Descubre 5 lugares impresionantes de Nueva Zelanda

Descubre 5 lugares impresionantes de Nueva Zelanda

Nueva Zelanda se divide en la Isla Norte y la Isla Sur. En la primera están las dos principales ciudades del país, Auckland y Wellington; en la Isla Sur está la más turística, Queenstown. No obstante, aunque hay ciudades y poblaciones con suficientes atractivos como para ser dignas de una visita, lo cierto es que la gran mayoría de viajeros que llegan hasta estas lejanas tierras, tratan de disfrutar de los paisajes únicos de Nueva Zelanda.

Nueva Zelanda, inabarcable

Aquí solo vamos a mencionar cinco destinos, sin embargo, se podrían escribir varios artículos y siempre habría que decir que son lugares imprescindibles para visitar en Nueva Zelanda.

1. Milford Sounds, la joya de la Isla Sur

Siempre que se hace una lista entre los espacios naturales más bellos del mundo aparece este fiordo de Nueva Zelanda. Su nombre es Milford Sounds o, en la lengua maorí, Te Anau. Hay que decir que también es uno de los espacios más lluviosos del planeta, así que es muy probable mojarse durante la visita, pero aun así merece la pena.

Milford Sounds en Nueva Zelanda

Milford Sounds – Katarina S

Se puede recorrer por las carreteras o bien navegando por el fiordo y contemplando impresionantes cascadas cayendo al mar. Todo ello es fruto de la acción de glaciares milenarios que tallaron acantilados sobrecogedores de más de 1.000 metros de altura.

Y para los más intrépidos está la posibilidad recorrer senderos haciendo trekkings guiados realmente impresionantes. Y volviendo al mar es posible descubrir pingüinos, delfines, focas o ballenas.

2. Rotarua y la cultura maorí

Rotarua y el lago que se despliega ante la ciudad es uno de los grandes focos turísticos de la Isla Norte de Nueva Zelanda. Y lo es por dos motivos: por lo bien que aquí se ha conservado la cultura maorí y, sobre todo, por cómo se muestra en los muchos shows o en los restaurantes de la ciudad donde se puede degustar el sabroso y famoso Hangi.

Área geotérmica de Rotaura en Nueva Zelanda

Área geotérmica de Rotaura – Matthew Gough

No obstante, el segundo atractivo de Rotarua es que se trata de una de las principales estaciones termales de Nueva Zelanda. Es posible darse baños en numerosas piscinas de aguas sulfurosas, de hecho, la zona está considerada como el gran spa del Pacífico del Sur desde que The Bath House se inauguró a comienzos del pasado siglo XX.

Y como complemento a los baños terapéuticos está la contemplación de impresionantes géiseres de origen volcánico.

“Quiero la tierra y sus maravillas: el mar, el sol. Quiero penetrar en él, ser parte de él, vivir en él, aprender de él, perder todo lo que es superficial y adquirido en mí, volverme un ser humano consciente y sincero.”

-Katherine Mansfield-

3. Monte Cook, la montaña más alta de Nueva Zelanda

Los montañeros que viajan hasta Nueva Zelanda quieren ascender los 3.724 metros del Monte Cook, la cumbre del país. Sin embargo, sin subir hasta allí arriba, los paisajes que se pueden contemplar en el Parque Nacional del Monte Cook, son la mejor expresión de la cordillera de los Alpes neozelandeses.

Monte Cook en Nueva Zelanda

Monte Cook – wolfmaster13

En ese territorio hay unas 140 cimas de más de 2.000 metros y unos 72 glaciares, siendo los de Tasman y de Hooker los más famosos. Aunque para fama, la que le ha dado el rodaje en esta zona de escenas de la saga de El Señor de los Anillos que se corresponden con el ficticio monte Caradharas.

4. El Señor de los Anillos y El Hobbit en Nueva Zelanda

Sin duda alguna, Nueva Zelanda no ha tenido ninguna campaña de promoción turística tan exitosa como las películas con las tramas de J.R.R. Tolkien que Peter Jackson rodara aquí, convirtiendo estos paisajes en protagonistas de sus galardonados films.

De hecho, como en otros lugares que explotan turísticamente su pasado cinematográfico, también aquí hay rutas por el país que muestran los distintos espacios naturales que salen en esas megaproducciones.

Monte Ngaurohoe en Nueva Zelanda

Monte Ngaurohoe – TrashTheLens

Uno de esos territorios es el Parque Nacional de Tongariro, donde se puede hacer el Alpine Crossing, una maravillosa ruta senderista que en un solo día atraviesa desierto, cráteres, lagos sulfurosos y una espesa jungla. O sea, Mordor en las películas.

Pero si se prefiere, también se puede ir hasta Hobbiton, donde están recreados los 42 agujeros y otros lugares carismáticos de la producción de El Hobbit.

5. Queenstown, capital mundial de la aventura

Esta ciudad se encuentra en la Isla Sur, a orillas del lago Wakatipu y es una de las más visitadas de todo el país, más que la cosmopolita y divertida Wellington y más que la más grande y seguramente la más hermosa de todas, Auckland, ambas en la Isla Norte.

Queenstown en Nueva Zelanda

Queenstown – Shaun Jeffers / Shutterstock.com

Sin embargo gran parte de los viajeros que llegan hasta Nueva Zelanda tienen apuntado a Queenstown como un destino obligatorio, sobre todo los viajeros más aventureros. Sea invierno o verano, la oferta aquí siempre es vertiginosa y nunca mejor dicho.

El entorno de la ciudad es famoso por sus descensos en rafting, sus saltos de puenting o la velocidad de los itinerarios en jetboating. Todo ello por no hablar de las cuatro estaciones de esquí del entorno: Cardrona Alpine Resort, Coronet Peak, The Remarkables y Treble Cone.

Te puede gustar