7 sitios para disfrutar de la primavera en España

· 9 mayo, 2017

La primavera es sinónimo de un estallido de color y aromas que aparecen al mismo tiempo que remiten los fríos del invierno. Los paisajes casi dormidos durante meses cobran vida prácticamente de un día para otro. Y todo ello de forma natural. Un jardín, un parque, las macetas de nuestra terraza son diferentes en primavera, y mucho más grandes paisajes que llegan a alcanzar una belleza soberbia. Algunos tan sublimes como los sitios que te vamos a mostrar.

¿Dónde disfrutar de la primavera?

1. Cieza en Murcia

Cieza en Murcia
Cieza, Murcia – Edu Pérez Gómez / Flickr.com

Tanto en Cieza como en el entorno como el Valle de Ricote hay extensas huertas de frutales, las cuales comienzan el nuevo ciclo de vida cada primavera. Casi todos los árboles frutales explotan entre los finales del invierno y la primavera: los almendros, los naranjos, los limoneros… Todos, pero seguramente esa belleza alcanza su máximo esplendor con los melocotoneros de Cieza en flor.

“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.”

– Pablo Neruda –

2. Quinta de los Molinos en Madrid

Picnic en la Quinta de los Molinos
Quinta de los Molinos, Madrid – Kus Cámara / Flickr.com

Sin salir de la gran capital madrileña nos podemos sorprender admirando la primavera en lugares como los Jardines de Sabatini en el Palacio Real o en el Parque del Retiro.

No obstante, es necesario alejarse un poco para maravillarse con el milagro de la vida. Eso puede pasar en las 25 hectáreas de la Quinta de los Molinos. Allí a inicios de la primavera todo es color de rosa, literalmente, gracias a las flores de sus numerosos almendros.

3. Selva de Irati en Navarra

Selva de Irati en Navarra
Selva de Irati, Navarra – holbox

No todos los espectáculos naturales de la primavera están vinculados a especies de cultivo. También hay lugares como la Selva de Irati, en el Pirineo de Navarra, en la que la mano del hombre no interviene en su belleza. Son más bien el deshielo y los días más largos los que vuelven todo más verde.

Al igual que recomendamos visitarla en primavera, la Selva de Irati también es impresionante, en otoño cuando ese verde se convierte en fascinantes tonos ocres y amarillos.

4. Parque de los Alcornocales entre Cádiz y Málaga

Parque Natural de los Alcornocales
Parque Natural de los Alcornocales, Cádiz – Andreas Poertner

El recorrido por los casi 20 municipios de este parque del sur de Andalucía no solo es un deleite para la vista. Especialmente es una experiencia desbordante para nuestro olfato, porque en las orillas de los senderos de esta zona el ambiente queda inundado por los aromas de tomillos, oréganos, laureles, etc.

Y por si fuera poco, mientras se recorren esos montes bajos, la presencia al fondo del Mediterráneo es omnipresente.

5. Brihuega en Guadalajara

Campo de lavanda en Brihuega
Brihuega, Guadalajara – Jacinto Marabel Romo

La lavanda en flor se ha convertido en todo un reclamo turístico para la región francesa de la Provenza. Pues bien, no solo allí florecen los campos de lavanda, tiñendo los campos de esos tonos morados azulones o azules amoratados.

También pasa en España, y uno de los mejores lugares donde comprobarlo es en Brihuega, en Castilla-La Mancha. Allí incluso se celebra el Festival de la Lavanda, ya en el mes de julio.

6. Valle del Jerte en Cáceres

Cerezos en flor en el Valle del Jerte
Valle del Jerte, Cáceres – Noradoa

Un clásico de las excursiones primaverales en España es el Valle del Jerte en Extremadura, famoso por sus campos de cerezos. Un lugar que realmente fascinaría a cualquier japonés, tan aficionados como son allí a contemplar la floración de estos árboles, lo que se conoce como sakura.

Y es en primavera cuando se registra la máxima afluencia turística en la zona, y por ello abundan las propuestas culturales, turísticas o gastronómicas.

7. Córdoba

PAtio de Córdoba
Patio en Córdoba – Luisma Tapia

Vamos a acabar estas ideas de viaje para la primavera con una ciudad, Córdoba, en cuyo casco histórico tiene lugar la Fiesta de los Patios. ¿En qué consiste? Pues en que los cordobeses compiten entre sí adornando los patios encalados de sus viviendas.

Cientos de macetas, miles de flores dan color a la ciudad y la aromatizan. No es de extrañar que este acontecimiento haya sido declarado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.