La mejor manera de organizar tu maleta de mano

Edith Sánchez · 17 septiembre, 2019
En una maleta de mano y en un bolso de mano puedes llevar todo lo que necesitas para un viaje, incluso si es largo. Solo tienes que aplicar algo de buen criterio y organizar tu equipaje de tal modo que todo quepa. Aquí te damos algunos consejos para lograrlo.

El tema de la maleta de mano se ha vuelto muy importante desde que las aerolíneas decidieron comenzar a estratificar los equipajes. Casi todas las compañías aéreas te permiten llevar un bolso y una maleta de mano con la compra del pasaje de avión. Todo lo demás debes pagarlo.

Así las cosas, es buena idea sacarle el mayor provecho a la maleta de mano. En realidad, puede ser muy beneficioso que te decidas a llevar solamente ese tipo de equipaje. No solo ahorras dinero, sino también tiempo, ya que no tendrás que facturar ni esperar a que aparezca en la cinta de equipaje. Además, te ayuda a ir más ligero.

Hay algunos pequeños trucos y consejos que pueden ayudarte a organizar tu maleta de mano de la manera más práctica. Son recomendaciones sencillas que contribuyen a ganar espacio y a llevar contigo lo que realmente vas a necesitar. Toma nota.

Bolsas organizadoras de viaje: imprescindibles

Mujer haciendo la maleta de mano

Las bolsas organizadoras de viaje son indispensables para ganar espacio y distribuir mejor todo en tu maleta de mano. Estas bolsas son generalmente rectangulares y tienen un cierre completo de cremallera. No tienen nada del otro mundo y se consiguen por bajo precio en muchos almacenes.

Antes de seguir, es necesario comentar algo. Probablemente sabes que la mejor manera de guardar la ropa es en rollito, es decir, doblando las prendas sobre sí mismas hasta que formen un cilindro. Bien. Lo ideal es que no lo hagas prenda por prenda, a menos que se trate de un tejido muy grueso. Más bien trata de armar los rollos con tres prendas por vez.

Dicho esto, quizás habrás notado que los rollos de ropa tienden a expandirse y a hacerse más voluminosos. Ahí es donde entran en juego las bolsas organizadoras. Si pones esos cilindros dentro, los mantendrá comprimidos y ganarás mucho, pero mucho espacio. Por eso las llamamos ‘imprescindibles’.

No llenes de ropa tu maleta de mano

Mujer haciendo el equipaje

Este es uno de los puntos más polémicos porque muchos viajeros quieren llevar ropa de más. No nos cansaremos de insistir en que esto no es necesario. Es un asunto de criterio, y el criterio que debes tener en cuenta es la funcionalidad. Por eso, no pretendas llevarte todo el ropero.

Lo aconsejable es llevar prendas negras para la parte de abajo, ya sea un pantalón, un short o una falda. Resulta muy práctico porque combinan fácilmente con cualquier color que quieras llevar en la parte de arriba. También se ensucian menos y casi siempre tienen un toque de discreción y elegancia.

Si haces cuentas, te sale más económico lavar tu ropa o mandarla lavar en tu sitio de destino que pagar una maleta adicional. Por eso vale la pena que selecciones bien y que elijas calidad, en lugar de cantidad. Si crees que lo necesitas, lleva una muda de ropa un poco más elegante para salir de noche o ir a algún restaurante. En todo caso, no lleves de más.

Más bolsitas en la maleta de mano

Debes destinar una bolsa transparente para los líquidos. Recuerda que en todas las aerolíneas solo te permiten llevar líquidos, cremas y geles por unidades de no más de 100 mililitros, que en total no pueden sumar más de un litro. Piden que todo ello se lleve en una bolsa transparente y con cierre. Esto facilita mucho el paso por los controles de seguridad.

Por lo demás, vas a necesitar otra bolsa para los artículos de aseo, una para el maquillaje, otra para los accesorios y una más para los cables, cargadores, adaptadores y todo ese tipo de artículos para tus dispositivos electrónicos. Todo esto no solo te ayudará a organizarte mucho mejor, sino que dejará espacio en tu maleta de mano y también impedirá que olvides algo.

Los espacios vacíos y el bolso de mano

Hombre con bolso y maleta

Una vez tengas todas tus bolsas organizadoras llenas, ponlas en tu maleta de mano. Verás que siempre quedan algunos resquicios o espacios vacíos entre ellas. Son los lugares perfectos para poner los zapatos, algo más de ropa o cualquier artículo adicional que quieras llevar.

Ahora bien, recuerda que una cosa es la maleta de mano y otra el bolso de mano. Este último debe tener unas dimensiones más pequeñas, pero es muy importante en tu viaje. Coloca allí tus documentos, tu móvil y los artículos personales que puedas necesitar durante el vuelo y un termo para agua.

Sí, ya sabemos que no permiten subir el termo con agua. Llévalo vacío y pídele a la tripulación que te lo llene con agua fresca. Así mismo, a veces es bueno llevar algunos snacks, especialmente si tienes por delante un vuelo largo. Como ves, todo el mundo cabe en un par de maletas pequeñas.