Pueblos maravillosos de Europa que miran al mar

Nos vestimos con aires marineros y recorremos Europa buscando localidades costeras increíbles. Estos pueblos miran al mar, pero no solo eso, sino que cada uno de ellos tiene algo que lo hace especial. Acompáñanos en uno de los recorridos más bonitos que puedas imaginar.

1. Pueblos que miran al mar: Cudillero, Asturias, España

Cucillero, uno de los pueblos de Asturias con encanto
Cudillero – Lukasz Janyst

Sus casas miran al mar o se esconden, según se mire. Este precioso y colorido pueblo de la costa asturiana desciende por la ladera de los montes hacia el agua, pero lo hace en forma de ensenada, de modo que la suya es una imagen “recogida”. Un pueblo que destaca por la belleza de su emplazamiento, el colorido de sus casas y su deliciosa gastronomía.

2. Manarola, Italia

Vista de Manarola
Manarola – leoks

En la inolvidables Cinque Terre italianas encontramos este pueblo maravilloso. Encaramado a un promontorio rocoso, Manarola parece desafiar al mar desde él. “Una colmena en la roca, un nido de gaviotas alto sobre las olas, un pueblo donde el leve susurro de las olas acaricia las orejas atentas del alma”, así lo describió el poeta Lino Crovara. Poco más se puede decir.

3. Positano, Italia

Positano en la Costa Amalfitana
Positano – ronnybas

No nos vamos de Italia, pero bajamos a la costa Amalfitana, donde Positano mira al mar con sus terrazas, sus casas llenas de color y sus cúpulas de azulejo. Uno de los lugares más bonitos del litoral italiano, desde donde las vistas, se mire hacia donde se mire, son espectaculares.

4. Éze, Francia

Eze, uno de lospueblos que miran al mar en la Costa Azul
Eze – Inu

El Mediterráneo no llega a su base, pero este precioso pueblo medieval ofrece unas increíbles vistas. Un pueblo situado en el corazón de la Costa Azul y con alma medieval. Perderse por sus calles es pura magia y esperar al atardecer para contemplar cómo el sol cae sobre la costa no tiene precio. Y es que Éze se construyó sobre una roca de 400 metros de altura.

5. Bonifacio, Córcega, Francia

Bonifacio en Corcega
Bonifacio – John_Walker

La suya es una situación realmente privilegiada. Las casas de Bonifacio miran al mar desde un precioso acantilado de piedra calcárea blanca. Casas que están prácticamente al borde, ofreciendo una de las imágenes más bellas de esta isla mediterránea. Además, aquí podrás recorrer todo un entramado medieval, ya que en Bonifacio aún se conservan restos de varias fortificaciones.

6. Oia, Grecia

Oia – Feel good studio

El archipiélago de Santorini es un pequeño paraíso y una de sus imágenes más reconocibles es la de Oia, con sus casas blancas y tejados azules que se alzan sobre el acantilado. Un lugar ideal para perderse por sus callejuelas y para contemplar una imagen inolvidable del ocaso. Y es que la suya es una de las puestas de sol más famosas y románticas del planeta.

7. Carvoeiro, Portugal

Carvoeiro en Portugal, uno de los pueblos que miran al mar
Carvoeiro – Pawel Kazmierczak

La costa del Algarve portugués esconde pequeñas joyas como este pueblo de pescadores, que se desliza suavemente desde un pequeño promontorio hasta la misma línea de playa. Uno de esos lugares perfectos para perderse durante unos días y olvidarse de todo porque no solo es bonito, sino que se come divinamente.

8. Rovinj, Croacia

Rovinj en Croacia
Rovinj – Gaspar Janos

La costa croata esconde pueblos preciosos que también miran al mar, y uno de los más encantadores, aunque desconocidos es Rovinj. Una pintoresca localidad de calles adoquinadas y casas de colores, algunas de ellas levantadas prácticamente sobre las aguas de Adriático.

9. Fjällbacka, Suecia

Fjällbacka en Suecia
Fjällbacka – Rolf E. Staerk

Tranquilo y acogedor este pequeño pueblo se ha hecho famoso no por su belleza, que la tiene, sino porque en él nació la escritora Camilla Läckberg y en él ha ambientado sus novelas. De cualquier manera, sus casitas de pescadores, sus callejuelas y su ambiente hacen de él un pueblo realmente hermoso.

10. Calella de Palafrugell, Girona, España

Calella de Palafrugell
Calella de Palafrugell – Oleg_P

Un precioso y encantador pueblo en el que aún se pueden ver las barcas de pescadores en su playa. Uno de esos lugares que se asoman al mar casi de manera tímida, pero cuya imagen enamora sin remedio. Sus calles estrechas, sus casitas de pescadores y el sonido de Mediterráneo, canción que Joan Manuel Serrat escribió aquí en parte, acompañarán tu paseo.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar