Parque de esculturas de Farnham: disfrutar del arte en familia

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador David Díaz
· 20 abril, 2019
En cada recodo, en cada rincón de este parque nos espera una sorpresa en forma de escultura. Las hay de todo tipo, tema y material. Un lugar mágico en el corazón de Inglaterra.

Vamos a visitar la que algunos llaman la “exposición de esculturas más ecléctica y atmosférica de Gran Bretaña”. El parque de esculturas de Farnham es un lugar singular y con un ambiente de lo más peculiar que se encuentra en el sur de Inglaterra, en el condado de Surrey.

En este espacio, y lo largo de un sendero forestal de aproximadamente tres kilómetros, podremos disfrutar de más de 650 esculturas que se mimetizan con el entorno natural. Esto es lo que te espera en el parque de esculturas de Farnham.

The Sculpture Park en Farnham

Obra en el parque de esculturas de Farnham
«Los cuatro jinetes del Apocalisis» – Karen Roe / Flickr.com

El parque de esculturas de Farnham es un negocio familiar. Desde hace 15 años ofrece la posibilidad de disfrutar de obras de arte en medio de un entorno natural privilegiado. Una forma de exponer el arte que rompe con la clásica contraposición naturaleza/cultura.

La exposición está abierta durante todo el año, por tanto, no se agota en una sola visita. Es posible contemplar hasta cuatro exposiciones distintas, dependiendo de la estación en que hagamos la visita.

Esta iniciativa familiar es mucho más que una forma distinta de exponer esculturas. Aquí, además, se ofrece a los artistas la oportunidad de promocionarse. En este parque pueden exponer y vender sus obras en un espacio muy singular.

Arte y naturaleza

Escultura de un esqueleto atrapado en una trampa
«La trampa del hombre» – Karen Roe / Flickr.com

No hay nada como perderse por el sinuoso camino que recorre las aproximadamente cuatro hectáreas de bosques y jardines acuáticos. Una actividad divertida, perfecta para gozar en familia.

Y así, a medida que vamos avanzando, nos topamos con un dragón, con esqueletos bailando en redondel, con la figura del mítico Ícaro con sus alas desplegadas o con estatuas de lo más variopinto.

Un repertorio de figuras que hacen que la visita se convierta en una experiencia exquisita. Desde los más pequeños hasta los más grandes pasarán un tiempo de ocio y de relax empapándose de arte. El parque también dispone de una pequeña sala con más esculturas para observar y, si se desea, comprar.

En el parque se penden observar esculturas no solo de todos los estilos y temáticas, también de materiales tan diferentes como el bronce, el granito, el mármol, la madera o el vidrio.

Tomar un tentempié en el parque de esculturas de Farnham

Escultura de un dinosaurio
«Dinosaurio a tamaño natural» – Karen Roe / Flickr.com

El parque no está diseñado exclusivamente para la exposición, visita y compra de esculturas. También existe la posibilidad de pararse, relajarse y tomar un tentempié. Para ello hay habilitadas dos cabañas en las que, durante todo el año, pueden reunirse hasta 6 personas para comer cómodamente.

Por otro lado, si el tiempo acompaña, existen 3 zonas de picnic donde se puede disfrutar de una comida en familia. En estas áreas hay asientos y mesas habilitados para tal fin.

Pero hay que tener en cuenta un aspecto importante: en el interior del recinto no existe servicio de restauración. Debes saberlo porque puede ocurrir que no tengas pensado pararte a comer en el parque, pero que, cautivado por su belleza, decidas prolongar la visita.

Si eso ocurre, sin embargo, no debes preocuparte. Tienes la posibilidad de entrar y salir libremente del recinto durante el día de la visita. Si te apetece pasar más tiempo en su interior, no habrá problema en que salgas para comprar algo y luego vuelvas a acceder.

Datos prácticos del parque de esculturas de Farnham

Escultura de unos ciervos luchando
«ciervos en celo» – Charles Miller / Flickr.com

The Sculpture Park está abierto todos los días desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde. El precio para los adultos es de 10 libras, para los menores de 15 años y los mayores de 65 es de 5 libras y los menores de 4 años entran gratis. También existen descuentos para estudiantes y discapacitados.

La mejor forma de llegar al parque es con vehículo propio. Hay un aparcamiento exclusivo para los visitantes del parque y, en el caso de estar completo, se puede aparcar en el estacionamiento del hotel colindante.

Ahora bien, si lo de conducir por la izquierda no es lo tuyo, también puedes llegar caminando. Pero ten en cuenta que son cinco kilómetros a través de caminos rurales sin pavimentar los que separan el parque de las estaciones de Farnham o Haslemere.

Fotografía principal: Karen Roe / Flickr.com