Leyendas y curiosidades de Salamanca, la ciudad de los estudiantes

Salamanca es una ciudad española llena de encantos. Y también de leyendas. Vamos a conocer algunas de las más curiosas y sorprendentes.

Salamanca es una ciudad española con un papel importante en la expansión de la cultura y el saber en el país. De hecho, su universidad, fundada en el siglo XIII, es una de las más antiguas de Europa. Hoy queremos contarte leyendas y curiosidades de Salamanca que aún perduran por sus calles. ¿Te animas a conocerlas? ¡Acompáñanos!

Leyendas y curiosidades de Salamanca

La ciudad se encuentra en el oeste de España, a orillas del río Tormes y haciendo frontera con Portugal. Es conocida por su animada vida universitaria y cada año miles de turistas se acercan para enamorarse de sus encantos y descubrir esas leyendas y curiosidades de Salamanca que la hacen tan especial.

1. Fray Luis de León y la rana de la universidad

Fachada de la Universidad de Salamanca
Universidad de Salamanca – canadastock

Fray Luis de León es una de las figuras más importantes en la historia de la Universidad de Salamanca. También hay otras, como Miguel Unamuno, Fernando de Rojas, Calderón de la Barca o Luis de Góngora.

Frente a la fachada de la Universidad de Salamanca hay una estatua de Fray Luis de León que mira directamente a la entrada. Los turistas suelen colocarse  junto a ella en busca de la rana oculta en la decoración de la fachada. Cuenta la leyenda que si los estudiantes eran capaces de encontrarla, aprobarían los exámenes ese año.

Por esta razón, la rana se ha convertido en uno de los iconos de la Universidad de Salamanca. Así que si durante tus compras turísticas ves iconos de ranas por todas partes, ya conoces la razón. ¡Muy típico de Salamanca!

2. El astronauta de la Catedral de Salamanca

Astronauta dela catedral de Salamanca
Astronauta de la catedral – Carlos Espejo / Flickr,com

Continuamos buscando elementos distintivos por la maravillosa arquitectura de Salamanca y nos fijamos en el pequeño astronauta que se encuentra en su catedral. Lo talló en el año 1992 Miguel Romero durante la restauración de la catedral de cara a las futuras Edades del Hombre que tendrían lugar al año siguiente.

La figura se encuentra en la puerta de Ramos de la catedral (la que se encuentra frente a la plaza de Anaya). Se considera como una firma personal del artista. Junto a la rana, es una de las leyendas y curiosidades de Salamanca más populares.

3. El tesoro de la Casa de las Conchas

Casa de las Conchas – Alberto Novo

Frente a la Clerecía, otro de los monumentos más distintivos de Salamanca, se encuentra la Casa de las Conchas. Se construyó a finales del siglo X y en su fachada hay unas 300 conchas que le dan ese nombre tan distintivo.

Actualmente, el edificio es la biblioteca municipal. Dice la leyenda que hace mucho, los jesuitas de la Clerecía querían demoler el edificio para que su iglesia luciese mejor. Para ello, ofrecieron una moneda de oro puro por cada una de las conchas. Desde entonces, se cree que debajo de cada concha todavía se guarda ese tesoro dorado.

4. La Casa de las Muertes

Casa de las Muertes de Salamanca
Casa de las Muertes – santiago lopez-pastor / Flickr.com

Nos referimos a la Casa de las Muertes como un palacio del siglo XVI de estilo plateresco. En sus ventanas hay unas esculturas de unas calaveras. Cuenta la leyenda que en ella pudieron fallecer dos amantes y que sus cuerpos fueron encontrados entre sus cimientos.

Y junto a esto, la leyenda de que María la Brava pudo asesinar a varias personas y enterrar allí sus cadáveres. Quizás sea esta la razón por la que la casa recibe este nombre tan inquietante…

5. El Huerto de Calixto y Melibea

Huerto de Calixto y Melibea en Salamanca
Huerto de Calixto y Melibea – santiago lopez-pastor / Flickr.com

Cuenta la leyenda que la novela de Fernando de Rojas, La Celestina, está ambientada en estos jardines. Actualmente, muchos turistas visitan el jardín, incluidos enamorados que sellan su amor en el pozo, como también se amaron los protagonistas de la tragicomedia del escritor, publicada en 1502.

6. La cueva de Salamanca

Cueva del diablo en Salamanca
Cueva del diablo – Superchilum / commons.wikimedia.org

Seguimos explorando los misterios sin descubrir por la ciudad de Salamanca. Esta vez, tenemos la leyenda de la cueva de Salamanca. Se dice que el diablo se dedicaba a impartir clases en esta cueva a un grupo de estudiantes. Al término de las mismas, uno de ellos debería quedarse con él como pago por sus enseñanzas.

El Marqués de Villena, uno de los elegidos, intentó escapar de sus garras. Dicen que consiguió escapar con vida, aunque perdió su sombra al abandonar la cueva.

7. El Rector Unamuno vivía… ¡al lado del trabajo!

Estatua deMiguel de Unamuno en Salamanca
Estatua de Miguel de Unamuno – Fran Villena / Flickr.com

El escritor Miguel de Unamuno fue rector de la universidad hasta el año 1914. Durante su tiempo en la ciudad, residió en una casa al lado del convento de las Úrsulas, es decir, prácticamente al lado de la universidad.

Antes de morir, regresó a la ciudad para morir en su casa. Actualmente, el lugar puede visitarse y ver sus libros, muebles y más objetos personales.

“Salamanca, Salamanca, renaciente maravilla, académica palanca de mi visión de Castilla…”

-Miguel de Unamuno-

8. La leyenda de “Tente, necio”

Puente romano de Salamanca
Puente romano – Migel

Por último, una de las curiosidades más desconocidas acerca de la ciudad. Para llegar al centro desde el puente romano, hay que subir una cuesta que recibe el nombre de Tentenecio. Es una de las calles más pronunciadas de la ciudad.

Cuenta la leyenda que un día se escapó un toro bravo por las calles de Salamanca. En concreto, al llegar a esta calle, San Juan de Sahagún, mandó parar al animal diciéndole “Tente, necio”. Y el resultado fue que el toro se paró y el pánico finalizó. Más tarde, se decidió poner el nombre a esta calle su honor.

Estas son solo algunas de las leyendas y curiosidades de Salamanca. Hay otras, como la del Lunes de Aguas, el Mariquelo o el Pozo Amarillo. Y desde luego, la leyenda del terremoto de Lisboa, que torció la torre más alta de la catedral. Sobran las leyendas y sobre todo las ganas de visitar Salamanca… ¡Y enamorarse de ella!

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar