Paradise Valley en Marruecos

25 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
Tal vez tu idea de Marruecos está muy lejana de la visión de unas cascadas de agua donde darse un refrescante baño. Sin embargo, el Paradise Valley, al oeste del país, te hará cambiar de opinión.
 

El nombre de Paradise Valley ya lo dice todo, ¿no? ‘Valle del Paraíso’, ¿puede ser más seductor? Ciertamente, si alguien pasa unos días de vacaciones en Marruecos y ve las diversas excursiones organizadas que llevan hasta este enclave natural, desde luego que no podrá resistirse. ¿Quién puede resistirse a visitar un valle paradisíaco?

El Paradise Valley va a romper con cualquier idea preconcebida que tengáis antes de viajar a Marruecos. Porque este país del norte de África es algo más que ciudades monumentales como Marrakech o Fez. Y sobre todo, es más que paisajes áridos en las proximidades del desierto del Sahara. También posee parajes donde el agua es la gran protagonista, como es el caso de Paradise Valley.

¿Dónde está Paradise Valley?

Paradise Valley está a un paso de la ciudad de Agadir. Concretamente, se llega a este sitio tomando dirección noreste, hacia la población de Immouzer, la más próxima a esta joya natural, donde nos aguarda una entretenida caminata en un paisaje supremo. Sin duda, un buen contrapunto para las largas jornadas playeras en la población de la costa del océano Atlántico.

Las excursiones hasta Paradise Valley

La fama y belleza de Paradise Valley es tal que hasta se organizan excursiones de un solo día para los turistas que están alojados en la hermosa Marrakech, para lo cual hay que hacer tres horas de carretera de ida y otras tres de vuelta.

Caminata por Paradise Valley, una belleza natural de Marruecos.
 

No obstante, lo más conveniente para visitar este lugar y no pasarse la jornada dentro de un vehículo es alojarse en la ciudad de Agadir, a apenas 20 kilómetros de distancia. Agadir es un lugar fantástico para vacacionar en Marruecos, ya que posee buenas playas y una fabulosa oferta hotelera, además de muchos servicios.

Entre ellos, los turistas cuentan con diferentes empresas de alquiler de coches para planear libremente el descubrimiento de Paradise Valley y de gran parte de la costa oriental marroquí.

Un paseo por la naturaleza

Tal y como hemos comentado, en el Valle del Paraíso o Paradise Valley nos aguarda un paseo, una ruta senderista. Aunque a lo largo del recorrido se dispone del agua del río Tamraght para refrescarse, es recomendable que si esta excursión se hace en temporada veraniega, e incluso en primavera, madrugar un poco y llevar agua y alimentos, para evitar así algún problema de deshidratación durante el itinerario.

Por supuesto, también es bueno llevar crema solar, traje de baño y el calzado oportuno. Nada de sandalias o tacones, porque hay quw recorrer un paraje natural rocoso. No es un camino largo, pero hay que ir cómodos, evitar futuras ampollas y también posibles esguinces por un zapato inestable.

La ruta por Paradise Valley

Al llegar a Paradise Valley, inmediatamente se ve una zona de aparcamiento para dejar el automóvil, y allí empieza el camino. No hay pérdida posible, ya que los apenas dos kilómetros de senda están perfectamente señalizados. El camino siempre va discurriendo junto al agua.

 
Cascada y pequeña laguna en Paradise Valley, Marruecos.

Hay personas que se quedan al principio de la ruta, donde hay unas grandes pozas perfectas para el baño en la garganta de Assif Tamraght. Sin embargo, quedarse ahí supone perderse los mejores lugares de Paradise Valley, que aparecen precisamente más adelante.

Nos referimos a las cascadas de Uadi Tinkert, un escalonamiento de cataratas de lo más fotogénico. Sin dudas, se trata de un lugar que merece la pena conocer en el recorrido por este país.

La gran sorpresa de Marruecos

Como mencionamos con anterioridad, la riqueza de atractivos en Marruecos es muy variada, y va más allá de los tópicos. Un extraordinario ejemplo es Paradise Valley, un espacio natural que nadie se debería perder durante una estancia en la turística en Agadir o durante un viaje a la aventura por el territorio marroquí.