5 motivos para visitar la ciudad de Teruel

Teruel es una ciudad española pequeña, pero con suficientes encantos como para descubrirla en una escapada.

La ciudad de Teruel, al sur de Aragón, es una urbe tan pequeña como interesante. Lo cierto es que los turolenses pueden hablar sin rubor de ese minúsculo tamaño, ya que en esa superficie se acumulan numerosos reclamos turísticos, algunos de ellos de primera categoría. Por eso, te vamos a dar motivos por los que deberías plantear una escapada a Teruel.

Teruel sorprende

Fuente de los amantes de Teruel
Fuente de los Amantes – Tono Balaguer

El eslogan de “Teruel Existe” se hizo popular hace unos cuantos años, y sería acertado inventarse otro de carácter más turístico que dijera: Teruel Sorprende.

Sí, sorprende por su arte mudéjar y por la leyenda de los amantes que tanta huella han dejado. Sorprende por sus productos gastronómicos, sorprende por su ambiente tranquilo y también por sus toques de modernidad. Todos estos serían motivos para visitar la ciudad de Teruel.

“La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos.”

– Enrique Larreta-

La mejor arquitectura mudéjar

Catedral de Teruel
Catedral de Teruel – Tono Balaguer

El estilo mudéjar es algo que solo se da en España. En ningún otro país del mundo hay ejemplos de arquitectura mudéjar, al tratarse de unas construcciones que se realizaron en lugares reconquistados a los musulmanes, pero siguiendo sus patrones artísticos.

Por tanto, es un estilo artístico de lo más exclusivo, y la ciudad de Teruel atesora algunas de las más valiosas joyas de esa época. Todo el mudéjar de Teruel está considerado desde hace décadas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En él se incluyen las hermosas torres del Salvador y San Martín, dos campanarios levantados en ladrillo pero adornados con un repertorio cerámico esplendoroso. Y también se incluye la catedral turolense, en cuyo interior hay una techumbre pintada de madera excepcional.

El modernismo de la ciudad de Teruel

Casa El Torico en la Ciudad de Teruel
Casa El Torico – Carlos Octavio Uranga / Flickr.com

El mudéjar es el estilo arquitectónico más emblemático de Teruel, pero ciertamente hay otro que también tiene un gran protagonismo. Hablamos del modernismo que, pese a desarrollarse en esta zona de Aragón, es una extensión del modernismo hecho a comienzos de siglo XX en Cataluña.

De allí llegó el arquitecto Pau Monguió, que durante varios años levantó en el centro turolense algunos edificios muy interesantes. Hablamos de Casa Ferrán, La Madrileña o la más llamativa de todas, la Casa El Torico.

La plaza del Torico

Plaza del Torico en la ciudad de Teruel
Plaza del Torico – KarSol / Shutterstock.com

Todas esas casas o están en la propia plaza del Torico o en sus calles adyacentes. Y es que este espacio urbano peatonal es el corazón de Teruel. El mejor lugar para conocer su esencia tranquila.

Un sitio ideal también para buscar una taberna o un restaurante y degustar la gastronomía local. Una degustación en la que no deben faltar ni el jamón ni los quesos de la provincia.

Los amantes de Teruel

Mausoleo de los amantes de Teruel
Mausoleo de los amantes de Teruel – Mikel Agirregabiria /Flickr.com

Muy cerca de esa plaza está la iglesia de San Pedro. No es la más hermosa de las iglesias, pero es el sitio que tiene anexo uno de los lugares más venerados de la ciudad. Y es que el Mausoleo de los Amantes es visita imprescindible en la ciudad de Teruel.

¿Quién no ha oído hablar de los amantes de Teruel? Dos jóvenes de leyenda, Diego de Marcilla e Isabel de Segura que en el siglo XIV se enamoraron pero nunca llegaron a casarse por los enfrentamientos entre familias. Ellos protagonizan el relato más célebre de la ciudad.

Un relato al que se le han dedicado obras de teatro, libros, cuadros del Museo del Prado y esculturas. Y desde hace unos años, toda la ciudad los recuerda en febrero representando al aire libre este romance, en el que participa y se disfraza toda la población. Por todo ello, a Teruel también se la conoce como la Ciudad del Amor.

Dinópolis

Dinópolis en Teruel
Dinópolis – Turol Jones / Flickr.com

Los amantes y el arte mudéjar son los más grandes reclamos de la ciudad aragonesa para atraer visitantes. Pero en los últimos tiempos ha surgido otro motivo de lo más atrayente. Es Dinópolis, un enorme parque temático y una exposición ambientada en la época de los dinosaurios.

Es un montaje realmente espectacular y en continua renovación, donde niños y mayores disfrutan con esta etapa histórica y, además, aprenden de forma divertida muchas cosas. La razón de Dinópolis es la abundancia de restos paleontológicos y de dinosaurios hallados en la provincia.

De hecho, Dinópolis tiene su principal sede en la capital, pero tiene otras varias repartidas por toda la provincia. Es el denominado Territorio Dinópolis, con atractivos en lugares como Peñarroya de Tastavins, Galve, Ariño o Albarracín. Una magnífica excusa para recorrer estas tierras para muchos desconocidas.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar