Las calles mágicas de Toledo

Adrián Pérez 5 marzo, 2016

La hermosa ciudad de Toledo es famosa por ser un laberinto de calles, pequeñas, estrechas y empinadas; calles llenas de historia y de leyendas. Toledo muestra sus secretos y magia a través de los detalles en sus calles, esas mismas que vamos a recorrer.

Toledo es, sin duda, una de las ciudades más bellas de España, poseedora de una mezcla de tres culturas: cristiana, árabe y judía. Influencias que se pueden percibir en el arte que muestra cada callejuela, cada cuesta, cada empedrado. Uno de sus mayores encantos es el adoquinado de sus estrechas calles en las que aún resuenan el eco de leyendas y  misticismo.

Calle de Toledo
Toledo – Manuel / Flickr.com

Las mejores calles de Toledo

La calle del Comercio

La calle del Comercio de Toledo comienza en el final de la Plaza de Zocodover y termina en la catedral de Toledo, lo que la convierte en una de las calles más largas del casco antiguo de la ciudad.

Calle Comercio de toledo
Calle Comercio, Toledo – Jose Bodalo / Flickr.com

Es la calle más comercial de la ciudad, donde se pueden encontrar locales de artesanía (con los célebres damasquinados), restaurantes, bancos y tiendas de todo tipo. Desde la catedral se pueden obtener estupendas vistas a lo largo de toda la calle del Comercio.

Pasadizo del Ayuntamiento

Este pasadizo une a la plaza del Ayuntamiento con la plaza del Consistorio y Santo Tomé. Este pasadizo servía para dar entrada al palacio de Caracena y, aunque en la actualidad no es así, todavía se ven muestras del arte gótico, sobre todo en sus portones y arcos.

Ayuntamiento de Toledo
Ayuntamiento de Toledo – Alberto Alvarez-Perea / Flickr.com

Actualmente es un buen atajo si te diriges más allá de la catedral en busca de la torre de Santo Tomé o la iglesia del Salvador, entre otros.

Calle Horno de los Bizcochos

Con este curioso nombre es una de las calles más agitadas del casco histórico de Toledo por encontrarse al final de la calle General Moscardó, donde está el famoso Alcázar de Toledo y la Plaza del Horno de la Magdalena, uno de los lugares que se usa para bajar hasta la catedral.

Es una de las zonas más turísticas de Toledo con hoteles, restaurantes y tiendas de souvenirs.

Paseo de San Cristóbal

El Paseo de San Cristóbal está situado al borde del Tajo y a unos 300 metros de la catedral. Desde este lugar se pueden contemplar las vistas maravillosas del monasterio de San Juan de Los Reyes, así como de la parroquia de Santo Tomé.

Paseo de San Cristóbal de Toledo
Paseo de San Cristóbal , Toledo – Angel Sotomayor Rodríguez / Flickr.com

La lejanía te permite descubrir los exteriores de estas construcciones, que cuando estás cerca no es posible apreciar. Este paseo se encuentra con el cerro de Montichel, una zona tristemente célebre ya que aquí se produjeron muertes de toledanos durante la época de Abderramán.

Travesía del Arquillo

En la calle del Ángel, donde se encuentran la Escuela de Artes y el Monasterio de San Juan, existe una reconstrucción de lo que fue el arquillo que unía el arrabal de los judíos “Al-Aqaba” con la Judería Mayor.

Judería de Toledo
Judería de Toledo – Angel Sotomayor Rodríguez / Flickr.com

Desde el mirador de la Virgen de Gracia esta calle se observa repleta de colorido, pequeña e interesante. La travesía es un interesante rincón, una calle empinada de atractivos colores, donde algunos grafiteros han dejado estampado su brillante arte “callejero”.

Alfileritos

Alfileritos es una de las calles más románticas de la ciudad, estrecha y recoleta, es escenario de una de las leyendas de la ciudad, la de la Virgen de los Alfileritos, que relata los amoríos de doña Sol y don García de Ocaña y los desvelos de la joven mientras su amado se encontraba en tierras lejanas.

La muchacha acudía todas la noches a rezar por su amado ante la imagen, cuando se dormía, su criada la despertaba clavándola un alfiler que dejaba luego junto a la Virgen.

Una imagen que puede verse en los muros exteriores de la iglesia de San Nicolás, sobre una tabla pintada al óleo en la que, para asombro de propios y extraños, se pueden ver cantidad de alfileres de todo tipo y color.

Calles de Toledo
Calles de Toledo – Angel Sotomayor Rodríguez / Flickr.com

Al lado de Alfileritos encontramos el Callejón de Moreto y el Callejón de los Dos Codos, así como las señoriales portadas graníticas con los blasones ilustrativos de un ayer esplendoroso y magnífico. Puertas que, en algunos casos, conservan su estructura original y que sirven de acceso a los más bellos patios toledanos.

“En su seno guarda todos los recuerdos, todas las tradiciones de España; la fábula y la historia se disputan su nombre; los pueblos, la gloria de haber abierto los cimientos de sus muros”.

-José Amador de los Ríos-

Otras calles de interés son la calle Santa Ursula; Santo Tomé, uno de los lugares más turísticos; el callejón de la Cárcel del Vicario; la calle Colombia; la Rotonda del Hortelano y el pasadizo del Pozo Amargo, donde se encuentran la magia de brujas y hechiceras que se reunían en esta zona en la Toledo del siglo XVI.

Sin duda, Toledo ofrece en sus calles llenas de misterios, magia e historia, una parte encantadora de sí misma. Vale la pena recorrer sus estrechas y empinadas calles y empaparse de sus leyendas, es una experiencia sin igual.

Te puede gustar