Recorremos la Universidad de Alcalá de Henares

· 1 marzo, 2018
A unos kilómetros de Madrid, la ciudad de Alcalá de Henares tiene un auténtico tesoro: su universidad. Descubrimos esta joya renacentista.

La visita a la Universidad de Alcalá de Henares es una obligación para todo viajero que se acerque hasta esta población, situada en el noreste de Madrid. Y es que Alcalá de Henares sería incomprensible y diferente sin esta institución educativa, cuyo edificio principal, el Colegio Mayor de San Ildefonso, es una de las joyas de los comienzos del Renacimiento en España.

La monumentalidad de la Universidad de Alcalá de Henares

Universidad de Alcalá de Henares
Universidad de Alcalá – M.Peinado / Flickr.com

Lo primero que llama la atención de todo el recinto universitario alcalaíno es la fachada del Colegio Mayor. Una construcción de mediados del siglo XVI que da paso a una sucesión de patios y estancias, muchas de las cuales se pueden visitar. La gran mayoría siguen en uso, aunque solo sea para actos protocolarios.

Allí nos esperan patios como el de Santo Tomás de Villanueva, el Trilingüe o el de los Filósofos. Pero también están el Paraninfo y la propia capilla de San Ildefonso, donde está enterrado el Cardenal Cisneros, que desde el año 1499 se volcó en la creación de la prestigiosa Universidad de Alcalá de Henares.

“Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.”

-Albert Einstein-

Las joyas de la Universidad de Alcalá de Henares

Ya las hemos nombrado, ahora vamos a conocer en profundidad los espacios más relevantes de esta fabulosa universidad.

La Fachada del Colegio de San Ildefonso

Colegio Mayor San Ildefonso en la Universidad de Alcalá
Colegio Mayor San Ildefonso – Noradoa

Esta construcción se hizo entre los años 1537 y 1553 por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón. Ella es la encargada de dar la bienvenida a los estudiantes que acuden a la Universidad de Alcalá de Henares, y también a los visitantes que quieren conocer este recinto histórico.

Es una fachada que no solo hay que atravesar, también hay que fijarse en todo su repertorio escultórico. Allí están las imágenes de los doctores de la Iglesia católica, y también está el escudo de Carlos I, bajo cuyo reinado se comenzó la obra. En definitiva, un fabuloso ejemplo del arte plateresco con el que dio comienzo el Renacimiento en España.

El patio de Santo Tomás de Villanueva

Patio de Santo Tomás de Villanueva en la universidad de Alcalá
Patio de Santo Tomás de Villanueva – Alvaro German Vilela

Más moderno que la anterior fachada es este patio, cuyo aspecto es propio del arte barroco más clasicista. Es decir, este patio es fruto de una remodelación de la Universidad de Alcalá de Henares en la que se le quiso dotar de mayor monumentalidad al edificio.

Y, al mismo tiempo se quiso homenajear al primer alumno que que había sido canonizado tras pasar por estas aulas: Santo Tomás de Villanueva. Este fraile hizo estudios de artes y teología en el Colegio Mayor de San Ildefonso a principios del siglo XVI.

El patio Trilingüe

PAtio Trilingüe de la Universidad de Alcalá de Henares
Patio trilingüe – Carlos Ramón Bonilla / commons.wikimedia.org

Este patio que hoy en día se integra dentro del Colegio Mayor de San Ildefonso, lo cierto es que originariamente era parte del Colegio Menor de San Jerónimo. Y, ¿por qué ese nombre de Trilingüe? Porque en torno al patio estaban las aulas donde se aprendían las tres lenguas clásicas, o lo que es lo mismo: latín, griego y hebreo.

El patio de los Filósofos

Patio de los Filósofos de la Universidad de Alcalá
Patio de los Filósofos – Fernando García / commons.wikimedia.org

En este caso, hablamos de un patio que en origen fue casi contemporáneo a la fachada. Pero que ahora lo vemos completamente cambiado, ya que es fruto de una transformación llevada a cabo en pleno siglo XX, cuando la Universidad de Alcalá de Henares recobró su actividad académica.

No hay que olvidar que inicialmente la Universidad de Alcalá de Henares se llamaba la Complutense de Madrid, en honor al topónimo romano de Alcalá. Pero aquella escuela universitaria se trasladó a la capital en el siglo XIX por orden de la reina Isabel II  y no se volvería a abrir la actual universidad alcalaína hasta 1977.

El Paraninfo

Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares
Paraninfo – santiago lopez-pastor / Flickr.com

Este edificio es el más carismático de todo el conjunto, ya que se construyó en tiempos del propio Cardenal Cisneros, y todavía guarda muchos de los elementos de esa época. Posee un Aula Magna realmente imponente con toda su decoración renacentista y una espectacular techumbre mudéjar.

Tal vez te suene el lugar, ya que todos los 23 de abril, coincidiendo con la fecha de fallecimiento Miguel de Cervantes, se celebra aquí la entrega del premio de literatura que lleva su nombre. Un acto de lo más solemne en el que brilla como nunca el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

Capilla de San Ildefonso

Sepulcro del Cardenal Cisneros en Alcalá
Sepulcro del Cardenal Cisneros- Superchilum / commons.wikimedia.org

Y acabamos con la capilla donde está el sepulcro de Cisneros. El sepulcro propiamente dicho es de lo más interesante, debido a su labra en mármol. Pero toda la capilla es una joya, al fusionar las formas del gótico, del mudéjar y del arte renacentista, ya que es una magnífica construcción de la arquitectura española de comienzos del siglo XVI.

Fotografía de portada: Danilovski / Shutterstock.com