y una roca de 885 metros llamada el Gigante).

“La naturaleza nunca se apresura. Átomo por átomo, poco a poco logra su trabajo.”

– Ralph Waldo Emerson –

De paseo por Copper Canyon

Cascada en Cooper Canyon
Cascada Cusarare – Ted McGrath /Flickr.com

Sin duda, se trata de un lugar con un atractivo turístico único. En tu estancia en las Barrancas del Cobre puedes visitar comunidades aborígenes, pueblos y misiones tarahumaras; puedes pasear a caballo, acampar, hacer senderismo o escalada: puedes ir en bicicleta entre los cañones, observar aves, ir a la Cascada Basaseachi o a Piedra Volada en el Parque Nacional; y puedes hacer rafting y usar el teleférico (que recorre una distancia de casi 3 kilómetros).

Además, podemos visitar ciudades o pueblos cercanos, como por ejemplo Creel (a 2340 msnm, encima del cañón), Batopilas (al fondo del cañón y al lado del río homónimo), Divisadero (permite ver tres cañones de forma panorámica) y Témoris .