Orongo: una arriesgada competición en la Isla de Pascua

3 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Orongo es un lugar arqueológico de la Isla de Pascua de lo más interesante porque nos habla de las costumbre ancestrales de esta población.

La aldea ceremonial de Orongo es una de las visitas más espectaculares que se pueden hacer en la Isla de Pascua. Y eso es mucho decir, ya que esta isla chilena del Pacífico Sur es uno de los destinos más apasionantes del mundo. Lo es, sobre todo, por guardar muchos misterios y tradiciones ancestrales. Y una de ellas es la peligrosa competición que se realizaba antaño en este lugar.

Dónde está Orongo

Volcán Rano Kau
Volcán Rano Kau

El impresionante volcán Rano Kau es el más grande de la isla y, precisamente allí, se encuentra la aldea de Orongo. Más en concreto, está entre el borde de su cráter y un acantilado que desciende directamente al océano. Un sitio espectacular, magnífico, con unas vistas inolvidables y también azotado por fuertes vientos gran parte del año.

Solo por la panorámica del lugar, con el volcán y varios islotes frente a la costa, ya merece la pena la visita a Orongo. Por eso, es un destino habitual en los recorridos que se hacen por el Parque Nacional de Rapa Nui. No obstante, hay más motivos para visitarlo que maravillarse con esos paisajes, como vamos a ver a continuación.

El conjunto arqueológico de Orongo

Hoy en día, Orongo es un sitio arqueológico en el que podemos ver casas construidas en basalto, algo muy extraño en la Isla de Pascua. Pero, sobre todo, podemos ver donde estuvo un viejo moái, también labrado en basalto y que actualmente se encuentra en el British Museum de Londres.

Además, se pueden ver infinidad de petroglifos grabados en las rocas, así como pinturas rupestres. En definitiva, estamos hablando de un importante vestigio de la cultura de la Isla de Pascua o Rapa Nui, en la lengua local. Todo ese conjunto monumental está muy vinculado con el arriesgado ritual que se comenzó a celebrar en Orongo hace siglos.

Aldea de Orongo
Recinto de Orongo

Los antiguos moáis

Si algo identifica a la Isla de Pascua son los majestuosos y enigmáticos moáis. Se trata de unas grandiosas esculturas cuyo significado no se termina de saber a ciencia cierta, así como tampoco cómo pudieron hacerlos. Pero lo que es seguro es que tenían un uso religioso y, en un momento dado, la población dejó de creer en ellos.

Por supuesto, en un lugar tan sagrado como Orongo también hubo uno. Pero en él ya aparecen las marcas del dios Make Make, que iba a sustituir las viejas creencias en las deidades de los moáis. Y esto está estrechamente vinculado con la competición que tenía lugar en la aldea.

La competición de Orongo

Islotes de Motu enfrente de Orongo
Islotes de Motu

Cuando las creencias en los moáis decayeron, también hubo un vacío de poder. Así que los propios habitantes de la Isla de Pascua decidieron establecer un sistema para elegir quién les gobernaba. Y para eso se creó la competición de Orongo.

Los diferentes clanes se reunían una vez al año aquí y elegían un representante que debía superar una dura prueba para vencer al resto de participantes. Era la competición de Tangata Manu o el Hombre Pájaro. Pero ¿en qué consistía?

Había que bajar corriendo los 300 metros del acantilado que separan Orongo del mar. Y después había que nadar más o menos un kilómetro hasta el islote de Moto Nui. Allí se tenía que buscar un nido de charrán o Manutara y robarle un huevo, con el cual había que retornar al océano y luego a la aldea.

Era toda una proeza física en la que, además, había que esquivar a los tiburones. No es extraño que el vencedor convirtiera a su clan en el jefe del resto.

La prohibición

Aquella prueba de Orongo se mantuvo durante siglos, pero en el XIX, coincidiendo con la instauración del Cristianismo, el ritual se prohibió. No obstante, es parte de su historia y por eso se recrea en una fiesta tan carismática como la Tapati Rapa Nui, la más importante de la isla.

Eso sí, se evitan los peligros reales que sufrían los participantes antaño, ya que no eran extraños los fallecimientos durante la competición. Y lo cierto es que, para hacernos idea de cómo era esa prueba, se puede ver la película Rapa Nui. En ella, aunque sea al estilo hollywoodiense, queda plasmada toda la dureza de ese ritual.

  • Pallarés Torres, M. (2009). La ordenación del territorio en la Prehistoria: el caso de la Aldea ceremonial de Orongo en Isla de Pascua. Cuadernos de Investigación Urbanística.
  • Lee, G., & Horley, P. (2012). Documentation of the sacred precinct of Mata Ngarau (‘Orongo, Easter Island) in the late 19th—early 20th century. Journal of the Polynesian Society. https://doi.org/10.15286/jps.121.4.393-406