Safari en el norte de Tanzania: reservas que no deben perderse

Álvaro Gómez · 9 mayo, 2019
Tanzania cuenta con maravillosos parques nacionales y reservas. Son los mejores espacios para disfrutar de animales salvajes en su hábitat natural.

Para conocer la vida salvaje de África, no hay nada como hacer un safari en el norte de Tanzania. Aquí podrás recorrer algunas de las mejores reservas naturales del continente. Si dispones de tiempo y el dinero no es un problema, esta experiencia es, sin duda, recomendable para conocer los secretos de este continente.

No hay mejor manera de ver cómo se mueven leones, hienas o leopardos que hacerlo en su hábitat natural. O contemplar a los hipopótamos revolcándose en el barro, jirafas que comen de las altas copas de los árboles y búfalos que se mueven en manada. Es el espectáculo del reino animal ante tus ojos.

Para realizar un safari en el norte de Tanzania, lo más recomendable es saber bien qué quieres ver. Una vez lo tengas claro, tienes que decidir qué parte quieres visitar y si prefieres ir por libre o con alguna agencia de viajes. Sea como sea, no lo dudes y disfruta unos días de la fauna de África.

Un safari en el norte de Tanzania

Cebras en el Parque Nacional del Serengeti
Cebras en el Parque Nacional del Serengeti

Seguramente, el safari más conocido sea el del Parque Nacional de Serengeti. Aunque no hayas visitado el país, seguro que lo has visto muchas veces en los documentales de la televisión. ¿Recuerdas todos esos ñus que se mueven en grandes manadas? Pues lo más probable es que hayan sido grabados aquí.

Entre los meses de abril y junio se produce la gran migración. Miles y miles de ejemplares de este animal y de otras especies, como las cebras o las gacelas, acuden a Masai Mara. Unos meses después, de octubre a diciembre, regresan por el mismo camino.

Si haces el safari en el norte de Tanzania, estos meses son los mejores. Durante la migración también verás a los depredadores en busca de estos animales. Los leones, los guepardos o las hienas corren tras ellos y devoran a los más lentos y torpes. Y también verás jirafas o elefantes.

Otros lugares para disfrutar de safaris

Existen varias zonas más para hacer un safari en el norte de Tanzania. Por ejemplo, en el Parque Nacional Tarangire verás sobre todo elefantes, muchos más que en otras partes del país. También hay animales migratorios como ñus, cebras o antílopes.

Cráter del Ngorongoro para realizar un safari en el norte de Tanzania
Cráter del Ngorongoro

Un punto fuerte en cualquier safari en el norte de Tanzania es el área de conservación de Ngorongoro. Esta zona está habitada por muchas especies de aves, con el flamenco como el más destacado para los turistas. Y, en cuanto a los grandes animales, en Ngorongoro podrás ver el rinoceronte negro y el león de melena negra.

Este rincón de Tanzania, además de contar con una fauna espectacular, es parte de la historia de la humanidad. Aquí, en la garganta de Olduvai, se encontraron los fósiles humanos más antiguos del mundo. ¡Imagina conocer un lugar así a la vez que observas un grupo de antílopes o un guepardo que espera a su presa!

Pero el verdadero tesoro natural en Ngorogoro es su cráter. Una delicia para disfrutar de un safari en el norte de Tanzania. Entre las grandes paredes de más de medio kilómetro de altura se encuentra un pequeño ecosistema con miles de animales que habitan entre bosques, lagos y llanuras.

Los monos en el lago

Mono azul en el lago Manyara
Mono azul

Para completar tu experiencia de safari en el norte de Tanzania, puedes finalizar con una visita al Parque Nacional Lago Manyara. Este lugar te sorprenderá por su vegetación. Y, por supuesto, también por la fauna que vive en ella.

Lo más característico, que no habrás visto antes en el viaje, son los monos. Podrás ver cómo saltan entre las ramas y los juegos de los más pequeños. Además de estos simpáticos animales, en el lago Manyara verás elefantes, cebras, búfalos o leones.

Consejos para un safari en el norte de Tanzania

Durante tu viaje por Tanzania deberás tener varias cosas en cuenta. Lo principal es la paciencia. No pienses que al llegar te vas a encontrar con todos los animales. Muchas veces hay que esperar horas para ver algunos de los ejemplares.

También es conveniente que guardes silencio o hables bajo con tus acompañantes. No solo por el respeto a los otros viajeros con los que compartes safari, sino también porque el ruido de los humanos puede ahuyentar a los animales que intentas ver.

  • Serengeti, "donde la tierra se prolonga eternamente". (9 agosto, 2018). National Geographic. Recuperado de: https://www.nationalgeographic.com.es/fotografia/foto-del-dia/serengeti-donde-tierra-prolonga-eternamente_10074