Las rocas de Adrspach-Teplice, un paisaje espectacular

· 18 agosto, 2016

Sigue nuestro eterno viaje por los caminos del planeta y continuamos conociendo los rincones más bellos y absorbentes del mundo. En nuestro afán por visitar cada lugar nos acercamos hasta las rocas de Adrspach-Teplice en la República Checa, un paisaje de piedra y bosque realmente encantador.

Qué son las rocas de Adrspach-Teplice

Las rocas de Adrspach-Teplice son un conjunto de formaciones de arenisca que han creado formas realmente inusuales. Todo ello da pie a una zona realmente bonita y que merece la pena ser visitada.

Rocas de Adrspach-Teplice
Rocas de Adrspach-Teplice – Jaroslav Machacek

Si quieres conocer esta zona tan singular de la República Checa, has de dirigirte hasta la ciudad de Teplice, en la región de Bohemia. El otro municipio que da nombre al lugar es el de Adrspach, a pocos kilómetros de otra población.

En total son 17 kilómetros cuadrados conocidos por los checos desde hace años, pues parece ser que esta ya era una región turística en el siglo XIX y a comienzos del XX. De hecho, un buen número de inscripciones en las rocas así lo atestiguan.

No obstante, no fue hasta el año 1933 cuando las rocas de Adrspach-Teplice fueron protegidas como reserva natural nacional de la República Checa. En 1991 se adjuntó al complejo la cuidad de Broumov, también como área de paisaje protegido.

Qué hacer en las rocas de Adrspach-Teplice

Son muchas las actividades que se pueden hacer en la zona, más allá de vislumbrar la singularidad de las formaciones rocosas de arenisca. Además, es un destino excelente para los amantes del senderismo y la escalada.

Rocas de Adrspach-Teplice
Rocas de Adrspach-Teplice- New Punisher

Hoy día es uno de los destinos favoritos de los amantes de la escalada en roca. Además, se ha convertido en zona capital para los seguidores de los deportes de alto riesgo. No obstante, si prefieres una aventura más tranquila, hay rutas senderistas fantásticas para gozar de un rato de sosiego y diversión sin poner en juego tu vida.

Pero si lo tuyo es el avistamiento de aves, también las rocas de Adrspach-Teplice son ideales. Esta es una zona permanente de protección del halcón peregrino. Aquí este animal tiene un especial tratamiento para no ser perturbadas.

Qué más ver en las rocas de Adrspach-Teplice

Las rocas de Adrspach-Teplice de arenisca y piedra caliza han creado una serie de pasadizos y laberintos naturales que hacen las delicias del viajero. Además, muchas de ellas han alcanzado alturas considerables, lo que confiere más espectacularidad al conjunto.

Rocas de Adrspach-Teplice
Rocas de Adrspach-Teplice – Radoslaw Maciejewski

A lo largo de las diferentes rutas y zonas para caminar y conocer, se han establecido paradas y miradores tan espectaculares que cuesta trabajo apartar la mirada del fantástico paisaje. Una verdadera joya en el corazón de Europa.

Entre estos miradores, uno de los más espectaculares está en lo alto de la torre de Skalni Koruna. Son un total de 50 metros y no resulta un ascenso complejo, aunque hace falta preparación, claro está. No obstante, las vistas desde su cúspide son una maravilla.

Rocas de Adrspach-Teplice
Mirador de Skalni – CCat82

Pero si prefieres mantener los pies en el suelo, también puedes disfrutar de los extensos bosques de que dispone la zona. Y si te gusta el mar, puedes gozar en los lagos navegables que se encuentran en las rocas de Adrspach-Teplice.

Otra de las principales atracciones del lugar son las cascadas. Entre rocas y árboles en bosque encontramos de vez en cuando curiosas cataratas de diferente tamaño y altitud pero de gran belleza paisajística.

Rocas de Adrspach-Teplice
Adrspach-Teplice – Pospisil MRL

Si quieres hacer algo de turismo histórico, también puedes conocer en la zona de la ciudad de roca de Teplice el castillo de Strmen. Esta es una fortaleza defensiva que fue utilizada en la antigüedad aprovechando las múltiples ventajas que las enormes rocas y lo escarpado del paraje confería a la edificación.

“Cualquiera que conserve la capacidad de ver la belleza no envejecerá nunca.”

-Franz Kafka-

Contemplar las ruinas del castillo de Strmen hoy en día requiere de cierto esfuerzo, pues debes subir por unas escaleras con una pendiente muy pronunciada que se alarga durante unos 300 escalones. No es una visita apta para personas con miedo a las alturas o que no gusten de la aventura.

¿A qué esperas? Entre el cerro Cap tienes escondidas las rocas de Adrspach-Teplice, uno de los lugares más espectaculares de toda la República Checa. Además, las propias ciudades entre las que se encuentra el espacio natural también están llenas de encanto. Este será un viaje inolvidable.