Marburgo, una ciudad de auténtico cuento en Alemania

Adrián Pérez 11 mayo, 2017

Con una asombrosa herencia medieval, Marburgo es considerada una de las ciudades más hermosas e interesantes de Alemania. Es mucho lo que puedes visitar en un lugar con un atractivo añadido: aquí vivieron durante una temporada los hermanos Grimm. Te mostramos cuáles son sus rincones imprescindibles, para que descubras todo el encanto de Marburgo en tu próxima visita, ¿nos acompañas?

¿Qué ver en Marburgo?

1. Iglesia de Santa Isabel

Iglesia de Santa Isabel en Marburgo
Iglesia de Santa Isabel – Olha Rohulya

Con una historia que se remonta al año 1235, este es uno de los monumentos más importantes de Marburgo. Se trata de una de las primeras iglesias de estilo gótico construidas en una ciudad de habla alemana. El exterior del templo es impresionante. Posee un diseño cruciforme y un techo tipo bóveda de aproximadamente 20 metros de altura.

La iglesia fue construida por la Orden Teutónica en honor a la Santa Isabel de Hungría. De hecho, las obras comenzaron el mismo año en que fue canonizada Isabel. La tumba de la santa hizo de este templo religioso uno de los destinos alemanes más importantes de peregrinación a finales de la Edad Media.

2. Marburger Schloss

Castillo de Marburgo
Castillo – LaMiaFotografia

Una de las edificaciones más importantes de la ciudad de Marburgo es este imponente castillo, cuya construcción se remonta al lejano siglo XI. Marburger Schloss fue la primera residencia de del condado de la tierra Hessen. Además de su interesante historia, también es de gran interés artístico y arquitectónico.

El castillo de Marburgo es visible desde casi todos los rincones de la ciudad, puesto que se eleva más de 280 metros sobre el nivel del mar. Alrededor de él fue creciendo poco a poco la ciudad, hasta convertirse en una de las metrópolis más importantes de la Edad Media.

3. Spiegelslustturm

Spiegelslustturm en Marburgo
Spiegelslustturm – LaMiaFotografia

Es una histórica torre de observación que fue construida entre los años 1887 y 1890. Tiene 36 metros de altura y para llegar a la cima es necesario subir 167 escalones. La torre se encuentra en un terreno alto, por lo que las vistas desde allí son espléndidas. Es esa la razón de que una asociación civil decidiera construir una torre.

La primera torre de observación se construyó en 1874. Esta torre tenía una altura de 29 metros, pero lamentablemente se derrumbó por errores de cálculo en el diseño. La segunda torre es que la se puede visitar en la actualidad.

4. Casco histórico

Marburgo
Marburgo – Borisb17

En la zona baja de la ciudad, entre calles flanqueadas por casas de entramados de madera, se descubre la Plaza del Mercado. En ella destaca el Rauthaus, el ayuntamiento, un edificio gótico del siglo XVI.

Y paseando por la calle Steinweg se pueden contemplar figuras que recuerdan los inolvidables cuentos de los hermanos Grimm. No es un capricho ni una causalidad, los hermanos comenzaron su trayectoria literaria en Marburgo y es una forma de homenajearlos.

5. Antiguo Jardín Botánico

Jardín Botánico de Marburgo
Jardín Botánico – Copula

Este jardín botánico data del año 1810. Sin embargo, sus inicios se pueden encontrar muchos años antes, en 1527, cuando el fundador de la botánica en Alemania, Euricius Cordus, creó el primer jardín botánico de la ciudad. Posteriormente, en 1786, fue creado otro jardín botánico por el profesor Conrad Moench.

El jardín botánico en la actualidad tiene una extensión de 3,6 hectáreas. Allí se pueden encontrar diversas colecciones de árboles maduros con más de 200 años, diferentes especies de pinos y rododendros. Una de las características más especiales es el jardín de olor y tacto, donado en 1982 por la asociación Amigos de las Rosas de Marburgo. El objetivo era crear un área especial para los invidentes.

“Lo conmovedor o irónico de dejar atrás la juventud está implícito en cada uno de los momentos gozosos al viajar: uno sabe que la primera alegría jamás será recobrada, y el viajero sabio aprende a no repetir sus éxitos sino a ir tras nuevos lugares todo el tiempo”.

– Paul Fussell –

La encantadora ciudad de Marburgo es uno de esos lugares que no puedes dejar de visitar. La historia cobra vida en cada uno de sus monumentos y calles. ¿No tienes ganas de visitarla?

Te puede gustar