Visitamos los monasterios de Fruska Gora en Serbia

Sonia Budner·
30 Enero, 2019
De los 35 monasterios que hubo en Fruska Gora, hoy solo se conservan 16, pero son una parte esencial de la historia y la identidad serbia.

Los numerosos monasterios ortodoxos del Parque Nacional de Fruska Gora se crearon con intención de preservar la identidad y la religión de estas tierras serbias. Se construyeron en el siglo XV, casi en la frontera con Croacia. Fruska Gora, la “montaña sagrada”, como se la conoce, se caracteriza por su aislamiento y difícil acceso.

Las joyas de Fruska Gora

La construcción de una cadena de monasterios en este territorio lo convirtió en una tierra de peregrinaje y devoción. Son 16 monasterios los que quedan aún en pie, de los 36 que se levantaron originalmente.

Monasterio Novo Hopovo en Fruska Gora
Monasterio Novo Hopovo – Pudelek / Wikimedia Commons

Están ubicados entre los frondosos bosques centenarios y los numerosos viñedos de esta montaña. Los monasterios de Fruska Gora están bajo la protección de la Unesco y guardan numerosos frescos, bibliotecas, tesoros y una arquitectura barroca y morava de la Serbia medieval.

Hace 90 millones de años, la montaña Fruska Gora era una isla en el mar de Panonia. Cuando el mar se secó, la isla se convirtió en la única montaña en la llanura Vojvodina.

Sus laderas parecen arrecifes donde se esconden bosques de robles, hayas y tilos. Su pico más alto, el Crveni Cot se alza más de 500 metros sobre el nivel del mar. Toda Fruska Gora esta llena de valles escondidos que hacían de ella el lugar perfecto para la construcción de los monasterios. Vamos a recorrer tres de ellos.

Monasterio Grgeteg

Monasterio Grgeteg en Fruska Gora
Monasterio Grgeteg – Dekanski / Wikimedia Commons

Es uno de los monasterios de Fruska más importantes. Se construyó después de la caída del estado de Serbia, en 1459, por el déspota Vuk Branković. Durante la guerra austro-turca fue incendiado, y poco después se abandonó. En 1770 se reconstruyó sobre las ruinas del anterior y está dedicado a San Nicholas.

En este monasterio, lo más importante es la copia auténtica del icono de la maravilla del monasterio Chilandari. Se le conoce como el icono de las “Tres Manos de la Virgen María”.

El icono de las tres manos es venerado desde el siglo noveno y la época de los iconoclastas. Permanece como el icono de protección de la montaña Fruska Gora y sus monasterios medievales.

Cuenta la historia que el califa de Damasco fue informado que el monje Juan estaba cometiendo actos de traición contra él. El califa dio órdenes de cortar la mano del monje y llevarlo al mercado. El monje le rogó a la virgen para que le sanara la mano cortada. Poco después la vio en su sueño, prometiéndole una curación rápida.

Al despertar de su sueño, el monje Juan vio que su mano estaba ilesa. En agradecimiento por esta curación, el monje colocó en el icono una mano hecha en plata, por la cual recibió su nombre: “de las tres manos”.

Monasterio de Novo Hopovo

Frescos del monasterio de Novo Hopovo en Fruska Gora
Frescos de Novo Hopovo – Eulenspiegel / Flickr.com

Es uno de los monasterios más grandes de Fruska Gora. Es una de las estructuras religiosas serbias mejores conservadas y más importantes de su época. Su arquitectura es una mezcla maravillosa del estilo tradicional moravo y de las artes religiosas europeas e islámicas.

Conserva unas importantes reliquias del santo al que está consagrado. Entre sus joyas se encuentran varios frescos. El primero, pintado en 1608 por un maestro desconocido, está en la nave central de la iglesia. También podemos recrear la vista con los frescos en el nártex que se pintaron 50 años más tarde.

Monasterio Vrdnik

Monasterio Vrdik en Fruska Gora
Monasterio Vrdik

El monasterio Vrdnik se estableció en el siglo XV, antes de la ocupación turca de Serbia. Aunque no hay datos exactos del tiempo de su fundación. Su historia comienza con el evento posterior a la gran migración de los serbios, a fines del siglo XVII.

La iglesia original del monasterio Vrdnik se construyó en piedra y ladrillos y el techo era de tejas de roble. Esta iglesia se amplió para albergar las reliquias sagradas del Santo Príncipe Lazar, muerto en la batalla de Kosovo en 1389.

De esta manera, podía recibir a las numerosas peregrinaciones que vinieron a rendirle homenaje. La iglesia del monasterio Vrdnik es grande, con una pequeña cúpula de estilo clasicista. Cuenta, además, con un interior amplio y luminoso.

Otras joyas de Fruska Gora

Después de una larga caminata visitando los monasterios de Fruska Gora, recomendamos visitar alguno de los dieciséis lagos artificiales de la montaña mágica. Allí se puede nadar durante el verano, o incluso pescar.

El lago Borkovac es uno de los más recomendados porque posee un campamento acuático con cuatro cabañas y una playa maravillosa. ¡Qué lo disfrutes!