7 lugares únicos que ya no podemos visitar

· 5 mayo, 2018
Fueron monumentos naturales o surgidos de la mano del hombre que hoy han desaparecido, total o parcialmente, o están en peligro. Joyas que ya no se pueden visitar.

Como se suele decir, nada dura para siempre. Y desgraciadamente, ha habido monumentos o ciudades que no han sido una excepción. A continuación, te mostramos algunos sitios maravillosos que ya no podemos visitar o que no existen. Muchos de ellos han sido destruidos por culpa de las guerras, del terrorismo o por desastres.

1. Lugares que no podemos visitar: la Ventana Azul, en Malta

Ventana Azul en Malta
Ventana Azul – View Apart

La Ventana Azul era una formación rocosa de piedra caliza que alcanzaba los 28 metros de altura. Un monumento natural con un arco que recordaba a una especie de puente y estaba situado en la isla de Gozo, en Malta.

Constituía un importantísimo icono turístico para la isla y atraía a muchos visitantes cada año. Lamentablemente, es una joya que ya no podemos visitar. En marzo de 2017, durante una fuerte tormenta, el pilar que sostenía la formación se derrumbó.

Cabe añadir que, aunque ya no se pueda visitar, el lugar ha quedado inmortalizado en numerosas películas y series que se han rodado allí. Un ejemplo sería la serie Juego de Tronos, ya que la boda de Daenerys Targaryen y Khal Drogo se filmó en la Ventana Azul. Otros serían la película El conde de Montecristo (2002) o Junto al mar (2015).

2. La cueva de Altamira en Cantabria

Cueva de Altamira, un monumento que no se puede visitar
Reproducción de Altamira en Deutsches Museum – MatthiasKabel / commons.wikipedia.org

La cueva de Altamira fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. Está en la localidad de Santillana del Mar, en Cantabria. Es una cavidad en la que se conserva uno de los ciclos pictóricos y artísticos más importantes de la Prehistoria (concretamente, del Paleolítico). También ha sido declarada Monumento Nacional.

El impacto que suponían las visitas para la cueva era elevado, por lo que no es accesible a los turistas, salvo en casos excepcionales. Aunque no podemos visitar la cueva original, sí que se puede acceder a la Neocueva, la joya del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira. Es una reproducción exacta de la cueva.

3. Los budas de Bamiyán, el tesoro afgano

Buda de Bamiyán antes de su destrucción
Buda de Bamiyán- Pierre Le Bigot /Flickr.com

Hablamos de dos monumentales estatuas que representaban a Buda. Se encontraban en el valle de Bamiyán, a 230 km de distancia de Kabul, la capital de Afganistán. Se cree que se construyeron en los siglos V o VI y representaban una mezcla del arte greco-budista.

Después de aguantar 1500 años prácticamente intactas, los talibanes ordenaron su destrucción en el año 2001. Un hecho terrible que desató las condenas internacionales.

4. La ciudad de Palmira, Siria

Palmira
Palmira – Pavlov Valeriy

Palmira es una antigua ciudad situada en Siria, en la provincia de Homs. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980 por la excelente conservación de muchos de sus templos y construcciones.

Sin embargo, en el año 2015, el grupo terrorista Estado Islámico destruyó los monumentos y lugares más importantes con explosivos. Algo que la Unesco calificó de crimen de guerra.

“Una era construye ciudades. Una hora las destruye.”

-Séneca-

5. Tombuctú, en Mali

Bibliteca destruida en Tombuctú
Biblioteca destruida – Unesco / commons.wikimedia.org

En 2012, la ciudad quedó al mando del Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad, ya que el ejército del gobierno maliense apenas luchó. Esta situación acarreó un tremendo descontrol, puesto que no se sabía quién controlaba la ciudad.

Hubo numerosos saqueos y el grupo terrorista islámico Ansar ad-Din destruyó gran parte de los monumentos históricos de Tombuctú porque los consideraban impíos. Entre ellos mezquitas, mausoleos y miles de documentos de gran relevancia histórica.

6. Torre Bhimsen, en Katmandú

Torre Bhimsen en Nepal
Torre Bhimsen – Sugat Shrestha / commons.wikimedia.org

La torre Bhimsen o Dharahara se encontraba en Katmandú, la capital de Nepal. Era una torre que tenía nueve pisos y alcanzó los 62 metros de altura. Formaba parte del conjunto arquitectónico que conformaba la denominada “arquitectura de Katmandú”, reconocida por la Unesco.

Se pudo visitar desde 2005 hasta 2015. En abril de 2015, la torre colapsó a causa del terremoto de magnitud 8.1 que asoló Nepal.

7. Mezquita de Samarra, en Irak

MEzquita de Samarra, uno de los monumentos desaparecidos
Mezquita de Samarra – David Stanley / Flickr.com

La mezquita de Samarra es una mezquita que se construyó en el siglo IX en esta ciudad de Irak. Se encuentra 120 km al norte de la capital, Bagdad. En su tiempo ostentó el título de mezquita más grande del mundo.

Se extendía por un área de más de 38.000 metros cuadrados y mantuvo el título durante 400 años, hasta que el ejército mongol de Hulagu Khan la destruyó en 1278. En la actualidad, solo se mantienen las paredes exteriores y el minarete, de 52 metros de altura.

Estos son 7 lugares que ya no podemos visitar o, al menos, contemplar en todo su esplendor. Aunque muchos han sido destruidos por la innecesaria crueldad del hombre, otros han desaparecido a consecuencia de catástrofes naturales. Por suerte, en algún caso la imposibilidad de visitarlo es solo por una cuestión de conservación.

Fotografía de portada:  Bernard Gagnon / Wikimedia Commons