Pueblos de La Rioja, maravillosa tierra de viñedos

10 agosto, 2018
Los viñedos cubren las tierras de La Rioja, y de su uva salen vinos de fama mundial. Muchos pueblos viven, precisamente, de ello.

El vino de Rioja es conocido en todo el mundo, y también es uno de los más valorados. Las reservas parecen no terminarse y las cosechas siguen siendo capaces de dar caldos excelentes. Hoy queremos visitar algunos pueblos de La Rioja, una bella tierra de viñedos.

Pueblos de La Rioja con tradición vinícola

Haro

Haro – Graeme Churchard / Flickr.com

A pesar de ser un pueblo pequeño, es uno de los más conocidos gracias a su enorme cantidad de viñedos y bodegas y a la enorme cantidad de vino que comercializa cada año. Pero, además, tiene un bonito casco antiguo que merece la pena recorrer, de hecho, está declarado como Bien de Interés Cultural.

Si tienes la dicha de visitar esta localidad en junio, no te pierdas la Batalla del Vino de Haro. Se trata de una divertida celebración considerada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

“El vino es poesía embotellada.”

-Robert Louis Stevenson-

Ábalos

Paisaje de Ábalos en La Rioja
Paisaje de Ábalos en La Rioja

El entorno rural de esta población ya merece una visita, pero si además te hablamos de su precioso casco antiguo y de la historia que encierra, protagonizada por moros y cristianos, seguramente te despierte aún más la curiosidad. Además, tiene una trayectoria vitivinícola que se huele y palpa por cada rincón.

No dejes de visitar su iglesia, con una bonita fachada gótica del siglo XV. También merecen la pena sus casonas, entre ellas la del Cantón, la de las Verjas o la de los López Hornillos.

Agoncillo

Castillo de Aguas Mansas en Agoncillo
Castillo de Aguas Mansas en Agoncillo – Zarateman / Wikimedia Commons

Este es otro de los pueblos de la D.O Rioja, y el color de sus tejados parecen querer imitar al líquido del que viven muchos de sus habitantes. Aunque hay quien lo deja de lado cuando pasa por la carretera, aquel que se aventura a adentrarse en él, verá la belleza que encierra.

En su plaza principal se levantan un castillo medieval y una iglesia de sillería de piedra, rodeados de calles estrechas y empedradas llenas de encanto. No tardarás mucho en verlo, pero sí en olvidarlo.

Alfaro

Colegiata de San Miguel Arcángel en Alfaro
Colegiata de San Miguel Arcángel en Alfaro – Alberto / Flickr.com

Es uno de los pueblos La Rioja más antiguos. Su monumento más emblemático es, sin duda, la Colegiata de San Miguel, nombrado el templo más grande de la región. Los Sotos del Ebro, Reserva Natural desde el 2001, es otro de los imprescindibles de Alfaro.

Seguro que el nombre de este pueblo te suena, ¿y si te mencionamos las cigüeñas de Alfaro? Sí, sobre su colegiata se han llegado a encontrar 130 nidos de estos pájaros con más de 500 ejemplares, por lo que el pueblo está empeñado en protegerlas. Ya se han convertido en un reclamo turístico, por ello, no quieren que se vayan de su territorio.

Arnedo

Arnedo, uno de los pueblos de La Rioja más bonitos
Vista de Arnedo

Seguro que has tomado vino de esta localidad, pues es uno de los pueblos de La Rioja con mayor producción de caldos. Como pueblo es precioso y bien merece una visita. Una rara colina que parece haber sido moldeada y cortada por el propio Picasso es lo que más salta a la vista cuando te acercas a Arnedo.

La colegiata es uno de sus mayores reclamos turísticos. Es una población con gran actividad industrial, no solo en el mundo vinícola, sino también en el del calzado, solo pasear por sus calles y disfrutar de sus bodegas y sus talleres artesanales es una delicia. Además, sus casas-palacio y su castillo árabe son otros imprescindibles que no te puedes perder.

Briones

Briones, uno de los pueblos de La Rioja
Briones

Si hay un pueblo rodeado de viñedos por doquier es el de Briones, motivo por el cual uno de sus mayores imprescindibles y reclamos turísticos es su Museo de la Cultura del Vino. Se cree que su nombre está relacionado con el Ebro por una tribu que sitió el lugar y que residía a orillas del río.

Su forma se debe al murallado que tenía en el pasado y que se denominan cercas, por lo que cada una de sus calles se llaman del mismo modo. Caminar por ellas sin rumbo es algo que no te puedes perder. Cada una tiene una historia diferente que contar.

Hay otros muchos pueblos de La Rioja que merece la pena visitar, pero estos no debes perdértelos. ¿Ya sabes cuáles vas a conocer en tu próximo viaje?

Te puede gustar