Un paseo por Robledillo de Gata, un precioso pueblo de Cáceres

La provincia de Cáceres está sembrada de pueblos maravillosos, algunos un tanto escondidos entre bosques y valles. Visitarlos puede ser toda una experiencia, y en esta ocasión nos vamos a uno de ellos. Robledillo de Gata es famoso por su arquitectura tradicional y su fabulosa situación geográfica. Por ello, es considerado uno de los pueblos más bonitos de España.

Robledillo de Gata, un enclave mágico

Robledillo de Gata
Robledillo de Gata – Xavi Llunell / Flickr.com

El municipio de Robledillo de Gata está situado en la parte oriental de la Sierra de Gatamás concretamente en el valle de Arrago. A uno de sus lados se encuentran las espectaculares Hurdes. Al otro, la bonita provincia de Salamanca.

En el interior del valle se esconde este maravilloso tesoro extremeño. Como curiosidad, cabe destacar que su estupenda conservación se debe a su recóndito y difícil emplazamiento. Una zona regada por el fresco y descarado río Arrago.

Robledillo de Gata se construyó en la falda de la hondonada. O para ser más exactos, en mitad del valle. Recorrerlo y transitar por sus pasajes y callejuelas es toda una experiencia. Y cada vez llegan hasta él más viajeros dispuestos a disfrutar del aire limpio y puro que se respira por aquí y a descubrir un pueblo que parece haberse quedado congelado en el tiempo.

“El que no sale nunca de su tierra está lleno de prejuicios.”

-Carlo Goldoni-

La belleza de lo tradicional

Robledillo de Gata
Robledillo de Gata – Xavi Llunell / Flickr.com

La estructura de las viviendas de Robledillo de Gata es muy especial. De sus muros cuelgan hermosas balconadas en madera aferrándose a la piedra. Unas quedan unidas con otras formando singulares pasadizos entre ellas. Y todo ello aderezado por el color rojizo de la pizarra con la que se construyeron.

El paseo, eso sí, puede resultar cansado debido a la inclinación de las calles. Sin embargo, la imagen que se forma ante el visitante es tan llamativa que la curiosidad deja el cansancio en un segundo plano. Es más, apetecerá perderse por sus callejuelas par ir descubriendo rincones secretos y maravillosos que tiene este pueblo.

La sensación es que se ha retrocedido en el tiempo, porque si de algo se han preocupado las gentes de esta localidad es de conservar las tradiciones y la arquitectura típica de esta zona, manteniendo así un precioso decorado.

Las mejores visitas de Robledillo de Gata

Molino en Robledillo de Gata
Molino – elprimerpaso.es / Flickr.com

Pero no solo callejear, en  Robledillo de Gata también hay lugares para visitar. La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es la primera en nuestra lista de visitas obligadas. Fue construida en el siglo XVI y destaca por su fisonomía, con con pilastras en el interior rematadas en ábacos. Se distinguen en estas algunas notas religiosas.

Otro lugar interesante para visitar es el Molino del Medio, perfectamente conservado. Se trata de una almazara medieval que estuvo en funcionamiento hasta bien entrado el siglo XX y que años después se trasformaría en un museo dedicado al aceite.

Por último, hay que seguir la llamada del agua. Lo ideal es acercarse a las piscinas naturales que forma el río Arrago. Dicho canal nace en las montañas y serpentea por las inmediaciones de Robledillo formando una maravillosa fosa natural. En los días de calor resulta un lujo disfrutar de este lugar. Su nombre: La Barrena.

Para chuparse los dedos

Robledillo de Gata
Robledillo de Gata – Xavi Llunell / Flickr.com

Las viandas cacereñas son por todos conocidas. Destacan las buenas y ricas migas extremeñas. Un plato muy contundente pero de elaboración bastante sencilla. Por supuesto, si te acercas hasta aquí debes hacer una parada para degustarlas.

También puedes deleitar el con un apetitoso cocido, que por aquí se llama “almodu”. Por otra parte, Extremadura es conocida por sus sabrosas y suculentas setas, que en estas tierras llevan el peculiar nombre de “gurumelos” y que, elaboradas con el rico aceite de Gata, resultan un plato de lo más excitante.

Hay más platos y productos típicos. En cuanto a las carnes, el cerdo es el principal protagonista, destacando los deliciosos jamones de la tierra. Y como no hemos de menospreciar a los pescados, mencionaremos las truchas. ¿El postre? Nada mejor que unas perrunillas o unos pestiños.

Fotografía de portada: Agila13

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar