Un inolvidable paseo por las montañas de Heidi

¿Quién no conoce a la pequeña Heidi? La historia es tan famosa que pasó del libro a la televisión y es un clásico de varias generaciones. Si has visto alguna vez el paisaje donde se desarrollaban las aventuras de la pequeña, seguro habrás pensado en visitarlo. En este artículo damos un paseo por las montañas y prados de Suiza donde vivió este inolvidable personaje infantil. 

Conociendo las montañas de Heidi

El conocido personaje de Heidi fue creado por la escritora suiza Johanna Spyri en 1880. La historia es muy sencilla: una niña huérfana que se va a vivir con su abuelo a los Alpes. El hombre era muy solitario y pasaba sus días entre prados, montañas, ovejas y vacas.

Alpes suizos
Alpes suizos – Burben

El relato fue tan exitoso que se ha traducido en 50 idiomas, e incluso llevado a la pantalla grande en formato película y dibujos animados. Es probable que hayas visto alguna vez a la preciosa niña junto a su amigo Pedro. Sin olvidar al resto de personajes: su amiga Clara, Niebla y el abuelo.

¿Dónde está Dorfli?

Todas las aventuras de Heidi transcurrían en el pequeño pueblo de Dorfli. ¿A qué te has preguntado alguna vez si existía en realidad? Claro que sí, pero en la actualidad no lleva ese nombre. Se lo han cambiado (acertadamente) al de Heididorf y se encuentra en la localidad de Maienfeld.

Casa de Joanna Spyri
Casa de Johanna Spyri, Maienfield – Fabio Lotti

Para llegar hasta allí podemos optar por el tren desde las principales ciudades suizas. Una vez que llega a Maienfield Bahnhoff, debemos caminar media hora hasta el pueblo. Si tomas el servicio en Zúrich tardarás poco más de una hora en llegar a la estación. Los trenes parten cada media hora desde la Hauptbahnhoff.

En el caso de ir en coche se va por la autovía A13 que va hasta Chur y se baja en la salida 13 Maienfield. Luego se siguen las instrucciones hasta Heididorf.

De paseo por el pueblo de Heidi

La ruta desde la estación del tren hasta nuestro destino es cuesta arriba, por ello quizás conviene alquilar un coche y hacer el trayecto completo por carretera. Si eres más deportista o quieres aprovechar para recorrer las callejuelas del pueblo, puedes ir andando, tardarás una media hora.

En el hotel restaurante Heidihof hay un camino estrecho entre prados que nos lleva directo al famoso escenario de la historia de la pequeña y sus amigos. En el camino hallarás algunas estatuas representativas del relato.

Casa de Heidi
Casa de Heidi – Johnny Lye / Flickr.com

La casa-museo está a muy poca distancia desde allí. Se puede adquirir la entrada ahí mismo y si lo deseamos, por una diferencia, comprar el ticket combinado para la exposición sobre Johanna Spyri. En esa tienda además hay todo tipo de recuerdos relacionados con Heidi y una oficina de correos donde se pueden comprar sellos del personaje.

La casa es blanca, de tres plantas, tejado de madera y bonitas ventanas e imita la vivienda del abuelo de Heidi. En el recorrido podemos dirigirnos a todas las estancias.

Casa de Heidi
Casa de Heidi – Allan Watt / Flickr.com

Se puede ver el establo o almacén de la planta baja, la sala de estar, la cocina, la habitación del anciano en la primera planta y la habitación de Heidi junto a la zona de trabajo del abuelo. También se expone una silla de ruedas como la de Clara y hay una zona con libros traducidos a diferentes idiomas en la tercera planta.

Volviendo a la parte de la cocina, tiene una salida hacia un jardín que recrea el sitio donde el abuelo cortaba leña y recogía el agua para dar a los animales.

“Si llevas tu infancia contigo, nunca envejecerás.”

– Tom Stoppard –

Un camino inolvidable

Desde la vivienda comienza el camino llamado “Heidi Weg”, que lleva hasta Ochsenberg, la verdadera casa de verano de la pequeña.

Maienfield, paisaje de Heidi
Maienfield – SEONWOONG HWANG

Tras andar unas 3 horas subiendo por la montaña y por camino de tierra tendremos 12 paradas para conocer la historia de la escritora suiza, con narraciones lúdicas: una zona dedicada a Pedro, otra para las figuras de madera, una tercera para la casa del árbol, etc.

El sendero no está asfaltado y ofrece vistas espectaculares de los prados. Para completar toda la ruta es recomendable llegar a Maienfeld bien temprano. De esta manera durante la mañana visitamos la casa-museo y al mediodía salimos por la Heidi Weg. El regreso se realiza desandando el camino. Si tenemos algo de tiempo podemos visitar el pueblo con su castillo, restos de murallas antiguas y una pequeña iglesia.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar