Roma Pass. ¿Conviene adquirir la tarjeta?

· 9 octubre, 2018
Roma es una ciudad con infinidad de lugares para visitar. Adquirir una tarjeta turística es buena idea, pero antes se debe planificar bien qué es lo que se quiere visitar.

Roma Pass es una tarjeta turística con la que poder ahorrar en nuestras vacaciones en la Ciudad Eterna. A continuación, te descubrimos todos los beneficios que ofrece quien la adquiere, así como información de interés relativa a la misma (precio, dónde adquirirla…) para que decidas si te conviene o no comprarla en tu visita a la capital de Italia.

¿Qué es la Roma Pass?

Vista de Roma
Vista de Roma

Como acabamos de decir, la Roma Pass es una tarjeta turística que cuesta poco menos de cuarenta euros y permite disfrutar de diversos descuentos y servicios durante un periodo de 72 horas. Se puede adquirir en las distintas oficias de información turística de la ciudad o en los monumentos y museos afiliados.

Existe la posibilidad de adquirir la Roma Pass de 48 horas. En este caso el precio se reduce a los veintiocho euros. La diferencia respecto a la de tres días, además del coste y la duración, es que con la primera se puede entrar de manera gratuita a los dos primeros museos o sitios arqueológicos que se visiten; y con la segunda, a solo uno.

Ventajas de la Roma Pass

La Roma Pass incluye viajes gratis ilimitados en todos los autobuses y tranvías municipales de la ciudad. También en las líneas A, B, B1 y C del metro.

Además, se puede viajar en los trenes regionales Roma-Lido, Roma Flaminio Piazza del Popolo-Viterbo (hasta Sacrofano) y Roma-Giardinetti en territorio de Roma capital. El transporte de los aeropuertos al centro o los servicios de trenes regionales de Trenitalia quedan así excluidos.

Foro Romano
Foro Romano

La tarjeta turística también permite obtener descuentos en muchas atracciones. Entre ellas el Coliseo, el Foro Romano y el Palatino; el castillo de Sant’Angelo; las termas de Caracalla y las de Diocleciano, los Museos Capitolinos, el Palazzo Massimo alle Terme, la Galería Nacional de Arte Moderno y un largo etcétera.

Asimismo, con la Roma Pass se puede entrar sin la necesidad de hacer colas a varios de los lugares mencionados; obtener descuentos en exposiciones o eventos de empresas colaboradoras; o conseguir un mapa de la ciudad en realidad aumentada, así como una guía de audio multilingüe para crear nuestro propio itinerario turístico.

La Roma Pass tiene la desventaja, en cambio, de que no ofrece ningún tipo de descuento en la Ciudad del Vaticano si queremos visitarla también. En este caso cabría tener en cuenta otras alternativas que más tarde veremos.

Entonces, ¿la Roma Pass sale rentable?

Coliseo de Roma
Coliseo de Roma

Podríamos decir que sí, pero siempre que no sea posible acogerse a otros descuentos, o cuando se vaya a hacer un uso intensivo de la tarjeta. Es decir, si se pretende entrar al interior de diversos monumentos y museos.

También conviene porque incluye de forma gratuita el transporte. No hay que olvidar que Roma es una ciudad grande y que tarde o temprano tendremos que recurrir a él para trasladarnos a algún lugar y  así ahorrar tiempo en el desplazamiento.

Sin embargo, cabe recordar que Roma es como un museo al aire libre en el que muchos de sus encantos son totalmente accesibles, como sus barrios, sus iglesias, la Fontana di Trevi o sus plazas.

Alternativas a la Roma Pass

Basílica de San Pedro del Vaticano
Basílica de San Pedro

Para beneficiarse de diversos descuentos existe otra tarjeta turística: la Roma Archaeologia Card, que cuesta poco más de veinticinco euros y tiene una validez de siete días.

Con ella se puede entrar gratuitamente en muchos restos de la Antigua Roma, como a los Foros Romanos, al Palatino o al Coliseo, pero no incluye el transporte público de la ciudad.

También habría que hablar de la Omnia Card, que, además de presentar todas las ventajas de la Roma Pass, incluye los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina, la Basílica de San Pedro con guía de audio gratuita; o el recorrido en autobús turístico por la ciudad. Todo ello, eso sí, por la cantidad de ciento trece euros y de ochenta para los niños.

Como ves, hay diferentes posibilidades. Lo mejor es que prepares con tiempo tu viaje a Roma, decidiendo qué quieres ver y cómo vas a moverte por la ciudad. De esta manera te resultará más fácil elegir la tarjeta turística a la que puedas sacar más beneficio, o no adquirir ninguna, si no lo ves claro.