Mariposa Grove y sus secuoyas gigantes

Juan Luis Minarro 17 noviembre, 2016

En Estados Unidos, en el Parque Nacional de Yosemite, se encuentra Mariposa Grove. Allí crecen unos increíbles árboles de asombroso tamaño, espectacular altura e impresionante grosor. Árboles que podrían considerarse como auténticas maravillas de la naturaleza. El nombre de Mariposa se lo asignaron los españoles. Se debe a la gran cantidad de dichos insectos que habitan la zona.

En 1864 el presidente Abraham Lincoln permitió su visita a todos aquellos que lo desearan, declarando esta zona reserva protegida. Aunque estos árboles no son los mas grandes del mundo acaparan la atención de millones de turistas. Todos ellos llegan hasta este paraje con la única intención de admirarlos. Y es que estamos hablando de secuoyas gigantes que adornan un paseo diferente en el que los senderistas se sienten diminutos.

Un sorprendente descubrimiento

Galen Clark fue una de los pocos exploradores occidentales que habitó estas tierras, sin incluir a los indígenas de la zona. A su llegada, Clark se sintió ensimismado ante la contemplación de este fantástico y mágico bosque. Como curiosidad, decidió que nunca más saldría de allí.

Parque Nacional Yosemite
Parque Nacional Yosemite – Lorcel

La historia considera a Galen Clark el primer vigilante de este lugar. Pasó más de 20 años de su vida enseñándolo a los visitantes que hasta allí se acercaban. De esta manera conseguía traspasarles su entusiasmo. En sus charlas trataba de animar a todos a proteger la zona.

Por suerte para él y para el parque, consiguió su objetivo antes de morir. En agradecimiento a toda su dedicación y preservación se le concedió su nombre a una de las secuoyas. Dicho ejemplar se halla a la altura del Mariposa Grove Museum donde también se conserva su cabaña.

“Estudia la naturaleza, ama la naturaleza, acércate a la naturaleza. Nunca te fallará”.

– Frank Lloyd Wright –

Mariposa Grove: la senda de los gigantes

Al dirigir nuestra mirada a la elevadísima copa de las secuoyas descubriremos la buena conservación de estos ancianos árboles. Y es que cuentan con un mínimo de 1800 años de edad. Estos imponentes gigantes se elevan ante los ojos del viajero a decenas de metros del suelo. Desde abajo parece que sus ramas alcanzan el cielo.

Grizzly Giant en Mariposa Grove
Grizzly Giant – Kenneth Sponsler

Uno de los ejemplares más curiosos que podemos encontrar en la reserva tiene dos ramas unidas por la base. Dicho ramaje acaba separándose únicamente en su parte superior. Por este motivo a este conjunto se le ha denominado con el gracioso nombre de “Pareja Fiel”. Seguro que a más de uno le arranca alguna que otra sonrisa.

General Sherman y el Tunnel Tree

General Sherman es un maravilloso coloso de 84 metros de altura y tiene ramas que se extienden alcanzando los 40 metros. Cuentan que con motivo de una gran tormenta perdió la mas grande. Sin embargo, su poder de recuperación es tan grande que pronto recuperará su longitud.

Su nombre es todo un homenaje. Fue bautizado así en honor al general y escritor William Sherman. Este personaje histórico participó en la guerra de los Estados Unidos.

Mariposa Grove
California Tunnel Tree – Yongyut Kumsri

Pero la importancia de este árbol se ve a veces nublada por la popularidad del California Tunnel Tree. Son muchos los visitantes que se acercan para atravesar su tronco y admirar su interior. Dicha experiencia deja sin habla a muchos, ya que es imposible de olvidar. Contemplado tanta grandiosidad no es raro pensar que Clark deseara quedarse en este lugar para siempre. A cientos de turistas les ocurre a diario.

Wawona Tunnel Tree

Dos de estos viejos titanes naturales de Mariposa Grove fueron perforados hace años. Las zonas de la corteza que tocaban el suelo se vaciaron. Todo ello para permitir el paso de coches y carruajes a través de sus troncos.

Wawoma Tunnel Tree en Mariposa Grove
Wawoma Tunnel Tree – Phil Virgo / Flickr.com

A estas curiosidades hay que sumarle una última: el Wawona Tunnel Tree, un magnífico ejemplar que fue derribado por una gran nevada hace ya algún tiempo. Ahora se encuentra tumbado en el suelo, por lo que recibe el apodo de Fallen Monarch.

Su caída ha permitido a expertos y curiosos conocer de primera mano ciertos aspectos desconocidos. Entre ellos destaca la forma de las raíces de las secuoyas. Lejos de lo que en un primer momento pudiera parecer, resultan ser ciertamente poco profundas. Estas al abrirse se agarran superficialmente al terreno en busca de humedad.

Te puede gustar