Visitamos el Museo Naval de Madrid: datos prácticos

El Museo Naval es uno de esos museos de Madrid poco conocidos, pero de gran interés. Vamos a recorrer sus salas y a ofrecer algunos datos muy interesantes sobre él.

El Museo Naval suele pasar desapercibido para muchos turistas que visitan la capital española. Sin embargo, es uno de los más interesantes de Madrid. A continuación, te damos una serie de información que te hará comprender por qué es tan especial, así como diversos datos que te serán de utilidad a la hora de visitarlo. ¿Nos acompañas?

Origen del Museo Naval de Madrid

Para conocer los inicios del Museo Naval tenemos que remontarnos hasta el 28 de septiembre de 1792, cuando Antonio Valdés y Fernández Bazán, Secretario de Marina de Carlos IV, quiso crear un espacio que reuniese “todas las ciencias que son necesarias para la completa instrucción del Cuerpo de la Armada”.

MAquete en el Museo Naval de Madrid
Maqueta de un galeón – Jose Luis RDS / Flickr.com

Con el objetivo bien delimitado, el capitán de navío Josef de Mendoza y Ríos viajó hasta Francia y Gran Bretaña para comprar libros, mapas y otros materiales que fueran de interés y utilidad. Asimismo, varios tenientes de navío fueron a los distintos archivos españoles a copiar los manuscritos existentes sobre la Marina.

Finalmente, y con todo lo necesario ya reunido, el 19 de noviembre de 1843 la reina Isabel II inauguró provisionalmente el Museo Naval en el Palacio de los Consejos. No obstante, el museo cambió de sede en varias ocasiones: primero se trasladó a la Casa del Platero y después, al Palacio de los Ministros.

El museo se reabrió nuevamente en octubre de 1932 en el edificio que lo alberga actualmente y que era sede del Ministerio de Marina. Desde entonces, y hasta 1972, el contralmirante Julio Guillén Tato dio forma al centro hasta convertirlo en el que, prácticamente, conocemos hoy en día.

Qué ver en el Museo Naval

Mapa de Juan de la Cosa en el Museo Naval
Mapa de Juan de la Cosa – Jose Luis RDS / Flickr.com

La construcción consta de veinticinco salas en las que se trata de mostrar la historia de la Marina española, así como la de los marinos más ilustres y la de los combates navales. Para ello, además, existen dos itinerarios o, dicho de otra forma, un recorrido cronológico y diversos espacios monográficos.

Por otro lado, algunos de los objetos que se pueden ver en el Museo Naval son los mapas, entre los que destaca el mapamundi del siglo XVI que Juan de la Cosa mostró a los Reyes Católicos y en el que aparece América por primera vez. También hay numerosos instrumentos de navegación.

Mención aparte requieren las maquetas de los barcos que alberga y en las que se pueden ver las diferentes partes que los conformaban; o los resúmenes de algunas de las batallas navales más significativas de nuestra historia naval, como la batalla de Trafalgar contra los ingleses.

“Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho.”

-Antoine de Saint-Exupéry-

Horario y precio del Museo Naval

Sala del Museo Naval
Museo Naval – Jose Luis RDS / Flickr.com

El Museo Naval permanece abierto de martes a domingo de diez de la mañana a siete de la tarde. Por tanto, cierra tanto los lunes como los siguientes festivos: 1 y 6 de enero; 24, 25 y 31 de diciembre. Asimismo, durante el mes de agosto el horario de acceso se reduce hasta a las tres de la tarde.

Respecto al precio, el Museo Naval pide una aportación voluntaria de tres euros, con la intención de que se contribuya al mantenimiento del centro. En el caso de querer saber más sobre lo que se expone, se puede participar en alguna de las visitas guiadas que se realizan los fines de semana de manera totalmente gratuita.

Ubicación y cómo llegar al Museo Naval

Globo terráqueo en el Museo Naval
Globo terráqueo – tamorlan / commons.wikimedia.org

El Museo Naval está ubicado en la primera planta del Cuartel General de la Armada en el Paseo del Prado, por lo que llegar hasta él es muy sencillo. Basta con coger algún medio de transporte público, como el autobús. Las líneas que van hasta el museo son numerosas (la 1, 2, 14, 27, 37, 146, 150, 202 y 522)

Otras opciones son tomar el metro (línea 2 hasta la estación Banco de España) o el tren de cercanías (estaciones de Recoletos y Atocha). También se puede ir andando, al tratarse de una ubicación céntrica, o en coche. En caso de elegir la última posibilidad se puede aparcar en el garaje de pago de la calle Montalbán o en el de la plaza de las Cortes.

Fotografía de portada: M.Peinado / commons.wikimedia.org

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar