Lekeitio, un pueblo para disfrutar del País Vasco

· 5 septiembre, 2017

Es muy difícil no rendirse a los encantos de esta preciosa villa marinera de la costa vasca. Estamos hablando de Lekeitio. Este es un lugar donde la naturaleza, la historia y sus ciudadanos han maniobrado para crear uno de los rincones más hermosos del País Vasco. Sus playas, su casco antiguo, sus tradiciones y sus lugares únicos harán que quieras regresar a esta localidad. Hoy te la mostramos, ¿nos acompañas?

Lekeitio, un bello pueblo de pescadores

Lekeitio se encuentra en la costa de Bizkaia, entre Bilbao y San Sebastián, concretamente en la comarca de Lea-Artibai. Le caracteriza su larga historia de pescadores de ballenas, que se lanzaron al mar en busca de aventuras y que adaptaron su vida y su entorno a la belleza del mar y de sus playas incomparables.

Lekeitio en el País Vasco
Lekeitio – Pere Rubi

Cuenta con dos bellas playas, en medio de ellas desemboca el río Lea. También está la isla de San Nicolás, que ha sido testigo impasible de toda su evolución. Esta isla se alza en el centro de la bahía. Si la marea está baja puedes llegar a ella andando. Completan el encanto de Lekeitio su puerto y su casco histórico, que pueden recorrerse en una jornada.

“Viajar hace a uno modesto. Ves el lugar pequeño que ocupas en el mundo.”

-Gustave Flaubert-

Qué ver en Lekeitio

1. Casco Histórico

Casco antiguo de Lekeitio
Casco antiguo -Jon Chica

El pintoresco casco histórico de Lekeitio se encuentra justo detrás del puerto. Si caminas por sus calles de trazado medieval puedes encontrarte con palacios barrocos, torres góticas y las tradicionales casas de marineros, que brindan una personalidad única a este pueblo. Destacan los palacios de Uriarte, Oxangoiti, Uribarri y Abaroa.

De su calle principal, Arranegi Kalea, salen varias calles laterales con rincones únicos que pueden resultar interesantes. Al final está la plaza Arranegiko Zabala, plaza que históricamente ha sido el sitio donde se vende y se ha vendido el pescado a través de los siglos.

2. Puerto de Lekeitio

Puerto de Lekeitio
Puerto de Lekeitio – Jon Chica

El puerto es quizá el rincón más pintoresco del pueblo. Hoy no cuenta con tantos barcos pesqueros como en el pasado, pero su encanto se ha mantenido intacto. Los barcos en el agua, mezclados con las fachadas de las estrechas casas y sus coloridos balcones, forman la estampa más característica de Lekeitio.

El lugar es perfecto para hacer un tranquilo paseo al final de la tarde y disfrutar de la agradable brisa del mar Cantábrico y un excelente ambiente. Después del paseo puedes acercarte a los múltiples bares y restaurantes que ofrecen variedad de delicias típicas de la zona

3. Basílica de la Asunción de Santa María

Iglesia de Lekeitio
Basílica de la Asunción de Santa María – Sergey Dzyuba

Junto al casco viejo de Lekeitio se encuentra la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora. Se trata de un templo gótico construido en la segunda mitad del siglo XV sobre las ruinas de un templo romano. Al verla, llama la atención su gran tamaño, pero también destaca su fachada y la riqueza de su mobiliario.

Su magnífico altar, tallado en estilo gótico hispano-flamenco, es una de sus joyas. Es de principios del siglo XVI y es una pieza imponente, tanto por sus detalles como por su gran tamaño. De hecho, es uno de los altares más grandes de toda España.

Las playas de Lekeitio

1. Playa Isuntza

Playa de Lekeitio
Isla de San Nicolás – Pere Rubi

Es la playa principal del pueblo y se encuentra junto al puerto y el casco viejo. Su fácil acceso y la tranquilidad de sus aguas la convierte en el paseo perfecto para familias con niños. Cuando baja la marea se crea un acceso hasta la isla de San Nicolás, siendo posible llegar hasta ella caminando sobre un muro de cemento y piedra.

2. Playa Karraspio

Esta playa tiene más de 500 metros de longitud, lo que la convierte en la playa más larga de Lekeitio. Es muy popular, sobre todo porque cuando baja la marea se puede cruzar a la isla San Nicolás caminando sobre la arena. También cuenta con todos los servicios para el visitante como duchas, baños, socorristas, vestuarios y aparcamiento.

3. Playa la Salvaje

Playa de Lekeitio
Lekeitio – Pere Rub

Es la playa más pequeña de esta localidad. Se forma por la desembocadura del río Lea y solo puede verse cuando hay marea baja, ya que el resto del tiempo está cubierta de agua.

Desde esta playa pueden admirarse bellas vistas del puerto y la desembocadura del río, con su espectacular naturaleza y varias especies de aves. Junto a la playa está el edificio del antiguo astillero, lo que le añade más encanto a este lugar.