Las 4 obras de Tiziano más famosas

· 6 septiembre, 2017
Si hablamos de artistas polifacéticos, probablemente Tiziano, referencia inequívoca del Renacimiento en Italia, sea uno de los primeros nombres que surjan. Repasamos sus obras más codiciadas.

El arte es uno de las aficiones más apasionantes y que más personas comparten en el mundo. ¿Eres tú una de ellas? Si es así, no puedes dejar de saber cuáles son las mejores obras de Tiziano y dónde están ubicadas, porque quizá ese sea un recorrido magnífico para tu próximo viaje. 

Quién fue Tiziano

Para aquellos que no tengan muchos conocimientos sobre arte, hablaremos un poco de este famoso artista italiano y de por qué sus obras merecen ser destacadas . Tiziano fue un pintor italiano nacido algo más tarde que Boticelli, pero que, como él, dejó una huella imborrable.

Autorretrato de Tiziano
Autorretrato – commons.wikimedia.org

Este es uno de los grandes artistas del Renacimiento y también uno de los mayores exponentes de la Escuela Veneciana. Sus compañeros artistas lo llamaban ‘el sol entre las estrellas’, pues su brillante carrera no podría mantenerse oculta.

Fue un pintor muy versátil; estaba capacitado para pintar paisajes, retratos, escenas mitológicas o cualquier otra cosa que se propusiera. Por supuesto, sobresalía en cualquiera de estas elecciones.

Es más, no mantuvo un mismo estilo durante toda su vida. De hecho, llegó a cambiar tanto que los admiradores de su trabajo dudaban si obras tan distintas podían haber salido de una misma mano.

Un artista en toda regla, que no pasó inadvertido. Estas y otras muchas razones hacen que Tiziano merezca que hablemos de sus obras, y que incluso hagamos un viaje para verlas.

¿Dónde están las obras de Tiziano más famosas?

Son muchos los trabajos de este artista repartidos por el mundo. También dejó algunos en techos venecianos y que no podremos ver en otro lugar. Si hay personas que nacen con un don, parece que Tiziano obtuvo varios. Descubramos más sobre este increíble hombre.

1. Ariosto

Ariosto de Tiziano
Ariosto – commons.wikimedia.org

Un retrato sin nombre, en el que descubrieron que se identificaba a Ariosto, un poeta italiano del Renacimiento que fue famoso por sus muchas obras. En la pintura, destaca su mirada desdeñosa y casi arrogante, una pauta que usó el mismo Rembrandt para sus autorretratos.

Se trata de una obra maestra que no se encuentra en Italia. Si quieres admirar esta maravilla de Tiziano, tendrás que viajar a Londres, ya que se encuentra en la National Gallery.

2. Flora

Flora de Tiziano
Flora – commons.wikimedia.org

Una bella pintura hecha en cañamazo y al aceite. En ella se refleja, a través del rostro y el cuerpo de una mujer, la belleza femenina del Renacimiento.

Esta fabulosa obra sí está en el país natal de Tiziano. Puedes admirarla en Florencia, en la Galería de los Uffizzi, uno de los museos más interesantes de esta ciudad y de toda Italia.

“Toda pintura es un hecho: las pinturas están cargadas con su propia presencia”
—Andy Warhol—

3. La Asunción de la Virgen

Asunción dela Virgen de Tiziano
Asunción de la Virgen – commons.wikimedia.org

Un óleo sobre madera que fue terminado en 1518. Destaca su gran tamaño, ya que mide casi 7 metros de alto por 3,6 de ancho. Esta fue, sin duda, una de las obras de Tiziano más famosas y que impulsó lanzó la popularidad del pintor. Se halla en la Basílica de Santa María, de Venecia. 

En el cuadro se observan tres capas, y en cada una de ellas se relata una historia. En la primera, vemos a los apóstoles con los brazos hacia el cielo, a excepción de Pedro (sus brazos están cruzados).

Por su parte, en la segunda, la Virgen María, con un manto azul y rojo, vuela entre ellos y Dios rodeada de querubines. Finalmente, en la tercera, Dios la espera de pie sobre una nube, acompañado de un querubín que sostiene la corona santa.

4. La Bacanal

La Bacanal, una de las obras de Tiziano
La Bacanal – Prado / commons.wikimedia.org

Fue un encargo de Alfonso D’este, duque de Ferrara, quien sin duda quedó muy satisfecho con el resultado. En él se representa una fiesta del dios del vino, Baco. En todo el cuadro se siente la alegría y sensualidad que un ambiente lleno de vino desprende; algún desnudo matiza el toque sensual.

Todos los personajes están como agitados, lo que hace pensar que están realmente en una fiesta. Esta es una de las obras de Tiziano que deja ver el talento que tenía este versátil pintor para dar vida a algo inerte. Esta obra se exhibe en el Museo del Prado de Madrid.

Madrid, Londres, Florencia y Venecia es el recorrido que tendrás que hacer si quieres conocer en persona estas obras de Tiziano. No es una mala idea; ¿te apuntas?