La mejor época para visitar el templo de Luxor

Elena Blanco 29 abril, 2018
Luxor se levanta sobre la antigua capital del Imperio egipcio, Tebas. Y de aquella época gloriosa se conservan monumentos espectaculares, como el templo que vamos a visitar.

Situado en la antigua Tebas, a orillas del Nilo y rodeado de plantaciones de mango y arena, el templo de Luxor es una de las grandes joyas del Antiguo Egipto. Y junto a él, toda una serie de monumentos espectaculares que en su momento dieron forma a la capital del Imperio.

Algunos datos de interés

Templo de Luxor
Templo de Luxor – takepicsforfun

La historia de Tebas (sobre cuyos restos se levantó Luxor) comienza en el año 3200 a.C. Pero su máximo esplendor lo alcanzó más de mil años después, cuando Mentuhotep II puso fin a los conflictos de la zona, generando una situación de paz que hizo que Tebas creciera hasta convertirse en capital política y regional de Egipto en el año 1550 a.C.

Uno de los tesoros de aquella ciudad que ha llegado a nuestros días es el templo de Luxor. Un recinto fabuloso que nos recibe con una calzada flanqueada por decenas de esfinges y que acaba en una monumental puerta en la que destacan dos enormes estatuas de Ramsés.

¿Cuándo visitar el templo de Luxor?

Estatua de Ramsés II en Luxor
Estatua de Ramsés II – Graficam Ahmed Saeed

Como decíamos, el tamaño de la antigua Tebas es impresionante. La lista de monumentos y tumbas que merecen una visita es tan larga que serían necesarios varios días para hacerlo. Por ello, es importante priorizar qué visitar y qué no para no dejarnos nada sin ver de lo que después nos podamos arrepentir.

Además, es imprescindible escoger bien la época en la que ir y los horarios más adecuados para visitar los monumentos, entre ellos el templo de Luxor. Os contamos algunos trucos.

“Viajar nunca es una cuestión de dinero, sino de valentía.”

-Paulo Coelho-

Las mejores épocas

Avenida de las Esfinges en Luxor
Avenida de las Esfinges – Alberto Loyo

Hay que tener muy presentes las altas temperaturas en Egipto, especialmente en verano. Esto hace que haya que plantearse y pararse a pensar muy bien cuándo visitar el país y cuándo no.

Se podría decir que hay momentos críticos durante el año que hay que evitar. El primero es desde julio a septiembre, cuando la canícula hace que la visita se convierta en muy agobiante e incómoda. El segundo es desde diciembre a febrero, cuando es la temporada alta, los precios suben y la oferta disminuye considerablemente.

Quizás los mejores meses para visitar Luxor son noviembre y marzo. El problema de ir en noviembre es la falta de luz, que limitará considerablemente las visitas. A partir de marzo ya no será tanto problema.

¿Cómo evitar las masificaciones en el templo de Luxor?

Templo de Luxor
Templo de Luxor – Martin M303

El templo de Luxor es una de las principales atracciones turísticas de Egipto, por lo que los turistas están por todas partes y evitarlos es, sin duda, tarea imposible. Aun así, lo que sí es posible es, en cierto modo, evitar las aglomeraciones para que la visita sea mucho más fructífera y cómoda.

En primer lugar, una buena idea es visitar Luxor por nuestra cuenta, en lugar de escoger una excursión organizada. Aunque es más cómodo ir con un guía, también te llevan por los sitios más concurridos, y todos los tours hacen el mismo recorrido al mismo tiempo.

Para visitar el templo se puede ir el taxi, lo que sale caro, o en bicicleta, que sale por unos 2$ al día. La gran ventaja es que el templo está en el centro de la ciudad, por lo que el trayecto nunca será muy largo.

Un itinerario por las joyas de la antigua Tebas

Curiosidades del templo de Luxor
Templo de Luxor – Jorge Láscar / Flickr.com

Ya señalábamos que la ciudad de Luxor, asentada sobre la antigua Tebas, tiene muchos atractivos turísticos, además del templo. Por ello conviene organizarse muy bien.

Lo mejor es levantarse muy temprano para visitar cuanto antes el templo de Luxor, es la mejor manera de evitar aglomeraciones y poder disfrutarlo con algo más de calma.

tras ello, puedes dirigirte al cercano templo de Karnak, otra de las joyas de la ciudad. La gran mayoría de las excursiones guiadas empiezan por este recinto, de modo que cuando tú llegues es fácil que encuentres menos visitantes.

En un segundo día puedes recorrer por la mañana el templo de Habu, las tumbas de los reyes y el templo de Seti. Ya después de comer puedes ir al Valle de los Reyes, a esa hora los turistas ya se están marchando de él y podrás disfrutarlo mucho más.

Te puede gustar