El Moulin Rouge, un gran espectáculo parisino

· 4 junio, 2018
Lo inmortalizaron artistas de la talla de Toulouse-Lautrec. Con más de un siglo de vida, el Moulin Rouge sigue ofreciendo uno de los mejores espectáculos de cabaret del mundo.

El Moulin Rouge es el cabaret más grande y famoso del mundo. Este gran espectáculo es, por ello, una de las atracciones más turísticas de París. Un lugar lleno de encanto, carácter, originalidad y, sin duda alguna, mucha magia.

Parada casi imprescindible

Moulin Rouge
Skitterphoto / Pixabay.comc

Visitantes de todo el mundo que llegan a la capital francesa desean asistir a una de las sesiones que ofrece este histórico cabaret. La esencia del Moulin Rouge es única, no deja indiferente a sus espectadores. Su historia, sus bailarines y su espíritu hacen de este show algo inolvidable.

Y, aquellos que no puedan o no deseen ver el espectáculo, acaban también a las puertas del Moulin Rouge. Pocos pueden resistirse a la tentación de contemplar su mítico exterior y llevarse, al menos, un recuerdo en forma de fotografía.

Pero si quieres conocer este famoso espectáculo o estás programando un viaje a París y sientes curiosidad, sigue leyendo. Te contamos lo más interesante del Moulin Rouge.

El Moulin Rouge, un gran espectáculo parisino

El Moulin Rouge forma parte del espíritu y la historia de París. De hecho, podemos ver la presencia de este gran show en muchos lugares de la ciudad. En cada tienda de souvenirs encontrarás detalles relacionados con este cabaret.

Ubicación

Moulin Rouge de noche
Taz – Skitterphoto / Flickr.com

El cabaret del Moulin Rouge se encuentra en el distrito XVIII. En concreto, en el barrio de Montmartre, el barrio bohemio por excelencia. Junto con la basílica del Sagrado Corazón, este lugar es una de las atracciones más importantes de la zona y parada obligatoria.

Lo encontrarás en el boulevard de Clichy, una gran avenida conocida por su relación con los cabarets y la vida bohemia. Además de acoger al grandísimo Moulin Rouge, la avenida está repleta de cafés clásicos, bares modernos, clubes de strip-tease, etc.

En el momento en el que llegas a esta calle y observas las luces el espíritu del Moulin Rouge te envolverá. Además, en Montmartre, a menos de un minuto del local se encuentra su tienda oficial. Allí, podrás comprar diversos artículos realmente originales.

Y un detalle más, la tienda está al lado de la cafetería Les Deux Moulins, donde se rodó la película Amélie. Un buen plan será conocer este ambiente tan singular y acabar la visita tomando un café en su terraza.

Historia

Cartel del Moulin Rouge
Bonnot / Wikimeia Commons

Este gran cabaret fue fundado en 1889 por el español Josep Oler y el francés Charles Zidler. Desde sus inicios, el Moulin Rouge destacó como espectáculo original, único y desenfadado. Es más, marcó un antes y un después para la ciudad de París.

Nació en plena Belle Époque, en uno de los barrios de moda de aquel momento. Ello hizo que enseguida ganara fama y fuera inspiración de pintores de la talla de Toulouse-Lautrec o Renoir. 

Sus famosas bailarinas protagonizarían cuadros, carteles y dejarían boquiabiertos a los espectadores con sus entonces atrevidos bailes. Un ambiente desenfado y alegre que hechizaría también a otros personajes famosos como Oscar Wilde.

Tras un periodo de decadencia, el Molin Rouge renacía a mediados de los años 50. Hoy por su sala pasan nada menos que 600.000 espectadores cada año, lo que demuestra que sigue siendo el cabaret más célebre del mundo.

El espectáculo

Espectáculo del Moulin Rouge
Roderick Eime / Flickr.com

El espectáculo comienza incluso antes de que se abra el telón. El recorrido que hay que hacer hasta llegar al teatro-restaurante está pensado para sorprender. Los cuadros, las cortinas, las lámparas y la puesta en escena llevan otras épocas y dejan sin palabras antes de que el show comience.

Ya en el escenario, los protagonistas son los artistas de su ballet. Un ballet formado por decenas de bailarines con unas cualidades muy especiales que tienen que entrenar duramente para dar vida a un espectáculo vibrante.

Además, entre los actos se disfruta de números artísticos a cargo de acróbatas, gimnastas e incluso malabaristas de todas partes del mundo. Así, el del Moulin Rouge es un espectáculo completo en el que el asombro, la sorpresa y hasta la emoción estarán presentes en las cerca de dos horas que dura.

Sin duda alguna, asistir al espectáculo del Moulin Rouge, a pesar del precio, es una experiencia inolvidable. Y eso sí, si vas a viajar a París y quieres verlo, reserva con antelación.

Fotografía principal: Paul / Flickr.com