Cómo llegar al Alcázar de Toledo, una de las joyas de la ciudad

· 10 julio, 2018
Ha sido testigo de la historia de una ciudad especial. Y la suya propia ha estado llena de momentos gloriosos y dramáticos, por eso el Alcázar es visita imprescindible en Toledo. Te contamos cómo llegar a él.

Toledo es una ciudad maravillosa, una ciudad llena de historia, con rincones de leyenda y monumentos increíbles. A uno de ellos nos vamos, queremos contarte cómo llegar al Alcázar de Toledo, ese edificio magnífico que domina desde hace siglos la silueta de la ciudad. Todo ello, contándote antes, por supuesto, por qué hay que visitarlo. 

Por qué visitar el Alcázar de Toledo

Alcázar de Toledo
Alcázar de Toledo – Matej Kastelic

Que la ciudad de Toledo merece una visita es algo que nadie duda. Pero, dentro de ella, merece mención especial el impresionante Alcázar, con una larga y conmovedora historia. ¿Cómo no ir a conocerlo?

Se sitúa en la parte más alta de la ciudad, así que hace las veces de mirador. Se trata de un punto estratégico que permitía divisar al enemigo a lo lejos. Por ello este enclave ha sido lugar de interés militar a lo largo de los siglos. Antes del edificio que hoy podemos ver aquí hubo un pretorio romano y una alcazaba árabe.

Ese edificio árabe se mantendría con la llegada de los cristianos a la ciudad. Fue ocupado y ampliado durante los reinados de Alfonso VI y su sucesores. Así hasta llegar a los Reyes Católicos, que mandarían acondicionar una de sus fachadas.

El Alcázar que hoy conocemos

Alcázar de Toledo
Alcázar de Toledo – Wenjie, Zhang / Flickr.com

Fue el emperador Carlos V quien ordenaría construir el nuevo alcázar, lo que supuso la práctica destrucción del anterior. Nacería así una construcción de aires renacentistas, compacta y articulada alrededor de un patio con un doble nivel de arcos.

Desde entonces, el Alcázar de Toledo ha pasado por distintas épocas, asedios, incendios y otros imprevistos que hicieron peligrar su integridad. Pero siempre consiguió mantenerse en pie o renacer de sus cenizas.

Por ejemplo, en la Guerra de Sucesión se sufrió el primer incendio, provocado por las fuerzas austriacas. A principios del siglo XIX, durante la invasión francesa, sufre un nuevo incendio y otro más en 1887, quedando en pie prácticamente solo la estructura.

Reconstruido, volvió a sufrir graves daños, esta vez durante la Guerra Civil. Restaurado de nuevo, hoy alberga la Biblioteca de Castilla-La Mancha y la sede del Museo del Ejército.

“Toledo, solar hispano, crisol de la raza íbera. Dichoso aquel que naciera español y toledano”.

-Miguel de Cervantes-

Cómo llegar al Alcázar de Toledo

Vista del Alcázar de Toledo
Alcázar de Toledo – jordi gandreu /Flickr.com

Una vez que ya sabemos qué es y su historia, es muy probable que tengas ganas de visitarlo. Te vamos a contar entonces cómo llegar al Alcázar de Toledo. Pues bien, viajar a la capital manchega desde Madrid es muy sencillo.

En coche se tarda apenas una hora, ya que solo 70 kilómetros separan ambas ciudades. En el casco histórico hay aparcamientos de pago, pero a los pies de la ciudad también hay aparcamientos disuasorios completamente gratuitos.

Si optas por el transporte público, también puedes llegar al Alcázar de Toledo en poco tiempo. Desde la estación Madrid-Puerta de Atocha salen trenes trenes AVANT que en media hora te dejarán en Toledo. Si prefieres el autobús, deberás dirigirte al intercambiador de la Plaza Elíptica.

Tanto desde la estación de autobuses como desde la de tren salen autobuses urbanos que te dejarán a un paso del Alcazar de Toledo. Solo tienes que fijarte en que vayan en dirección a la plaza de Zocodover. En unos minutos habrás llegado a tu destino.

Caminar hasta el Alcázar

Alcázar de Toledo
Alcázar de Toledo – Simon / Flickr.com

Puedes llegar al Alcázar de Toledo en autobús, pero te recomendamos que hagas el trayecto caminando. Es en cuesta y llevará algunos minutos, pero te permitirá ir disfrutando del encanto de las calles de la ciudad o de alguna de las puertas de acceso, como la de la Bisagra.

Y, si te resistes a subir cuestas, hay una opción más cómoda: las escaleras mecánicas. Unas se encuentran en el paseo de Recaredo. Pero si llegas a Toledo en bus o en tren, usa las de Safont, en cinco minutos habrás salvado el desnivel de la ciudad y estarás es su corazón mismo.

En cualquier caso, ten en cuenta que es una ciudad pequeña, por lo que utilices el medio que utilices para llegar al Alcázar de Toledo, no tardarás más allá de unos minutos. Lo que es importante es que te vayas fijando bien allá por donde pases, porque la capital manchega esconde un tesoro en casi cada rincón.