Lo que NO debes hacer si viajas al exterior

Edith Sánchez · 21 septiembre, 2019
Si viajas al exterior, te darás cuenta de que algunas cosas no funcionan igual que en tu lugar de origen. Hay algunas claves para evitar problemas y no terminar pagando de más por bienes o servicios que no lo merecen.

Puede que haya cosas que te parezcan obvias en tu lugar natal, pero pueden cambiar radicalmente si viajas al exterior. Esto se aplica, principalmente, cuando vas a un lugar que tiene una cultura muy distinta a la que estás acostumbrado. Sin embargo, siempre que se viaja a otro país, aunque sea vecino, encontrarás diferencias.

También hay toda una serie de creencias sin fundamento. Solo si viajas al exterior compruebas que no eran tan ciertas algunas recomendaciones sobre las que habías oído hablar. Lo mejor, como siempre, es informarte adecuadamente antes de viajar.

Para no llevarte sorpresas desagradables, gastar más de la cuenta o exponerte innecesariamente, enseguida vamos a darte algunos consejos. Estas recomendaciones te ayudarán a evitar situaciones incómodas. Veamos.

1. No reserves con demasiada antelación

Existe la creencia errónea que si reservas un vuelo con un año de anticipación vas a obtener mejores precios. No siempre es así. Lo aconsejable es que hagas la reserva en un lapso no mayor a los 76 días, ni menor a los 47. De lo contrario, podrías estar pagando las tarifas más altas. Y es posible que solo te des cuenta de ello cuando ya sea tarde.

2. Si viajas al exterior, no lleves una sola tarjeta

Hombre pagando con una tarjeta de crédito

Como seguramente ya sabes, cuando viajas es mejor no llevar mucho efectivo. Las tarjetas de crédito son la mejor alternativa, excepto si va a visitar algún lugar muy remoto.

En todo caso, no es buena idea llevar una sola tarjeta de crédito. Muchas personas hacen eso para prevenir mayores pérdidas en caso de robo, pero no es buena idea. Mejor que lleves una segunda tarjeta de emergencia y que la guardes en un lugar diferente al habitual.

3. Ir a la zona turística

Muchos viajeros piensan que su lugar natural dentro de un destino en el extranjero es la zona turística. Puede que no sea así. Si el sitio tiene buenas conexiones de transporte, lo mejor es que hagas precisamente lo contrario: alejarte de la zona con mayor turismo. Por obvias razones, suele ser el área más costosa.

Y no porque pagues más vas a tener mejor comida o mayor calidad de alojamiento. En ocasiones, los hoteles son más costosos y de menor calidad en esas áreas, al igual que la comida. La única ventaja que tienen es la ubicación, pero reiteramos: si hay buen sistema de trasporte, un sitio alejado de la zona turística es una opción mucho más interesante.

4. Tener claro el tema del cambio de moneda

Mujer cambiando divisas

Frente a este punto no hay una regla fija. Algunas veces es mejor cambiar el dinero en tu país de origen antes de viajar. En otros casos conviene hacer el canje en el lugar de destino. Precisamente, por no haber normas universales, lo mejor es que te informes bien antes de viajar.

Sin embargo, por lo general es mejor ir de una vez con la moneda que se maneja en el destino elegido. Si se trata de un sitio que no conoces, es posible que pagues de más o no encuentres fácilmente dónde cambiar.

5. Reservar visitas en los sitios asociados

Si eres de los que planifica todo al detalle, probablemente querrás reservar las visitas turísticas con suficiente antelación. Esto es buena idea para los casos en los que la reserva se hace directamente con el museo o la atracción a la que quieres ir.

Es mejor evitar hacerlo a través de intermediarios, ya que probablemente vas a pagar precios más altos. Así mismo, el coste de algunas excursiones es negociable en el sitio de destino, pero no a través de Internet.

6. El roaming cuando viajas al exterior

Viajero con un móvil

El tema de estar conectado se ha vuelto indispensable para muchas personas. Incluso puede ser una necesidad y una medida preventiva si viajas al exterior. Sin embargo, eso no quiere decir que tengas que pagar una fortuna para ello. El roaming, en general, es bastante caro. Lo mismo cabe para los planes de datos para el extranjero.

Por eso, lo mejor que puedes hacer es adquirir un chip o una SIM en el lugar de destino. Incluso hay muchos sitios en que puedes obtenerla gratis en los comercios de telefonía en el aeropuerto. Infórmate cómo funciona el tema en tu sitio de destino y evita incurrir en gastos innecesarios.