Un viaje por la naturaleza en la isla de Kyushu, en Japón

Patricia Hernández · 24 abril, 2019
Recorremos la tercera isla en tamaño de Japón. Una isla que encierra infinidad de tesoros naturales.

La isla de Kyushu es la tercera de mayor tamaño de Japón. Tiene siete prefecturas: Fukuoka, Kagoshima, Kumamoto, Miyazaki, Nagasaki, Oita y Saga. Todas ellas ofrecen grandes posibilidades turísticas relacionadas con la naturaleza. Te mostramos los mayores encantos de cada una de ellas. ¡No te quedes sin descubrirlas!

Fukuoka, el corazón de la isla de Kyushu

Túnel de wisteria en Kawachi Fuji en Japón
Túnel de wisteria en Kawachi Fuji

En esta prefectura debes visitar los parques de la capital, Fukuoka. Destacan el parque Ohori, con un gran estanque y un hermoso jardín japonés, y el Minami, situado en una colina con un zoológico y un jardín botánico. Y no dejes de pasear por los campos de flores de Nokono Island o visitar el Uminonakamichi Seaside Park.

Otro plan es trasladarse a Itoshima para admirar sus increíbles paisajes marítimos. Pero hay mucho más, desde disfrutar al aire libre en la instalación deportiva Forest Adventure Itoshima a contemplar enredaderas de wisteria del Kawachi Fuji Garden o visitar el Fuji-Hakone-Izu National Park.

Kagoshima

Vista de Kagoshima
Vista de Kagoshima – claudius_xiv / Flickr.com

Es una de las prefecturas con más atractivos naturales. Aquí merece la pena descubrir el bosque natural de Shiroyama, en la ladera de una colina. En él hay un mirador desde el que obtener unas vistas espectaculares de la ciudad y de Sakurajima, un volcán que permanece en activo y que es el auténtico símbolo de Kagoshima.

Sakurajima fue una isla, pero una gran erupción hizo que se formase un canal de lava que al solidificarse se unió a la península de Osumi. Convertido a día de hoy en un reclamo turístico, aquí se encuentra el observatorio de vulcanología de más alto nivel de Japón.

La actividad volcánica ha generado en Kagoshima numerosos manantiales de aguas termales. Por ello, es un buen destino para disfrutar de los famosos onsen japonenes.

Además, en Kagoshima se debe visitar el Sengaku-en, un gran ejemplo de jardín japonés que data de 1658. Si viajas con niños, aquí se encuentra uno de los acuarios más grandes del país. O puedes pasear con ellos por el parque Minato Odori, un auténtico oasis verde en medio de la ciudad.

Kumamoto y Oita

Onsen en Kurokawa
Onsen en Kurokawa – David McKelvey / Flickr.com

En ambas prefecturas se extiende Aso-Kuju, un parque nacional en el que se encuentra el monte Aso. Este es un volcán que aún permanece en activo y en cuyo alrededor se extienden verdes praderas, lagos, bosques y fuentes de aguas calientes convertidas en baños termales.

En este parque es obligatorio visitar la cadena de volcanes y el monte Komezuja, cubierto de hierba. Si prefieres relajarte, aquí se encuentran los balnearios de Kurokawa y de Nagayu. También te esperan el parque zoológico de Cuddly Dominion y la granja Aso, el mayor parque temático de Kyushu.

Miyazaki y el litoral de la isla de Kyushu

Vista de la garganta Takachiho en la isla de Kyushu
Garganta Takachiho

Una de las bellezas naturales que se pueden encontrar en la prefectura de Miyazaki es la costa Nichinan, frente al océano Pacífico. Se trata de un litoral que atesora un paisaje espectacular, con lugares tan increíbles como la pequeña isla de Aoshima o el cabo Toi, hábitat de los caballos salvajes llamados misaki-uma.

De Nichinan nos trasladamos a Takachiho, donde se sitúa el cañon homónimo por el que discurren las aguas turquesas del río Gokase. La mejor forma de conocerlo y adentrarnos en él es alquilando una barca. Así también podremos acercarnos a las cataratas Manai.

Nagasaki, historia y naturaleza en la isla de Kyushu

Aguas termales en Unzen en  isla de Kyushu
Aguas termales en Unzen

Es conocida por la ciudad del mismo nombre que sufrió un ataque nuclear en la Segunda Guerra Mundial. Más allá de este terrible episodio, esconde naturales interesantes. En Unzen son conocidas las aguas termales Obama Onsen y el monte Unzen, un volcán inactivo desde 1996 por el que hacer senderismo.

Otras maravillas en Nagasaki son sus grupos de islas: las de Goto, célebres por sus playas de aguas color turquesa; Tushima, con un frondoso bosque virgen que embruja a cualquiera; e Iki, un paraíso para los amantes de los deportes náuticos.

Saga

Finalmente, en la prefectura de Saga se puede acudir a la playa Hamatama para ver la puesta del sol o al Uroshino Onsen, donde disfrutar de sus aguas termales y de la tranquilidad. Y también es posible disfrutar paseando por sus numerosos parques, como el Houmansan Park, en Taku.