Quedlinburg en Alemania y sus bellas casas entramadas

Pedro 30 junio, 2016

Si te apetece viajar a un lugar medieval de cuento y sumergirte en una localidad cuyas casas recuerdan a aquella famosa historia relatada por los hermanos Grimm en la casita de golosinas de Hansel y Gretel, tu destino ideal es Quedlinburg en Alemania, un increíble pueblo de casas entramadas.

Quedlinburg es una maravillosa ciudad de Alemania perteneciente al estado federado de Sajonia-Anhalt, en el distrito de Harz. Está rodeada por un frondoso bosque y regada por el río Bode. Es tal su encanto que en el año 1994 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Historia de Quedlinburg

Pese a ser pequeñita (solamente tiene una población de alrededor de 28.000 habitantes), Quedlinburg tiene una gran importancia histórica. Sus orígenes se remontan al Neolítico, período en el cual ha sido descubierto que se produjeron asentamientos por primera vez en la ciudad.

Aunque para tener una referencia oficial a la misma hay que remontarse al año 922. En el citado año, Enrique I, también denominado “El Pajarero”, duque de Sajonia y primer rey de la llamada Francia Oriental, considerado el primer rey alemán y fundador del Sacro Imperio Romano Germánico, hace alusión a la misma por escrito. Incluso mandó levantar un castillo en esa localización.

Castillo de Quedlinburg
Castillo de Quedlinburg – Bildagentur Zoonar GmbH

La esposa de  este monarca era Matilde de Ringelheim, posteriormente canonizada y convertida en Santa Matilde. A la muerte de su marido fundó junto al castillo uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad en su honor: la colegiata de Quedlinburg, que comenzó siendo un convento para posteriormente transformarse en abadía.

Otra época a la cual la historia de esta ciudad va estrechamente unida es a la llamada Guerra de los 30 años. En el período que va desde 1618 hasta 1648, esta localidad alemana resurgió y fue entonces cuando vivió su gran expansión.

Quedlinburg
Quedlinburg – Sergey Dzyuba

En estos años de guerra fue cuando un gran número de casas entramadas fueron construidas, siendo de gran importancia la denominada Ständerbau, puesto que es considerada como la más antigua construcción de Alemania en su estilo arquitectónico.

A partir de aquel momento, esta ubicación ha tenido distintos momentos de relevancia histórica. Cabe destacar que Himmler, quien pensaba que era como Enrique I reencarnado, realizó un acto mediante el cual bendijo las banderas de la SS para honrar el aniversario de la muerte del citado rey.

Quedlinburg
Quedlinburg – LianeM

Hoy día, además de su prolija historia y su bonita arquitectura, es reseñable decir que sus construcciones están basadas en la naturaleza, ya que el cultivo de flores en esa zona es muy significativo, lo cual hizo que se utilizara también el estilo Jugendstil o también conocido como Art Noveau.

“Damos forma a nuestros edificios, luego ellos nos dan forma a nosotros.”

-Winston Churchill-

Qué ver en Quedlinburg

Hay mucho por descubrir en Quedlinburg. Como nota curiosa, señalar que después de la Segunda Guerra Mundial y la posterior ocupación por parte de los soviéticos la ciudad quedó en muy mal estado. Pero debido a las dificultades económicas no fue derruida y vuelta a construir como originariamente se pensó.

De este modo, ha sido poco a poco rehabilitada, constituyendo uno de las muestras arquitectónicas medievales más importantes de Alemania. Si hay algo que resaltar en esta localidad considerada como una aldea medieval son sus espectaculares casas entramadas, un tipo de construcción típica alemana único en el mundo.

Casas típicas de Quedlinburg
Casas típicas de Quedlinburg – Sergey Dzyuba

El hecho de pasear por sus calles viendo el conjunto de casas entramadas y calles empedradas ya es todo un placer. Entre otros motivos porque nos da una idea de cómo era Alemania antes de ser destruida por las distintas guerras.

Como ciudad medieval que es, se sitúa alrededor de la plaza en la cual estaba establecido el mercado, llamada por este motivo Plaza del Mercado. Allí, además, se sitúa el Ayuntamiento, en un edificio que representa una exquisita muestra del arte barroco. En él se podrá visitar la estatua de Rolando.

Ayuntamiento de Quedlinburg
Ayuntamiento de Quedlinburg – LianeM

Una de las vistas más imponentes es la compuesta por el castillo y la antigua abadía, ambas construidas en el siglo X. Aunque el citado castillo posteriormente fue construido de nuevo y su estilo pasó a ser renacentista. De hecho, en la colegiata todavía reposan los restos de los mencionados Enrique I, su esposa, así como los de las distintas abadesas, pues en el convento solo ingresaban damas de la nobleza.

Por último, no olvidar sus impresionantes iglesias góticas como la de San Nicolás o San Benedicto. Es decir, que  Quedlinburg es un magnífico destino para conocer la Alemania más desconocida.

Te puede gustar