Punta Galera, un precioso rincón de la isla de Ibiza

· 3 mayo, 2018
Es un pequeño pero encantador rincón de Ibiza. Llegar a Punta Galera no es fácil, sin embargo, la recompensa es un lugar mágico para darse un chapuzón.

Punta Galera es una preciosa península de rocas que cuenta con una zona de baño, así como con un entorno privilegiado. Está ubicada en el municipio de Sant Antoni de Portmany y cerca de Cala Salada, en la isla balear de Ibiza. A continuación, te descubrimos todo lo que tienes que saber sobre este fantástico lugar. ¿Nos acompañas?

Características de Punta Galera

Punta Galera
Punta Galera – Stéphane Neckebrock / Flickr.com

Punta Galera se encuentra estructurada en losas planas de piedra, las cuales se sitúan a varios niveles y presentan un color anaranjado. Desde ellas los bañistas pueden aprovechar para tomar el sol rodeados de un paisaje natural que se configura como uno de los más espectaculares de la costa de Ibiza.

Asimismo, la claridad de sus aguas hace que sea el escenario idóneo para hacer buceo. De esta forma, quienes se aventuren podrán disfrutar de lo que les ofrece el fondo marino: rocas, vegetación y tramos de arena con una gran variedad de fauna que aún no se ha visto alterada por el ser humano.

Todo ello en un espacio reducido. Y es que Punta Galera tiene 20 metros de largo y su ancho varía en función de cada una de las plataformas. Estas sirven de balcón natural desde el que maravillarse con las fantásticas vistas al mar Mediterráneo y a la isla Conejera, el mayor islote del lugar.

“Necesito del mar porque me enseña / no sé si aprendo música o conciencia / no sé si es ola sola o ser profundo / o sólo ronca voz o deslumbrante / suposición de peces y navíos.”

-Pablo Neruda-

Recomendaciones para visitar Punta Galera

Punta Galera
Punta Galera – Pawel Kazmierczak

Punta Galera no ofrece prácticamente ningún tipo de servicio, por lo que en el lugar no se puede esperar encontrar chiringuitos, tumbonas o sombrillas. Son los propios bañistas los que tienen que ir provistos de todo lo necesario para protegerse del sol o para hidratarse.

Para que la experiencia sea aún mejor, no hay que olvidarse en casa las gafas de buceo para, como hemos señalado antes, disfrutar del fondo del mar. Y si se puede, se debe acudir entre semana y a primera hora del día para tener aún más tranquilidad y libertad que en cualquier otro momento de la jornada.

Cómo llegar a Punta Galera

Entrada a Punta Galera
Punta Galera – Federico Capoano / Flickr.com

En caso de que partamos desde Sant Antoni, se debe tomar la carretera de Santa Agnès y coger el desvío a la izquierda tras dos kilómetros. Después hay que pasar por la entrada de una urbanización e ir camino de Cala Salada hasta llegar a una larga cuesta. Entonces ya solo queda aparcar e ir andando durante cinco minutos a Punta Galera.

No obstante, el lugar apenas está señalizado, por lo que su acceso no es tan fácil. Esto, unido al hecho de que no aparece en la mayoría de guías oficiales de playas, hacen que se trate de una zona no tan frecuentada como otras. Por tanto, si lo que buscas es tranquilidad, Punta Galera es una alternativa a tener muy en cuenta.

Asimismo, los que también quieran ir a Cala Salada dada su cercanía pueden seguir optando por el coche y dejarlo en el aparcamiento con el que cuenta la playa, usar el transporte público o, incluso, coger un barco. Con este último se podrá intensificar aún más la experiencia y disfrutar del entorno privilegiado.

Curiosidades de Punta Galera

Punta Galera
Punta Galera – Tono Balaguer

Son varias las curiosidades que se pueden contar de Punta Galera. Debe su nombre a las las galeras que llegaban hasta el lugar cuando aún existía la antigua cantera. Y aquí existía el llamado “morador de la cueva”, un hombre que se encargaba de cuidar del entorno.

Por otro lado, Punta Galera, debido a la energía que al parecer desprende, se ha convertido en un lugar hippie. De ahí que en algunas rocas se pueden apreciar diversos mensajes y que exista una figura de Buda a la que se le hacen ofrendas, como monedas o pulseras. A la zona también acuden grupos para ver la puesta de sol al ritmo de los tambores.

A la cala se trasladan, de igual forma, personas para practicar yoga o aficionados al nudismo por la baja afluencia de bañistas que hay en dicha cala. De hecho, Punta Galera está considerada como el lugar nudista más frecuentado del municipio de Sant Antoni de Portmany, así como uno de los más emblemáticos de toda Ibiza.