10 películas para descubrir Madrid gracias al cine

01 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
Viajemos desde el sofá, con la imaginación y gracias a buenas películas de cine. Por ejemplo, a algunas de las que os presentamos aquí, que fueron filmadas en las calles y plazas de Madrid.

Madrid es uno de los escenarios de cine más habituales de España. De manera que, como seguimos confinados, todo aquel que desee darse un paseo por las calles de la capital de España puede recurrir a varias películas de cine donde sale reflejada. ¿Quieres conocer algunos de esos títulos para descubrir Madrid?

En realidad, son los muchos títulos que se pueden visionar, pero aquí os proponemos 10 películas de diferentes géneros y épocas. Es decir, un listado para ‘todos los públicos’.

1. Películas para descubrir Madrid: Abre los ojos

Estando en el momento en que estamos, el comienzo para este listado de películas filmadas en Madrid no puede ser más apropiado que Abre los ojos de Alejandro Amenábar. Allí se ve una Gran Vía desierta, prácticamente igual a la que vemos en estos días de la pandemia del coronavirus.

2. El día de la bestia

Gran Vía, escenario de películas para descubrir Madrid a través del cine

Nuestra siguiente película tiene otra escena icónica en la Gran Vía, pero ahora en el edifico Carrión, a la altura de la plaza del Callao. Allí hay un cartel luminoso de una célebre bebida tónica y sobre ese arcoiris de luces se desarrolla la escena más mítica de la cinta El día de la bestia.

3. Todas las canciones hablan de mí

Una visión mucho más romántica de Madrid nos da el director Jonás Trueba, el último eslabón de una saga de cineastas clave en el séptimo arte español. Y también es una visión menos céntrica, ya que nos muestra el lado más amable de ciertos barrios y parques.

4. Mujeres al borde de un ataque de nervios

Si se elabora una lista de películas de cine ambientadas en Madrid, es absolutamente imprescindible citar a Pedro Almodóvar. De hecho, se podría hacer una lista solo con películas suyas como Átame, La flor de mi secreto Tacones lejanos, pero optamos por Mujeres al borde de un ataque de nervios. Es una de sus obras más redondas.

5. Stockholm

Calle del barrio de Malasaña en Madrid

Pese a que el nombre de esta película nos traslada hasta la capital de Suecia, las calles, terrazas, portales y rincones que vemos están grabados en su mayor parte en el barrio de Malasaña. Este es un rincón de Madrid divertido de día y de noche.

6. Bajarse al moro

Ahora vamos a descubrir la historia más reciente de Madrid a través del cine. Y para eso, una buena cinta es Bajarse al moro, una visión muy castiza de la época de la Transición en el barrio de Lavapiés. Eso sí, con una continua alusión a Marruecos, o sea, como hoy en día.

7. Las bicicletas son para el verano

Continuamos con este rápido repaso histórico a Madrid a través del cine. Ahora nos trasladamos a los años de la Guerra Civil, o más bien a sus inicios, cuando la capital iba a transformarse por completo. Así que podemos ver cómo eran antes sitios como el Rastro o el barrio de La Latina.

8. Esquilache

Palacio Real

Y finalizamos el itinerario por la historia yéndonos hasta los tiempos de la Ilustración. Viajamos hasta el momento del motín de Esquilache, que nos muestra Josefina Molina en su película homónima. Sin duda, es un estupenda guía para visitar después el Palacio Real de Madrid.

9. La fría luz del día

No hay que pensar que Madrid solo ha sido un gran plató cinematográfico para películas españolas. También ha habido distintas producciones internacionales filmadas en la ciudad. Y muchas estrellas de Hollywood han grabado aquí, por ejemplo, Bruce Willis y Sigourney Weaver, que hicieron en España las espectaculares persecuciones de este film de acción.

10. La ciudad no es para mí

Y vamos a acabar nuestra propuesta del cine grabado en Madrid con una producción entrañable. ¿Quién no ha visto La ciudad no es para mí? Ese abuelo pueblerino perdido en la capital y relatando la locura de la vida urbanita de los años 60.

Pensar en cómo lo hubiera hecho en estos tiempos es un buen ejercicio para esos días de reclusión forzada. Porque ver cine sirve para divertirnos, hacer turismo virtual, aprender historia y también invitarnos a la reflexión, aunque sea gracias a Paco Martínez Soria.