Monasterio cisterciense de Santes Creus, una joya en Tarragona

· 19 febrero, 2016

En nuestro afán por conocer cada día un poco más este mundo, nos acercamos a uno de los mejores ejemplos de arte religioso de España, el monasterio cisterciense de Santes Creus, en Aiguamúrcia, en la provincia catalana de Tarragona.

El monasterio cisterciense de Santes Creus

Monasterio de Santes Creus
Monasterio de Santes Creus – Philip Lange

El monasterio cisterciense de Santes Creus, también conocido como Real Monasterio de Santa María de Santes Creus o de las Santas Cruces es una abadía cisterciense que fue levantada en plena Edad Media, a lo largo del siglo XII, concretamente en 1168, año de su fundación.

Este monasterio se ubica en los límites del término municipal de la población de Aigumúrcia, en la provincia catalana de Tarragona. No obstante, aun no siendo una de las localidades más importantes de la zona, el templo fue elegido por grandes nobles y monarcas medievales como lugar de descanso eterno.

Reyes de gran fama y nobleza como Pedro III de Aragón eligieron ser enterrados aquí, por lo que construyó su propio panteón real donde también podemos encontrar la tumba de su sucesor al trono, Jaime II.

Monasterio deSantes Creus
Monasterio deSantes Creus – Harald Walker / Flickr.com

Durante muchos años el monasterio cisterciense de Santes Creus gozó de fama y grandeza gracias a los donativos de los nobles que elegían sus paredes como lugar de eterno descanso. Sin embargo, Pedro el Ceremonioso decidió trasladar el panteón monárquico al monasterio de Poblet, con lo que el de Aiguamúrcia perdió gran parte de su esplendor a mediados del siglo XIV.

Así estuvo este monasterio hasta 1835, año en que con la desamortización de Mendízábal fue abandonado por la comunidad de religiosos que en él habitaba. De hecho, nadie ha vuelto a residir entre sus paredes y es el único de la Ruta del Císter en Cataluña en el que no se encuentra vida monástica hoy día. No obstante, fue nombrado monumento nacional en 1921.

Monasterio cisterciense de Santes Creus
Dormitorios del monasterio – Rafel Miro / Flickr.com

La Orden del Císter en la Península Ibérica

Tras el avance de los cristianos a lo largo de la Edad Media y el retroceso de los musulmanes por la Península Ibérica, los territorios quedaban muy despoblados. Así fue como la Orden del Císter se estableció en España desde comienzo del siglo XII, fundando monasterios bajo la protección real de los reyes conquistadores.

El monasterio cisterciense de Santes Creus, junto con otros como el de Poblet, fueron levantados bajo mandato y protección de Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona en una zona que se conoció como Cataluña Nueva.

Cómo es el monasterio cisterciense de Santes Creus

Monasterio de Santes Creus
Monasterio de Santes Creus – MARIA ROSA FERRE / Flickr.com

En cuanto al monasterio cisterciense de Santes Creus, debemos decir que es un edificio realmente maravilloso que muestra el arte medieval en estado puro. Austeridad y pureza se suman a la rica y sobria ornamentación de las tumbas reales en el lugar que acogió a la primera comunidad religiosa de la orden de Cataluña.

Este monasterio es actualmente uno de los mejor conservados de toda España. Entre sus encantos se puede visitar la iglesia, de arquitectura sobria y en la que se encuentran junto a las ya citadas tumbas de Pedro el Grande y Jaime II, otras de nobles como Blanca de Anjou o el almirante Roger de Llúria.

“HONORATUR HAC TUMBA QUI SIMPLICITATE COLUMBA
EST IMITATUS REX JACOBUS HIC TUMULATUS,
REX ARAGONENSIS COMES ET DUX BARCINONENSIS,
MAYORICENSIS REX NEC NON CICILIENSIS”

Extracto del epitafio del Rey Jaime II en su sepulcro

También encontramos en la iglesia del monasterio vitrales góticos y retablos del artista José de Tremulles. Junto a ellos, la sala capitular, el dormitorio de los monjes, el escriptorium o el claustro atribuido a Reinart des Fonoll.

Claustro del Monasterio cisterciese de Santes Creus
Claustro monasterio de Santes Creus – nito

Además de la iglesia, el complejo monacal cuenta con otros recintos. Según el orden organizativo del Císter, se levantaba un núcleo integrado por la iglesia, el claustro adosado, la sala capitular, el refectorio, el locutorio y el escriptorium. Anexo a ello también se encuentra la enfermería, habitaciones para jubilados, un palacio real, un cementerio, diversas capillas o un claustro posterior.

  • En el monasterio cisterciense de Santes Creus puedes encontrar un primer recinto que lo componen la puerta de la Asunción, junto a la capilla de Santa Lucía.
  • Un segundo recinto estaría compuesto por la fachada de la iglesia y la Puerta Real, que da entrada al claustro.
  • Por último, encontramos un tercer recinto que lo forma el propio monasterio una vez hemos accedido por la Puerta Real al claustro, alrededor de la iglesia.

Pasear por el monasterio cisterciense de Santes Creus es como un viaje en el tiempo a la misma Edad Media. Andar por su claustro o iglesia sirve como memoria de los primeros pobladores cristianos que llegaron a la Península Ibérica tras el avance que provocó la progresiva retirada musulmana.