Sitios para visitar cerca de Cork en Irlanda

Edith Sánchez · 12 diciembre, 2018
La ciudad de Cork es una de las más importantes de Irlanda. Y a su alrededor hay rincones que merece la pena descubrir: castillos, islas, mansiones...

Cork, en Irlanda, es la segunda ciudad más poblada del país. Sin embargo, tiene algo en su atmósfera que te hace sentir como si estuvieras en un pueblo. Quizás sea la calidez de su gente, o el atractivo singular de sus paisajes. Sea lo que sea, allí te sientes fácilmente entretenido y cómodo.

La ciudad se construyó sobre un islote en el río Lee. Se estima que es el segundo puerto en importancia de Irlanda y uno de los puertos naturales más grandes del mundo. El origen de Cork data del siglo VI, pero se ha reconstruido varias veces.

Por otra parte, los habitantes de Cork tienen un profundo sentido pertenencia. Aman a su ciudad y contribuyen a que quienes la visiten también terminen enamorados de ella. Hay muchos sitios de interés, tanto en la propia ciudad, como en sus alrededores. Estos son algunos de ellos.

Cobh, un punto de interés

Vista de Cobh cerca de Cork en Irlanda
Vista de Cobh

El puerto de Cobh es uno de los grandes atractivos del condado de Cork, en Irlanda. El lugar se encuentra a aproximadamente media hora del centro la ciudad y es un punto en el que la mayoría de los cruceros británicos hacen una escala.

La escala más famosa es la que hizo un barco que tuvo un trágico final hace ya más de su siglo. Sí, hablamos del Titanic. De ahí que puedas realizar un recorrido llamado Titanic experience.

Desde el puerto se observa un panorama de postal. Hay decenas de casas de colores, perfectamente dispuestas y con la torre de una catedral neogótica sobresaliendo entre ellas. Por eso, lo mejor que se puede hacer en Cobh es dar un paseo y degustar con la mirada el encanto de ese panorama.

El castillo de Blarney, uno de los tesoros de Cork, en Irlanda

Mujer apunto de pedir un deseo en el castillo de Blarney
Piedra del destino – Jennifer Boyer / Flickr.com

El castillo de Blarney está a tan solo 10 kilómetros de la ciudad de Cork. Es una hermosa construcción, de esas que parece salida de un álbum de postales. Tiene un bello jardín que data del siglo XIII. Del castillo en sí solo queda la torre del homenaje, un lugar al que se puede acceder fácilmente.

En la parte más alta de la torre está la piedra de Blarney o piedra del destino. Cuenta la leyenda que si la besas, la fortuna te acompañará para siempre. Eso sí, para besarla tienes que ser inmune a los precipicios y un hábil contorsionista.

Kinsale, una bella población

Calle de Kinsale en Irlanda
Calle de Kinsale

Se ubica en la costa sur del condado, a unos 25 kilómetros de la ciudad de Cork. Lo más característico de este lugar son las hermosas fachadas de colores de sus casas y que en conjunto conforman un espectáculo formidable.

Dar un paseo por las calles de Kinsale es todo un plan. Este pueblo costero de pescadores enamora con la colección de barcos y yates que se ven desde allí. Todo ello da forma un paisaje romántico que roba la atención de cualquier visitante.

Bantry House, una mansión de ensueño

Bantry House cerca de Cork
Bantry House – Geerd-Olaf Freyer/ Flickr.com

Otro de los atractivos cerca de Cork, en Irlanda, lo encontramos en la población de Bantry. Es una imponente mansión de 1700 que pertenece a los duques de Bantry. La señorial construcción está rodeada por hermosos jardines de estilo italiano. Hay varias terrazas sucesivas y una larga escalera con más de 100 peldaños.

Aunque los propietarios siguen residiendo allí, hay varias zonas de la casa que se pueden visitar sin problema. También es posible visitar las caballerizas y la terraza del tea room, que es encantadora.

La isla de Garnish y sus vistas

Isla Garnish en Irlanda
Isla Garnish

Cerca del pueblo de Bantry está la bahía que lleva ese mismo nombre. Desde allí parte una excursión que lleva a la isla de Garnish. El recorrido se hace en apenas 10 minutos. Las aguas son muy tranquilas y durante el trayecto te encuentras con una colonia de focas.

Una vez en Garnish verás unos bellísimos jardines, que desde el comienzo invitan a recorrerlos. También hay varias fuentes construidas en diferentes puntos y un templete griego que armoniza perfectamente con el lugar.

Al adentrarte un poco en la isla encuentras una torre de piedra. Y, si subes hasta la cumbre, tendrás acceso a una vista preciosa de toda la isla. Vale la pena esta excursión.

Como ves, cerca de la ciudad de Cork, en Irlanda, hay rincones maravillosos que merece la pena descubrir. Y, si tienes un espíritu aventurero, puedes iniciar aquí la llamada ruta del Atlántico. A lo largo de 2500 kilómetros descubrirás las paisajes mas bellos de esta fabulosa isla.