Omnia Card de Roma: ventajas y consejos para usarla

· 13 noviembre, 2018
La Omnia Card es una tarjeta turística que permite ahorrar tanto en las visitas turísticas como en los transportes de Roma.

Roma es una de las ciudades más increíbles del mundo. Y la cantidad de lugares de interés para visitar es inmensa. Entrar a todos, o al menos a los más importantes, supone un desembolso considerable. Sin embargo, con la tarjeta Omnia Card puedes conseguir un buen ahorro en las visitas turísticas en la Ciudad Eterna. ¿Quieres saber más?

Ventajas de la tarjeta Omnia Card

Esta tarjeta también tiene el nombre de Rome&Vatican Card. Y más que una tarjeta se podría decir que es un pack. Incluye la Roma Pass de 24 o 72 horas y el acceso al bus turístico conocido como Roma Cristiana, que tiene el objetivo de recorrer los principales lugares de interés de la ciudad.

Coliseo de Roma, uno de los monumentos de la Omnia Card
Coliseo de Roma

La tarjeta Roma Card de 72 horas que va incluida en la tarjeta Omnia Card permite disfrutar de las grandes joyas de la ciudad. Con ella entrarás a los Museos Vaticanos y a la Capilla Sixtina. Incluye además el acceso al claustro de la Basílica de San Pablo Extramuros.

También tendrás acceso gratuito al Coliseo, al Foro, al Palatino, a la Galería Borghese, los Museos Capitolinos, el Museo de Roma y el Castelo  Sant’ Angelo. Aunque eso sí, tendrás que seleccionar dos de ellos.

Por otro lado, tiene la ventaja añadida de que te dará preferencia a la hora de acceder a estos lugares. De esta manera, no solo ahorras dinero, sino el tiempo que de otro modo perderías haciendo cola.

Y junto al acceso gratuito a los lugares mencionados, la Omnia Card tiene otras ventajas. Por ejemplo, disfrutarás de descuentos en otros museos y monumentos de Roma. Y, en el caso de la Basílica de San Pedro, tendrás audioguía gratis.

Cuánto cuesta la tarjeta Omnia Card

Foro, monumento incluido en la Omnia Card
Foro Romano

El precio para adultos es de 113 euros, mientras que para los niños menores de 9 años es de 80 euros. Eso para la tarjeta de 72 horas, aunque hay una modalidad para solo 24 horas que cuesta 55 euros.

La cantidad puede parecerte un poco elevada. Sin embargo, debes tener en cuenta que cada uno de los monumentos tiene un precio que oscila entre los 15 y 20 euros. Es decir, que si te planteas bien la visita a la ciudad y sacas el máximo partido, puedes ahorrarte bastante.

Su validez, como señalábamos, es de uno o tres días, dependiendo de la tarjeta. Pero debes saber que, independientemente del día en que la compres, este contará como completo. De esta manera, lo mejor es que la adquieras temprano por la mañana comiences a disfrutar cuanta antes de sus ventajas.

La tarjeta de puede comprar online o en las oficinas en Roma de O.R.P. Podrás encontrar estas oficinas en lugares próximos a esos atractivos que podrás visitar, como la Basílica de San Pedro o la de San Juan Letrán.

¿Merece la pena la Omnia Card?

Autobús turístico en Roma
Autobús turístico

Todo depende de lo que quieras ver. Pero en líneas generales sí merece la pena. El precio de los monumentos más famosos ronda los 20 euros y entre 8 y 12 euros los menos conocidos. Sin contar que en muchos de ellos si quieres una audioguía tendrás que pagar.

Además, con la Omnia Card podrás usar el transporte público. Esta tarjeta incluye la Travelcard, por lo que podrás usar sin problemas autobuses, tranvía y metro. Para que te hagas una idea, solo la tarjeta de tres días cuesta 17 euros.

Y además, podrás montar en el autobús turístico de la ciudad. Este te hará un tour por Roma que te permitirá disfrutar tranquilamente de sus lugares más famosos. ¿Su precio? 32 euros.

Con lo que te hemos contado ya puedes echar cuentas y decidir si adquirir la Omnia Card merece la pena o no. Hay viajeros son reacios a comprar este tipo de tarjetas porque creen que incluyen cosas que no merecen la pena, que se paga por cosas que al final no se ven.

Sin embargo, en Roma todo merece la pena y seguro que no quieres perderte nada en tu visita. Si es así, no lo dudes y adquiere la tarjeta. Ahorrarás dinero, evitarás hacer colas, tendrás audioguías y podrás moverte en transporte a todos lados… ¿Qué más puedes pedir?