Ruinas de Kabah: un impresionante centro de la cultura maya

04 Febrero, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
Fue uno de los grandes asentamientos de la cultura maya. Al menos así lo atestiguan las increíbles estructuras que se han descubierto en este lugar.
 

Las ruinas de Kabah no son el yacimiento de época maya más famoso de México. Y, sin embargo, todo aquel que lo vive y lo siente en primera persona es capaz de apreciar su valor. De alguna forma, su monumentalidad hace que hasta hoy en día se note que nos encontramos en un lugar importante para aquella mítica cultura precolombina.

Dónde están las ruinas de Kabah

Ruinas de Kabah
Ruinas de Kabah

Este yacimiento arqueológico está en la península de Yucatán, y pertenece al municipio de Santa Elena. Sin embargo, para llegar debéis tomar como referencia la ciudad más cercana, que es Ticul. O bien, un núcleo un poco mayor, como es Mérida.

Este último es, sin duda, un buen sitio para alquilar un coche. Eso te permitirá adentrarte por las carreteras de la zona para seguir la ruta Puuc, donde se integran las ruinas de Kabah.

¿Por qué ruta Puuc? Porque es el nombre que se le da a esta región donde están las ruinas de Kabah, al ser un paisaje de constantes colinas. E incluso el nombre se aplica a un estilo arquitectónico maya propio de aquí, que descubriremos en Kabah y en otros yacimientos cercanos, como el de Uxmal.

La carretera de Uxmal a Kabah

 

No hablamos de la carretera actual que nos lleva desde la antigua ciudad de Uxmal hasta las ruinas de Kabah. Nos referimos a la vieja vía maya que unía ambos centros urbanos, que eran los más importantes de esta región. De hecho, los historiadores no se ponen de acuerdo a la hora de adjudicar el predominio a Uxmal o a Kabah.

El caso es que esa vieja carretera maya discurría durante unos 20 kilómetros entre la selva, y llegaba a las actuales ruinas de Kabah, donde hay un gran arco triunfal que nos indica el fin (o principio) de ese camino.

El estado ruinoso de Kabah

Vista de las ruinas de Kabah
Vista de Kabah – orientalizing / Flickr.com

El patrimonio arqueológico en México es tanto y de tanta categoría, que es difícil mantenerlo en un buen estado de conservación. A eso hay que sumar la fuerza de la naturaleza, ya que en las zonas más tropicales como es esta, la jungla se desarrolla de forma imparable y es capaz de ocultar ciudades como esta en poco tiempo.

No hay que extrañarse de que tengamos que hablar de ruinas de Kabah para referirnos a lo que fuera una gran ciudad durante el periodo maya clásico, entre los siglos VII y X.

No obstante, aunque todavía haya mucho que excavar y que descubrir, es cierto que en Kabah se pueden admirar algunos elementos de enorme presencia. Sobre todo los que os citamos a continuación:

 

El Palacio de Teocalli

Palacio de Teocalli en las ruinas de Kabah
Palacio de Teocalli – Daniel Mennerich / Flickr.com

La edificación más grande de las ruinas de Kabah es lo que se ha denominado el Palacio de Teocalli. Y también es uno de los inmuebles mejor conservados del conjunto.

Se trata de una residencia levantada sobre una elevación natural del terreno, lo que todavía le da más presencia. Tiene una poderosa fachada en dos alturas que aparece decorada por pequeñas columnas.

El Palacio de las Máscaras

Palacio de las Máscaras en Kabah
Palacio de las Máscaras – Pet_r / Flickr.com

Esta es la gran joya de las ruinas de Kabah y también se le denomina Codz Poop. El caso es que lo más representativo son los cientos de máscaras labradas del dios Chaac. En ningún otro yacimiento maya han parecido tantas representaciones de esta divinidad.

A esos mascarones de piedra le acompaña una elaborada decoración geométrica y las habituales representaciones de serpientes entrelazadas. Todo ello hace que sea un edificio muy atractivo y fotogénico.

 

La Gran Pirámide

Y para acabar, tenemos que hablar de su Gran Pirámide, con el templo en la zona superior. ¿Qué sería de un yacimiento maya sin una pirámide para los rituales de aquella cultura? Es un tipo de estructura que se ve en casi todos los yacimientos mayas, tanto en México, como en Guatemala o Belice.

También es verdad que las hay más hermosas y más altas que la de Kabah. Sin embargo, lo que es innegable que el conjunto de todas estas ruinas tiene un poder evocador enorme.

Estando aquí uno no para de imaginarse cómo vivían aquellas gentes. Y nos surgen más interrogantes que respuestas. Lo cual no es negativo. Todo lo contrario, es una de las mejores cosas que nos pueden pasar cuando viajamos a ciertos lugares del planeta.