Los árboles mágicos de Gardens by the Bay en Singapur

2 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
En un viaje a Singapur, nadie debe perderse la magia que esconden los Gardens by the Bay, tanto de día como de noche. Un jardín como venido del futuro.

Gardens by the Bay se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de Singapur. No podía haber un espacio más apropiado para este lugar tan futurista como la maravillosa ciudad-estado del Sudeste Asiático. Estamos hablando de un jardín realmente fantástico donde los árboles emiten luz y bailan al son de la música.

Gardens by the Bay, un jardín diferente

Árboles de Gardens by the Bay en Singapur
Súperarboles de Gardens by the Bay

Antes de adentrarnos por las zonas que nos esperan en el interior de Gardens by the Bay (o Jardines de la Bahía) queremos hablaros del concepto de estos jardines. Es una zona verde absolutamente distinta a la que hayáis visto nunca. Tiene espacios botánicos de lo más singulares, esculturas del siglo XXI, un restaurante colgado de las alturas y, sobre todo, tiene sus superárboles.

Estos árboles artificiales de enorme altura, hasta 50 metros, se comportan en realidad como especies naturales. Es cierto que están hechos de materiales como hormigón, acero o vidrio, pero entre su equipamiento incluyen grandes placas fotovoltáicas que, de alguna forma, les permiten hacer un proceso de fotosíntesis similar al otros árboles. Y, ¿para qué? Ahora os lo contamos.

El espectáculo de los Gardens by the Bay

Se cuenta que los superárboles (Super Trees) de Gardens by the Bay trabajan durante el día, a pleno sol. Y tras esas horas de trabajo, por la noche, pueden lucir de forma asombrosa en un espectáculo audiovisual único llamado Gardens Rhapsody.

Gardens by the bay en Singapur
Espectáculo nocturno

Gracias a las placas solares van acumulando energía para que todas las noches, poco después del atardecer, tenga lugar este espectáculo sin parangón al que, por cierto, se puede asistir de forma gratuita.

Los árboles van proyectando luces y efectos lumínicos al ritmo de distintas músicas. Así, de alguna forma, los asistentes al espectáculo, tanto sentados en el césped como sobre la famosa plataforma OCBC Skyway, acaban por integrarse en él.

Las zonas de pago

Esta plataforma OCBC Skyway es un camino aéreo trazado entre varios superárboles, por lo que proporciona la sensación de ser un peculiar Tarzán del siglo XXI. Y, por supuesto, su corto camino se llena de gente a la hora del espectáculo nocturno. Por eso es una zona de pago.

No es la única dentro de los Gardens by the Bay. También son de pago los dos grandes jardines botánicos, que son el corazón de este complejo. Se trata de la Flowers Dome y el Cloud Forest. Es cierto que hay que pagar, pero creernos cuando os decimos que son dos de los lugares que hay que visitar casi de forma obligada en Singapur.

La Flowers Dome

Interior de Flowers Dome
Flowers Dome

La Flowers Dome o Cúpula de las Flores, solo tiene dos cosas en común con la gran cúpula del Duomo de Florencia: su gran tamaño y la evocación de su nombre. Si bien, la cúpula que nos encontramos en los Gardens by the Bay acoge en su interior un repertorio de flores increíble que nos permite recorrer los jardines de todo el mundo.

The Cloud Forest

Y el otro espacio botánico muy singular y de pago de Gardens by the Bay es The Cloud Forest o el Bosque de Nubes. Un nombre que ya nos indica que nos espera en su interior, ya que se trata de un bosque húmedo, exuberante y brumoso típico de ciertas áreas tropicales. Por cierto, ¿has visto Avatar? Pues aquí te sentirás como dentro de esa película de fantasía.

Interior del Cloud Forest
Cloud Forest

The Gardens by the Bay desde las alturas

El espectáculo nocturno de Gardens by the Bay, como ya hemos dicho, se puede disfrutar desde el interior del propio jardín. Pero, si se pasan varias noches en Singapur, también hay que verlo desde las alturas. Para eso, nada mejor que subir hasta la terraza del famoso hotel Marina Bay Sands y contemplar todo ese increíble conjunto de luces y música.

Más atractivos dentro del jardín

Lo cierto es que los superárboles, de día y de noche, son los grandes referentes de los Gardens by the Bay. Pero hay más motivos de visita a esta zona tan fantasiosa de Singapur. Nos referimos, por ejemplo, al restaurante Indochine, abierto y elevado en el árbol mágico central.

E igualmente, os invitamos a ver la sorprendente escultura de un gigantesco bebé flotante, llamado Planet, que hay sobre la vegetación de la zona de The Meadow. Por no hablar de los paseos por los dos lagos del complejo. En definitiva, que si se viaja a Singapur nadie debe perderse la magia que esconden Gardens by the Bay.

  • Klouda, F. (2012). Gardens by the bay. Concrete.
  • Architecture at Gardens by the Bay. Visit Singapore - Official Site. Recuperado el 2 de agosto de 2019 de https://www.visitsingapore.com/see-do-singapore/architecture/modern/gardens-by-the-bay/