5 lugares cervantinos que no te dejarán indiferente

· 14 marzo, 2017

Miguel de Cervantes, considerado el más grande escritor español de todos los tiempos, saltó de lugar en lugar, en una vida intensa y llena de aventuras. Pero lo que vamos a visitar son lugares que sirvieron de inspiración para sus geniales obras, son los llamados lugares cervantinos. Repasamos 5 de ellos, que recuerdan de forma más que notoria las andanzas el protagonista de su obra más universal: Don Quijote de la Mancha.

Lugares cervantinos que te encantarán

1. Puerto Lápice

Puerto Lápice aún conserva tres de sus antiguas ventas, origen de la población. Estas ventas, articuladas en torno a un gran patio central, ofrecían alojamiento a los viajeros. Los nombres alguna de ellas evocan paisajes y personajes de la inolvidable obra de Cercantes.

Lugares cervantinos, Puerto Lápice
Puerto Lápice – Irantzu Arbaizagoitia

Además, en el pueblo se pueden admirar casas blasonadas de fachadas encaladas y rejería ornamental. La recomendación es caminar este escenario de las aventuras imaginarias del ingenioso hidalgo.

En este lugar cervantino, no olvides visitar la Sierrecilla, para admirar dos molinos de viento que han sido restaurados y disfrutar de unas preciosas vistas.

2. Consuegra

Si quieres revivir las aventuras de don Quijote, tienes que visitar Consuegra. Este pueblo toledano cuenta con un maravilloso grupo de molinos de viento que evocan las aventuras quijotescas como pocos lugares lo hacen.

Molinos en la Ruta de Don Quijote
Molinos en Consuegra – leoks

Este pueblo constituye una visita casi obligada para quienes quieren fotografiar estos clásicos molinos, los mismos a los que se enfrentara el valeroso don Quijote creyendo que eran gigantes. Son 12, todos bautizados con nombres quijotescos. Junto a ellos, llama la atención el castillo, con un mirador que regala bellas vistas de esta parte de La Mancha.

“Mire vuestra merced –respondió Sancho– que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.”

– Fragmento de Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes –

En el casco urbano de Consuegra no dejes de pasear por los alrededores de la Plaza España y admirar los monumentos que se encuentran a su alrededor, como el Museo Municipal, la iglesia de San Juan (de 1567 y estilo castellano-mudéjar), el Ayuntamiento; la iglesia de Santa María la Mayor y la ermita de la Veracruz.

3. Alcázar de San Juan

Alcázar de San Juan es un típico pueblo manchego. Un pueblo de casonas de piedra, molinos de viento, buen queso y mejor vino. Lugar, además, muy relacionado con Miguel de Cervantes, ya que fue aquí donde se encontró la partida de bautismo del escritor.

Iglesia de Santa María, Alcázar de San Juan
Iglesia de Santa María, Alcázar de San Juan – Trevor Huxham / Flickr.com

Ese documento se halló en 1748 en la iglesia de Santa María la Mayor, uno de los monumentos de visita imprescindible en Alcázar de San Juan. Pero también hay que visitar la Posada de Santo Domingo o el Palacio del Gran Prior. El antiguo convento de Santa Clara o las iglesias de Santa Quiteria y San Francisco son también de interés.

Y, si buscas una imagen típicamente cervantina, coge la salida del pueblo hacia Tomelloso, en el camino encontrarás un conjunto de molinos en buen estado.

Una pequeña curiosidad: esta localidad manchega tiene su lugar en El Quijote, pues aquí se ofrecieron las bodas de Camacho. Si te apetece degustar el guiso que según Cervantes tomaron los criados del convite, puedes hacerlo, lo sirven en restaurantes de Alcázar de Juan, como también preparan algunas otras recetas cervantinas, como el revuelto de huevos con chacinerías de cerdo y sesos de cordero.

4. Campo de Criptana

Otro de los lugares cervantinos que no puedes dejar de conocer es Campo de Criptana, a unos 8 kilómetros de Alcázar de San Juan. Un pueblo donde encontrarás casas típicas enclavadas en cuestas empinadas, algunas de ellas están excavadas en el terreno, como la casa de los Tres Cielos.

Lugares cervantinos, Campo de Criptana
Campo de Criptana – Iakov Filimonov

Pero su principal atractivo son los molinos de viento. Hay una decena de ellos que aún quedan en pie y que albergan pequeños museos dedicados a la artesanía y a los aperos de labranza.

En el pueblo, la iglesia barroca del convento del Carmen, del siglo XVII, da cuenta de su faceta monumental. En esta iglesia se conserva una imagen de la Virgen, cuyo rostro es obra de Salzillo. No te olvides de conocer Pósito o casa de la Tercia, del siglo XVI y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

5. El Toboso

"<yoastmark

Es otro de los lugares cervantinos protagonistas de El Quijote. Aquí está la peculiar casa de Dulcinea, que en realidad perteneció a doña Ana Martínez Zarco de Morales. La casa es un típico caserón del siglo XVI del que se conservan las dependencias y mobiliario de la época.

Esta preciosa villa también conserva otros lugares de interés, como la Biblioteca Cervantina, que cuenta con una gran colección de ejemplares de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha en diferentes idiomas. También vale la pena la iglesia de San Antonio Abad, del siglo XV; el convento de Trinitarias Recoletas, con un Museo Sacro, y el convento de Franciscanas.