Qué ver en Mandalay y el río Ayeyarwady

Patricia Hernández · 31 diciembre, 2018
Mandalay es una de las grandes urbes de Myanmar. Una ciudad que creció a orillas de un río que se puede navegar: el Ayeyarwady.

Mandalay es la segunda mayor ciudad de Myanmar. De hecho, es la antigua capital real de este país asiático. Junto a ella pasa el río Ayeyarwady, por el que es posible hacer un crucero. A esto se le suman otras posibilidades turísticas que te descubrimos a continuación. ¿Nos acompañas?

Palacio de Mandalay

Palacio Real de Mandalay
Palacio Real de Mandalay

El Palacio de Mandalay fue el palacio real de la última monarquía de Myanmar. Se construyó a mediados del siglo XIX y en su interior alberga una fortaleza amurallada rodeada por un foso.

Por desgracia, los terremotos y los bombardeos que sufrió durante la Segunda Guerra Mundial han imposibilitado su conservación original.

Para visitarlo, tan solo hay que dirigirse al centro de la ciudadela. Una vez allí, necesitaremos tiempo para recorrer el palacio. Es de grandes dimensiones y sigue el estilo constructivo de los palacios birmanos. Eso sí, es necesario pagar una entrada de 10 000 kyats.

Mandalay Hill

Templo en Mandalay Hill
Templo en Mandalay Hill

Para obtener las mejores vistas de la ciudad, sin duda, hay que trasladarse a Mandalay Hill. A esta colina se accede desde uno de los laterales del Palacio de Mandalay. Durante el ascenso nos encontraremos con diversos atractivos, como un mercado o la pagoda del Buda Sedente, hasta llegar al mirador.

Sagaing Hill

Sagaing Hill en Mandalay
Sagaing Hill

De Mandalay Hill pasamos a Sagaing Hill, donde las estupas doradas y blancas sobresalen entre un paisaje de verdes colinas. Para ver dichos templos se puede acceder por la entrada situada en la carretera que se dirige hacia Mingun Paya.

En esta zona también se debe visitar el mercado que hay junto al río Ayeyarwady. Un mercado tradicional donde se puede comprar verdura o ropa típica del país.

Templo o pagoda Mahamuni

Buda en el Templo Mahamuni de Mandalay
Buda en el Templo Mahamuni – Polos Opuestos / Flickr.com

Es otro de los grandes atractivos de Mandalay. Es un templo que alberga la imagen de Buda Gautama más venerada del país. Pesa nada menos que seis toneladas. ¿La razón? El bronce que hay en su interior y la capa de oro de cinco centímetros que la cubre. Se cree que data del siglo II.

Respecto al templo, habría que decir que se erigió en el año 1785 y tuvo que reconstruirse a lo largo del siglo XIX debido a dos incendios que sufrió. La entrada formal se sitúa al lado este del recinto y conlleva un coste de un dólar.

Ruinas de Inwa

Inwa, o Ava, es una ciudad en ruinas que se encuentra al suroeste de Mandalay y que merece la pena visitar. Sus principales puntos de interés son el monasterio Mala Aungmye Bonzan, el monasterio Bagaya, la torre del reloj Nanmyint y los vestigios de los viejos templos y estupas.

Puente de U Bein

Puente U-Bein
Puente U-Bein – Alexis / Flickr.com

No se encuentra exactamente en Mandalay, sino en Amarapura, a diez kilómetros de la ciudad que nos ocupa. Pero merece la pena trasladarse hasta allí, ya que se trata del puente de teca más largo del mundo.

Un puente que mide nada menos que ¡1,2 kilómetros de largo! Si a esto le sumamos su entorno, sembrado de templos fascinantes y restaurantes donde probar la gastronomía local, la excursión es más que recomendable.

También se puede alquilar una embarcación en el puerto cercano al puente de U Bein para recorrer el lago Taungthaman. Tendrás una perspectiva diferente de la construcción. El precio de dicho paseo oscila entre los 5000 y los 10 000 kyats.

Crucero por el río Ayeyarwady

Río Ayeyarwady en Mandalay
Río Ayeyarwady

Además de ver todo lo anterior, no se debe abandonar Mandalay sin realizar un crucero por el río que pasa junto a la ciudad: el río Ayeryarwady o Irawadi. Y es que este es navegable en un tramo de más de 1600 kilómetros.

Se puede navegar por el río y viajar desde Bagan hasta Yangón, la ciudad más grande de Myanmar, para descubrir su rico patrimonio.

Como has visto, la ciudad de Mandalay y el río Ayeyarwady ofrecen la posibilidad de realizar numerosas actividades que no puedes perderte en cualquier viaje a Myanmar. ¿Te animas a dar el paso? Estamos seguros de que no te decepcionarán y que atesorarás una experiencia única.