5 playas de Las Palmas que hay que visitar

Gran Canaria tiene playas fabulosas, y algunas de ellas están en su capital. Playas de todos los tamaños y para todos los gustos.

Si se visita Gran Canaria, hay que conocer su capital para así poder disfrutar de las playas de Las Palmas, entre otros muchos atractivos que posee la ciudad. Y decimos playas de Las Palmas, porque sin salir de su término hay varias y de distintas características. Así que es imposible no encontrar una que se acomode a tus gustos y a los de cualquier viajero.

Playas de Las Palmas para todo el año

Playa de Las Canteras en Las Palmas
Playa de Las Canteras – Simon Dannhauer

Una de las condiciones que convierten al archipiélago de las Canarias en un rincón privilegiado para hacer turismo es un extraordinario clima. Gracias a esa bonanza meteorológica, cualquier fecha puede ser buena para emprender un viaje a las islas y, por supuesto, también a Gran Canaria.

Tal vez allí, el área más conocida sea su zona sur con núcleos como la famosa Maspalomas. Pero la capital grancanaria es todo un descubrimiento. ¡No te la pierdas! Y desde luego, date un chapuzón en alguna de las cinco playas de Las Palmas: Las Canteras, El Confital, La Laja, Alcaravaneras o la de San Cristóbal.

Playa de Las Canteras

Playa de Las Canteras en Las Palmas
Playa de Las Canteras – tb-photography

Esta es la más concurrida y famosa de las playas de Las Palmas. La playa de Las Canteras es kilométrica y se integra en la propia ciudad. Se convierte de alguna manera en la gran plaza para la población y también para todos los visitantes, que llegan desde cualquier rincón del planeta.

Es una playa de arena y con aguas muy calmadas, teniendo en cuenta que a veces el océano Atlántico puede ser muy agresivo. Y es que frente a la costa se desarrolla la conocida como “barra” que es una barrera natural de lava que aplaca el oleaje.

Las Canteras es una playa muy familiar que, además, tiene a sus espaldas el largo paseo marítimo de la avenida de las Canteras, con una gran oferta de ocio.

Playa El Confital

Playa de El Confital en Las Palmas
Playa El Confital – El Coleccionista de Instantes / Flickr.com

En uno de los extremos de la anterior playa de Las Canteras se comienza a desarrollar la llamada península de La Isleta. Pues bien, allí y a modo de continuación aparece El Confital, otra de las playas de Las Palmas que se pueden disfrutar durante unas vacaciones en Gran Canaria.

En este caso la playa es más rocosa, de hecho, su nombre se relaciona con eso, ya que se trata de rocas a veces cubiertas por algas calcáreas que recuerdan al “confite”.

Esta zona durante un tiempo estuvo bastante abandonada, pero en la actualidad ha alcanzado la categoría de la Bandera Azul. Si bien, su mayor fama se debe a sus excelentes olas para el surf.

Playa de La Laja

Playa de La Laja en Las Palmas
Playa de La Laja – Canary Islands Photos / Flickr.com

La Laja vuelve a ser una playa de arena fina, pero de tono grisáceo. Es otra de las playas de Las Palmas en la que se ha intervenido con acierto para adecuarla mejor a los bañistas.

Ya que con ese fin se construyó un dique que ha aplacado con éxito la fuerza del oleaje. Así como también se han mejorado los accesos a la misma, gracias al paseo marítimo que la cierra.

Playa de Las Alcaravaneras

Playas de Las Palmas, las Alcaravaneras
Playa de las Alcaravaneras – El Coleccionista de Instantes / Flickr.com

Que nadie busque ya a los famosos alcaravanes que le dieron nombre. Hoy en día, la que se considera como la segunda de las playas de Las Palmas es, sobre todo, reconocible por su extensión de arena que queda entre Club Náutico y el puerto deportivo.

En esa arena es habitual extender la toalla, pero también practicar deportes como el fútbol o el vóleibol en su versión playera. Mientras que las tranquilas aguas de esta bahía son ideales para relajarse con el piragüismo o la vela.

Playa de San Cristóbal

Playa de San Cristóbal en Las Palmas
Playa de San Cristóbal – El Coleccionista de Instantes / Flickr.com

La última de las playas de Las Palmas es la de San Cristóbal, la cual no alcanza el kilómetro de longitud y posee una superficie de piedra. Esto hace que no sea muy visitada, por lo que proporciona una tranquilidad que a veces no es posible hallar en otros emplazamientos de la isla.

No cuenta con los servicios habituales en las playas más concurridas, pero a cambio ofrece una panorámica sorprendente de la ciudad. La razón es que se encuentra en el barrio de San Cristóbal, donde reside la esencia más marinera y donde es posible disfrutar de restaurantes realmente auténticos y con la gastronomía típica.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar