Conoce el monasterio Món Sant Benet cerca de Barcelona

28 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Es un antiguo monasterio transformado, primero, en casa de veraneo y, después, en centro de ocio y de cultura.

El monasterio Món Sant Benet de Bages es un estupendo ejemplo de evolución positiva para un monumento. Una muestra de cómo el patrimonio histórico y artístico puede volver a la vida tras varios siglos de existencia. En este caso, una renovación en la que han intervenido algunos de los grandes nombres del arte catalán del pasado siglo XX.

Historia del monasterio Món Sant Benet

Interior del moansterio de Mon Sant Benet
Interior del monasterio – ANSELM PALLÀS – Flickr.com

Los inicios de este conjunto monumental nos trasladan cientos de años atrás. Concretamente al siglo X. Fue entonces cuando se creó el germen del monasterio Món Sant Benet con una pequeña comunidad de monjes.

Si bien, conforme fue avanzando la Edad Media esa comunidad creció, y también la abadía. De hecho, fue en el siglo XII cuando se levantaron las grandes joyas del actual monumento: su iglesia y, sobre todo, el espectacular claustro románico.

Los monjes permanecieron en este lugar durante siglos, hasta el XIX concretamente, cuando fue abandonado. Sin embargo, en 1907 su historia iba a dar un giro, ya que fue adquirido por la familia del célebre pintor catalán Ramón Casas.

Los nuevos propietarios transformaron el viejo monasterio en residencia de verano. Para ello, contaron con los diseños de uno de los grandes arquitectos del modernismo: Josep Puig i Cadalfach.

El monasterio Món Sant Benet en la actualidad

Sala del monasterio de Mon Sant Benet
Estancia del monasterio – ANSELM PALLÀS / Flickr.com

Si hasta aquí os hemos contado el pasado del monasterio Món Sant Benet, ahora os contaremos su presente. Es un monumento que, por supuesto, se puede visitar, pero es mucho más que eso. Se ha convertido en un innovador centro turístico y cultural.

En cuanto a las visitas al monasterio, todo su valor se puede reconocer gracias a un montaje museístico y escenográfico de lo más moderno, que nos permite sumergirnos en su historia, la más lejana y la más cercana. De hecho, es un referente no solo para el turismo, sino también para la cultura.

Pero además, se ha aprovechado el entorno del monasterio Mon Sant Benet para generar innovadoras iniciativas relacionadas con el paisaje. Y también con la gastronomía, ya que aquí se ha abierto un centro internacional de investigación de la cocina.

Las zonas de Món Sant Benet

Bodega del monasterio Mon Sant Benet
Bodega del monasterio – Enric / Wikimedia Commons

En el conjunto del monasterio Món Sant Benet se diferencian varios ámbitos. En primer, lugar el propio monasterio, donde no solo se hacen visitas, también se ha creado una sala de congresos. Además, hay una sala de encuentros en el edificio llamado La Fábrica, donde se venden las entradas y está el restaurante La Fonda.

Pero hablando de comida, hay que mencionar la sede de la Fundación Alicia, la creadora del centro de investigación gastronómica. Cuenta con un laboratorio-cocina, un auditorio y también una cocina ideada para los niños. Y por último, está el Hotel Món, de 4 estrellas.

La oferta de Món Sant Benet

Galería de Mon Saint Benet
Galería del monasterio – Enric / Wikimedia Commons

De todo lo dicho hasta ahora, se deduce que el monasterio Món Sant Benet es un lugar que no solo se puede visitar, también es posible alojarse allí y comer, comer muy bien. Hasta aquí vendría a ser un completo centro de vacaciones y de ocio.

Sin embargo, su apuesta va más allá. Dispone de un programa de visitas y actividades de lo más sugerentes para todo tipo de público. Por ejemplo, se pueden hacer catas de productos agrícolas de las proximidades.

Igualmente, se puede optar entre distintos tipos de visitas. Unas nos trasladan a la Edad Media, y otras a los efervescentes años del modernismo catalán. Y desde luego, se pueden seguir las actividades gastronómicas de la Fundación Alicia, la cual trabaja con todo tipo de público, pero sobre todo con niños.

En fin, que la visita al monasterio Món Sant Benet es toda una aventura. E incluso siempre se puede repetir, ya que su variedad de actividades nos permitirá descubrir el lugar desde otra perspectiva.

Por cierto, ¿dónde está este sitio que no te puedes perder? El monasterio Món Sant Benet se encuentra en la población de Sant Fruitós de Bages, al noroeste de Barcelona. Por carretera desde la capital catalana se tarda aproximadamente una hora en llegar.