Cómo llegar al puente de la Torre de Londres

Patricia 11 febrero, 2018

El puente de la Torre es un auténtico símbolo de Londres, el puente más famoso del que dispone la ciudad. Construido a finales del XIX, es inconfundible por sus dos torres y porque es levadizo. Visitarlo es, por tanto, imprescindible si viajas ala capital inglesa. Para que te resulte más fácil, te contamos cómo llegar al puente de la Torre de diferentes formas. 

Llegar al puente de la Torre en autobús o en metro 

Puente de la Torre en Londres
Puente de la Torre – Sebastian Scholl / Flickr.com

La primera alternativa para llegar al puente de la Torre es el transporte público, ya sea uno de los característicos autobuses de Londres que constan de dos pisos y son de color rojo (rutas 15, 42, 78, 100 y RV1) o el metro. La estación más cercana al puente de la Torre es la de Tower Hill, pero también están próximas las de London Bridge o la de Aldgate.

Si se va a utilizar con frecuencia el transporte público, lo mejor es comprar un abono. El más recomendable es la Oyster Card. Se trata de una tarjeta electrónica prepago que ofrece tarifas bajas y que puede ser utilizada en el metro y en los autobuses públicos, pero también en los tranvías y en algunos trenes de cercanías.

Por otro lado, se puede coger uno de los autobuses turísticos con los que cuenta Londres. Uno de los más famosos es el London City Tour. Así tendremos la oportunidad de parar en la Torre de Londres, pero también en otros monumentos de la ciudad como el Big Ben o el palacio de Buckingham.

Llegar al puente de la Torre en barco

Puente de la Torre de Londres
Puente de la Torre – Manolo Blanco / Flickr.com

Se trata de una de las opciones más recomendables, debido a la experiencia singular que supone. Pues bien, existen varios servicios de transbordadores, como Thames Clippers, que parten hacia Greenwich desde el muelle de Enbankment. La duración del trayecto es de 70 minutos aproximadamente y zarpan desde las 10:00 h cada media hora, haciendo diversas paradas.

La que más nos interesa en este caso es la de la Torre de Londres, pues es la parada más cercana al puente de la Torre. Pero antes de llegar a nuestro destino, podemos deleitarnos con ver cómo se aproxima a nuestros ojos el monumento que nos ocupa, así como con pasar por debajo de él. Además, puede que tengamos la suerte de verlo elevarse para dejar pasar a un barco de grandes dimensiones.

En taxi                                 

Puente de la Torre – Barney Moss / Flickr.com

Los que precisen de más inmediatez y comodidad pueden contratar los servicios de un taxi. Se puede obtener uno levantando un brazo cuando se observe que el letrero del vehículo está iluminado de amarillo o llamando al 7272-0272. Sea como sea, a la bajada de bandera hay que añadir una cantidad que se va sumando cada 370 metros o 60 segundos.

Por otro lado, los taxis no dejan de ser uno de los elementos más significativos de Londres debido a que son vehículos negros que presentan un diseño muy característico y retro. De ahí que no podamos dejar pasar la oportunidad de montarnos en alguno de ellos o, por lo menos, de fotografiarlos como si de un monumento se tratara. 

Andando hasta el puente de la Torre

Puente de la Torre de Londres
Puente de la Torre – Mark Colliton / Flickr.com

Se puede llegar al puente de la Torre fácilmente desde distintos puntos de interés de la capital inglesa. Por ejemplo, la Torre de Londres está justo en la parte este del puente de la Torre. Es uno de los monumentos más visitados por los turistas, ya sea por ser el complejo medieval más importante de la ciudad o porque actualmente sirve de caja fuerte para guardar las Joyas de la Corona.

“He caminado por las calles de Londres durante los últimos treinta años, y encuentro algo nuevo cada día.”

-Walter Besant-

Cerca del puente de la Torre también se encuentra el HMS Belfast, un barco museo de la Marina Real Británica anclado a orillas del Támesis; o el área financiera de Londres, también conocida como la City. Esta es la parte más antigua de la ciudad, pese a que alberga edificios modernos como The Gherkin, un rascacielos neofuturista de uso comercial.

Te puede gustar