Puigcerdá, una maravilla natural en la frontera

· 19 febrero, 2018

Puigcerdá es el primer pueblo que encontramos entre la frontera de España y Francia si entramos por Girona. Es la capital de la Cerdanya, una región natural preciosa que merece la pena visitar. Son muchas las cosas que se pueden ver y hacer en esta bonita localidad. ¿Nos acompañas a conocerla? 

Puigcerdá: una ubicación privilegiada

Puigcedá
Puigcerdá – Joan Grífols / Flickr.com

Este lugar parece sacado de un cuento. Está a 1.200 metros y muy cerca de Andorra, en un enclave rodeado de naturaleza que ofrece parajes de infarto. Sin duda, es un pueblo en el que relajarse es fácil y, además, tiene una ubicación perfecta para visitar otros lugares de Francia.

Se cree que Puigcerdá fue fundado por Alfonso II el Casto entorno al año 1177. Un siglo después comenzaría a amurallarse y fortificarse la ciudad. Parece ser que la muralla tenía nueve puertas, lo que da idea de sus dimensiones. En esa época, por otra parte, se construiría un lago artificial para regar las tierras de la villa.

“Viajar sirve para ajustar la imaginación a la realidad, y para ver las cosas como son en vez de pensar cómo serán.”

-Samuel Johnson-

Qué ver y hacer en Puigcerdá

Esta localidad es perfecta para una escapada de lo más relajante, o para practicar deportes como el senderismo. También tiene algunos lugares de interés que merece la pena conocer.

1. El lago de Puigcerdá, su mayor emblema

Lago de Puigcerdá
Lago – Jordi Roy Gabarra / Flickr.com

Hablar de Puigcerdá es hablar de ese lago artificial que mencionábamos. Un lago urbano forma un paisaje de lo más encantador. Los amaneceres y puestas de sol desde aquí son increíbles. Todo lo que hay a su alrededor se refleja en el agua, a la vez que verás los tonos rojizos o rosados iluminando el cielo y pintando sus aguas y todo lo que le rodea.

En su entorno encontrarás arboledas en las que hacer deporte, relajarte o simplemente leer un libro. Eso lo decides tú. También podrás ver diversas especies de patos, cisnes y peces que viven en el lago.

2. Torre del campanario

Torre del campanario de Puigcerdá
Torre del campanario – Erik Erskine / Flickr.com

La iglesia de Santa María se levantó en el siglo XII. Un templo de tres naves que comenzó a construirse en estilo románico, para ir cambiando al gótico catalán. Durante siglos fue la parroquia de Puigcerdá, pero en 1936, en los comienzos de la Guerra Civil fue demolida.

Lo único que queda de ella es su esbelto campanario, que ha conseguido mantenerse en pie orgulloso y que es testigo mudo de la historia de esta localidad. Hoy se puede subir a lo alto para admirar unas vistas preciosas de la comarca.

3. Casino Ceretà

Casino de Puigcerdá
Casino Ceretà – thierry llansades / Flickr.com

Este edificio data de finales del siglo XIX. Se financió mediante acciones y se inauguró en 1893, aunque un incendio lo arrasó apenas diez años después. Una vez restaurado, se reinaguró en 1906 y en 1933 sufriría una profunda restauración.

Se trata de una singular construcción de estilo ecléctico en cuyo interior destacan las molduras y una enorme lámpara de brazos situada en uno de sus salones. Actualmente es punto de encuentro de escritores y artistas de la zona, cuenta con una sala de exposiciones y otros espacios dedicados a la cultura.

4. Otros edificios de interés

Estación de Puigcerdá
Estación – Jordi Domènech i Arnau / Flickr.com

En Puigcerdá hay otros edificios que merecen atención. Uno de ellos es la iglesia de Sant Tomás de Ventajola. Se trata de un bonito templo construido en el siglo X en estilo románico. También hay que ver el convento de Santo Domingo, el hospital o la estación, además de algunas casonas señoriales.

5. Recorrer la Cerdanya

Puigcerdá
Puigcerdá – thierry llansades / Flickr.com

Señalábamos que Puigcerdá está en un entorno maravilloso, es la comarca de la Cerdanya. Es uno de los rincones más bonitos del Pirineo catalán. Un valle perfecto para recorrer caminando o en bicicleta o para descubrir rincones como los lagos de Engorgs o subir al Puigpedrós

6. Disfrutar de sus eventos

Si vas a Puigcerdá en épocas navideñas, tendrás la oportunidad de ver el belén gigante. Se monta cada año en la Plaza Mayor del pueblo y en él no puede faltar la figura del caganet.

Y en noviembre y mayo tienen lugar dos ferias en las que los protagonistas son caballos. Hay concursos, exhibiciones, competiciones y mucho más que te aportarán un rato de entretenimiento en tus relajadas vacaciones. Ha llegado a considerarse la feria más importante de los Pirineos.

No dejes de anotar en tu lista de próximos destinos Puigcerdá, un pueblo en la zona fronteriza que te enamorará y que hará que quieras volver en algún otro momento de tu vida.

Fotografía de portada: Dani Armengol Garreta / Flickr.com